Estrategias anticrimen en Puerto Rico fallan en ciudad de EE. UU.

Ayer las autoridades locales de seguridad anunciaron un nuevo plan, mientras en una de las ciudades más peligrosas de EE. UU. celebraban los resultados de una estrategia totalmente distinta

Por David Cordero

Mientras en Puerto Rico la nueva estrategia anticrimen continúa enfocada en el aspecto punitivo, en Camden —una de las ciudades con el índice de criminalidad más alto en todo Estados Unidos—, celebraron ayer el nivel más bajo de asesinatos en tres décadas. Su estrategia, lejos de enfatizar en las multas y el castigo en prisión, busca cambiar la dinámica de los vecindarios y el nuevo énfasis de la fuerza policiaca es “la policía comunitaria”.

Ampliar las iniciativas federales contra las armas y las drogas —como anunció la fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez Vélez sobre la “nueva” estrategia en la Isla— no funcionó en Camden. Allí, por el contrario, el gobernador de New Jersey, Chris Christie —quien dejó el cargo el martes pasado—, alentó la inversión económica.

Una de las principales claves en la ciudad, de acuerdo con líderes locales citados en una publicación de The Wall Street Journal (WST), ha sido las mejoras en las escuelas y la economía.

Según WST, la administración de Christie aprobó más de mil millones de dólares en incentivos fiscales para atraer a las empresas a la ciudad y un importante proyecto de desarrollo que se encuentra actualmente en construcción en el paseo marítimo de la zona.

En Camden, la tasa de pobreza superó el 40 % en 2015 y cayó a alrededor del 30 % en 2016, según el censo de Estados Unidos. La situación económica de la ciudad parece tener una singular responsabilidad dentro de las cifras criminales. Ese aspecto no fue tocado ayer por la fiscal federal en Puerto Rico, ni por el secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera y mucho menos por la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez. Precisamente ayer, Metro publicó el nuevo estimado del nivel de pobreza local. De acuerdo con el Centro de Información Censal de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, luego del paso del huracán María dicho nivel superaría el 50 %.

El mismo informe del Centro reseñado ayer por este medio, indicó que las reclamaciones al seguro por desempleo en la primera semana de noviembre de 2017 fueron 385 % más altas que las reclamaciones ocurridas en la primera semana del mismo mes en 2016. Se trata del aumento de reclamos más alto en cualquier primera semana de noviembre en los últimos 30 años.

“Vamos a trabajar áreas específicas en alza criminal, atacar delitos menores muy fuertemente", afirmó el coronel Henry Escalera, comisionado interino de la Policía.

De vuelta a Nueva Jersey, la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos publicó en abril que el empleo en Camden creció un 3.7% en comparación con el año anterior. La publicación de WSJ enlaza el aumento en empleos a la disminución de asesinatos en dicha ciudad.

Ahora la culpa es de los “tintes ilegales”

Hasta ayer, se habían cometido 46 asesinatos en Puerto Rico, 14 más que el año pasado. Las máximas autoridades de ley y orden en el país determinaron perseguir a cualquier persona que cometa delitos de tránsito pequeños, bajo la teoría de que estos pueden encubrir delitos mayores. Siguiendo esa línea, la fiscal federal indicó que los que guían autos con tintes ilegales (oscuros) “son los que cometen los asesinatos”.

González dijo que solicitó al Gobierno más recursos humanos para sostener sus iniciativas contra las drogas y las armas —encautación de drogas y armas—, y tanto ella como Pesquera enfatizaron en la prevención del crimen como “lo más importante”, aunque en términos de iniciativas de prevención no hubo ningún anuncio.

Vázquez aseguró, por su parte, que su agencia “está preparada para trabajar con prevención, orientación a policías y fiscales, preparados para las intervenciones, violaciones de ley, cualquiera que esta sea, de tránsito, de toda naturaleza, si se come la luz, si no tienen marbetes, si tienen tintes ilegales”.

Justificando la nueva estrategia, Pesquera sostuvo que los asesinatos están altamente relacionados con las drogas.

No obstante, las estadísticas de la propia Policía, compartidas ayer, contradicen al secretario. Las cifras indican que el 20.5 % de los asesinatos fueron vinculados por la Policía con drogas; un 2.3 %, con robos; otro 2.3 %, como delito pasional; un 6.8 %, por venganza; y 4.5 %, por rencillas, pero el motivo del restante 63.6 % de los delitos, no se ha podido determinar.

Vea también:

Diligencian más de 100 órdenes de arresto en residenciales de Bayamón

Miles de dólares en multas en un solo día en el VSJ

Loading...
Revisa el siguiente artículo