Trump condena intento de ayudas para Puerto Rico

Donald Trump se expresó hoy sobre Puerto Rico en su cuenta de Twitter

Por David Cordero

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se colocó esta noche en contra de que el Congreso impulse ayudas para el sector de la salud, que se encuentra en medio de la peor crisis en la historia del país.

“Los demócratas están tratando de rescatar a las compañías de seguros del desastroso #ObamaCare, y de Puerto Rico con los dólares de sus impuestos. ¡Triste!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter, dirigiéndose a los estadounidenses.

 

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, reaccionó de inmediato también a través de su cuenta de Twitter y escribió que “los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico merecen ser tratados con justicia. La salud y los derechos civiles no son partidarios”. En el tuit está etiquetado el presidente de Estados Unidos.

La declaración de Trump surge en medio de intensos cabildeos y negociaciones en el Congreso, que tiene hasta la media noche del viernes 28 de abril para aprobar el Omnibus Spending Bill, una extensión del presupuesto federal que le permitiría operar hasta octubre, cuando comenzaría el nuevo presupuesto.

“Lo que quiere decir ese tuit es que deja aclarado de la fuente primaria del Poder Ejecutivo que es el presidente, cuál va a ser su postura en la discusión sobre los fondos adicionales para Puerto Rico”, apuntó el profesor Ángel Rosa, analista político.

“Eso no son buenas noticias, porque el tuit aunque es bastante parco, daría la impresión de que el presidente no está en las de considerar ninguna asignación para Puerto Rico, pero la realidad es que  esa negociación donde se va a dar es en el Congreso y si el Congreso incluye en el Omnibus la asignación de Puerto Rico a Trump le quedará muy difícil vetar eso, porque tendría que vetar el presupuesto y entonces cierra el gobierno federal por un asunto de una centavería en términos de lo que son los recursos que tiene el gobierno federal”, explicó Rosa.

Equipo de Rosselló cabildea en Washington

Precisamente el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, la comisionada residente en Washington, Jennifer González, y otros principales funcionarios de la administración gubernamental, se encuentran en este momento en Washington cabildeando para que se incluya dentro de ese proyecto legislativo una asignación de alrededor de $600 millones que servirían de rescate al sistema de la isla.

El Gobierno federal destinó a Puerto Rico $6,400 millones adicionales bajo Medicaid durante la pasada administración del presidente Barack Obama, como parte del Obamacare.

Aunque se preveía que los fondos durarían hasta el año 2019, el dinero utilizó a un ritmo mayor al previsto, por lo que los fondos se agotarán a finales de este año 2017, lo que provocará un precipicio fiscal en el sistema de salud público.

A principios del mes de abril, un grupo de congresistas, entre ellos los de ascendencia puertorriqueña, le solicitaron al speaker de la Cámara federal, Paul Ryan, que actúe de inmediato en la extensión de los fondos de Medicaid a la Isla.

La misiva, que salió de la oficina de la congresista Nydia Velázquez, cuenta con las firmas de unos 74 congresistas. Los miembros del Congreso abogan porque sea prioridad en la Cámara federal el tema de los fondos federales de salud de Puerto Rico para prevenir un impacto financiero más agudo del existente.

“Trump lo que hace es jugando la carta política, para crear mala voluntad contra los demócratas –que le escribieron una carta al líder de la mayoría del Partido Republicano pidiéndole la inclusión de la asignación para Puerto Rico en el proyecto de presupuesto–, en términos de que a los demócratas les gusta gastar y a él no, él es conservador en el gasto”, indicó el profesor Rosa.

Precisamente hoy, el secretario de Salud de Estados Unidos, Tom Price, informó mediante una carta al gobernador de Puerto Rico sobre la extensión de la fecha límite para presentar los contratos con las compañías aseguradoras para el programa Medicaid.

“Somos conscientes de que, de acuerdo con el gobierno de Puerto Rico, se proyecta que Puerto Rico agotará sus 6,400 millones en financiamiento adicional para la Protección del Paciente y el Affordable Care Act para finales de 2017. Como resultado, Puerto Rico está experimentando dificultades para finalizar sus contratos de Medicaid Managed Care antes del próximo año fiscal, que comienza el 1 de julio de 2017. Estimamos que costará aproximadamente 900 millones para financiar completamente el programa de Medicaid de Puerto Rico hasta el 30 de junio de 2018, que es el fin del próximo año fiscal de Puerto Rico, así como el final del periodo del contrato. Reconocemos que Puerto Rico puede necesitar tiempo adicional para finalizar sus contratos de Medicaid Managed Care como corresponde”, dice la carta cursada por Price, en la que destaca la extensión hasta el 5 de mayo de 2017 para presentar los contratos ante los Centros de Servicios Medicare y Medicaid (CMS, siglas en inglés).

En ese sentido, aunque el secretario de salud federal reconoce en la carta la crítica situación del sistema de salud de la Isla, la expresión de esta noche del presidente Trump sugiere, de acuerdo a Rosa, que al menos desde el Poder Ejecutivo no habrá mayor esfuerzo de rescate económico para el sistema de salud local.

“En términos reales, ya sabemos que si depende del presidente, las expresiones que el secretario de Salud le hizo al gobernador y que el gobernador anunció aquí con bombos y platillos no valen nada, porque el presidente –que es el jefe del secretario de Salud–, acaba de aclarar cuál es su opinión, pero la negociación y la asignación donde se va a hacer es en el Congreso y el Congreso es un cuerpo políticamente independiente del presidente”, dijo el analista político.

“Habrá que ver qué efecto tiene las expresiones del presidente sobre los republicanos del Congreso que son la mayoría, pero en términos generales el presidente no ha mostrado mucha capacidad convenciendo a los republicanos”, añadió.

Colegio de Médicos-Cirujanos: “La gestión hay que seguir haciéndola”

Por su parte el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, doctor Víctor Ramos, afirmó que “la gestión hay que seguir haciéndola” y el cabildeo por los fondos de salud para Puerto Rico tiene que continuar.

“A uno no le agrada que lo mencionen negativamente, sobretodo el presidente de los Estados Unidos, pero es parte del proceso y no significa que no se va a lograr el objetivo”, apuntó Ramos.

El doctor reiteró que es imperativo lograr que incluya la asignación de alrededor de $600 millones en el Omnibus, y que una ves estén incluidos, el presidente Trump no podrá revertirlo.

“Si logramos que se incluya (la asignación para Puerto Rico) en un presupuesto de $18 trillones, el presidente no va a dejar de firmarlo por $600 millones para Puerto Rico”, apuntó.

Si el presidente no firmara el proyecto o si el Congreso no lograra ponerse de acuerdo, el gobierno federal cesaría labores, algo que el presidente de la Cámara de Representantes federal, Paul Ryan, aseguró precisamente ayer que no sucederá.

Ramos, además, denunció que hay bonistas están obstaculizando la gestión del Gobierno de Puerto Rico, entidades y diversas organizaciones –como el propio Colegio de Médicos Cirujanos–, que cabildean por los fondos de salud para la Isla.

En ese sentido, esta tarde el líder del Partido Popular Democrático (PPD) en el Senado, Eduardo A. Bhatia, denunció que en el Congreso se estaba llevando a cabo un intenso cabildeo “en contra de los mejores intereses del País y de los puertorriqueños”.

 “Se trata de un intento por condicionar la solicitud de P. R. de $500 millones en fondos para Medicaid a cambio de que se posponga hasta enero del 2018 la utilización de las disposiciones del Capítulo 3 de PROMESA. Dichas movidas tras bastidores, por bonistas y algunos republicanos hay que denunciarlas y enfrentarlas. Dichas estrategias constituyen un chantaje y reducen la oportunidad de utilizar las herramientas que la ley federal le da a la isla para renegociar su deuda. Esto es totalmente inaceptable. Los bonistas le tienen pánico a que un juez organice lo que hay que pagar y lo que no, como dispone el Capítulo 3 de la Ley PROMESA.”, apuntó Bhatia. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo