Mayor resistencia a los antibióticos

Las proyecciones de muertes al año por la resistencia a los antibióticos aumentará exponencialmente si no se toman medidas con sentido de urgencia

Por Karixia Ortiz

En poco más de tres décadas la resistencia a los antibióticos provocaría 10 millones de muertes al año y sería la principal causa de muerte a nivel global superando enfermedades crónicas como el cáncer, según proyectan estudios y profesionales de la salud.

En este sentido, y tal como publicó Metro en mayo de 2015 en un artículo, que fue merecedor de un premio de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO), la alerta de la resistencia a los antibióticos a nivel global continúa y los pronósticos no han cambiado.

La resistencia a los antibióticos es provocado por las bacterias que desarrollan la capacidad de cambiar su código genético para fortalecerse ante el ataque de los medicamentos.

La decana de la Escuela de Farmacia del Recinto de Ciencias Médicas (RCM), Wanda Maldonado, estableció a este rotativo que la alarmante cifra de muertes proyectadas es “muy probable”, ya que hasta el momento “el pronóstico no se ve muy bien”.

Según el portal digital sobre temas de salud Scientific American, la estadística la presentó el investigador en resistencia antimicrobiana de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud Dr. Carlos Malbrán (Anlis/Malbrán) de Argentina, Fernando Pasteran. El experto precisó que en el 2050 la resistencia a los antibióticos sería la principal causa de muerte, provocando 10 millones de decesos al año.

Este panorama refleja un crecimiento progresivo de las estadísticas, pues en la actualidad se estiman en 700 mil las muertes al año adjudicables a la resistencia a los antibióticos.

El médico Raymond Sepúlveda precisó a este diario que esta realidad permanece intacta porque los pacientes continúan los malos hábitos de la administración de los antibióticos recetados.

“No hemos visto que los pacientes hayan creado conciencia de eso. Los pacientes siguen tomándose los antibióticos a gusto y gana, a su mejor conveniencia para cosas que no son infecciosas, en muchos casos virales o que no necesitan antibióticos”, indicó el galeno.

Sepúlveda estableció que esta situación ha provocado que los médicos estudien más a fondo las enfermedades provocadas por bacterias para así recetar antibióticos más específicos, aunque reconoció que cada vez son más los pacientes con una alta resistencia a los antibióticos, incluyendo la penicilina y sus derivados, antibiótico natural base de la medicina.

De otro lado, Maldonado afirmó que “es una situación alarmante” y que los investigadores se han quedado casi sin mecanismos de acción en pleno siglo XXI porque ya no hay suficientes fármacos capaces de combatir las enfermedades provocadas por las bacterias que han configurado nuevas adaptaciones.

La resistencia se ha generado por la mala utilización, por no cumplir con la administración de los antibióticos según prescritos, por el paciente consumir el medicamento que no le corresponde o por atender con antibióticos enfermedades relacionadas con virus, entre otras situaciones. Y es que en el siglo XX el uso de los antibióticos fue excesivo y generó hasta la actualidad un uso indiscriminado y desmedido.

“Estas son las peores prácticas que nosotros podemos hacer y, en parte, nos ha llevado a esto”, señaló la académica.

Maldonado explicó que para cambiar el rumbo de lo proyectado el público puede hacer su parte, corrigiendo la irresponsable ingesta de los antibióticos recetados.

La decana de la Escuela de Farmacia del RCM apuntó las investigaciones continúan para  prevenir un futuro que amenaza la vida humana. 

De hecho, la Organización Mundial de la Salud en su Asamblea Mundial de la Salud aprobó en mayo de 2015 un plan de acción mundial sobre la resistencia a los antimicrobianos, incluida la resistencia a los antibióticos. Con esto buscan asegurar que se pueda prevenir y tratar enfermedades infecciosas por medio de fármacos más eficaces y seguros.

Loading...
Revisa el siguiente artículo