VIH: alerta ante posible prueba obligatoria

El Departamento de Salud anunció que impulsaría un proyecto para que sea obligatoria la prueba de VIH en Puerto Rico, pero organizaciones mundiales, expertos y activistas no favorecen dicha posición

Por David Cordero
Thinkstock
VIH: alerta ante posible prueba obligatoria

El anuncio de que el Departamento de Salud (DS) estará impulsando un proyecto de ley para que sea obligatoria en Puerto Rico la prueba de cernimiento del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) ha comenzado a generar debate.

El anuncio lo hizo el secretario de dicha agencia, Rafael Rodríguez Mercado, en conferencia de prensa el pasado viernes, en el contexto del Día mundial de la Lucha Contra el Sida. Sin embargo, el titular no ofreció información detallada respecto al proyecto que impulsará.

Metro solicitó ayer una entrevista con Rodríguez Mercado, pero luego de varios intentos, los oficiales de prensa de dicha agencia no respondieron al pedido y tampoco suministraron información escrita sobre la medida.

“Mi opinión es que hacer la prueba obligatoria es regresar a los inicios de la epidemia, como si no hubiésemos aprendido nada de 30 años de epidemia del VIH y se continuara estigmatizando a las personas que tienen VIH”, apuntó el doctor Carlos Rodríguez, catedrático de la Escuela Graduada de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

Rodríguez señaló que la imposición de pruebas “tal vez nos aleja de promover la salud y bienestar que deseamos, que es que las personas tengan las condiciones sociales adecuadas y, a su vez, puedan tener las conductas o prácticas apropiadas para mantenerse saludables”, al tiempo que recordó que un individuo, aunque existiera un mandato legal de realizarse la prueba, bien podría decidir no cumplir ese mandato.

“Hacer la prueba obligatoria es regresar a los inicios de la epidemia, como si no hubiésemos aprendido nada de 30 años de epidemia del VIH y se continuara estigmatizando a las personas que tienen VIH”, apuntó el doctor Carlos Rodríguez catedrático de la Escuela Graduada de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas de la UPR.

“No deben utilizar la prueba de cernimiento, que es un método de prevención secundaria, para hacer esfuerzos de prevención. En la salud pública hablamos de prevención primaria, secundaria y terciaria, y deberíamos estar fortaleciendo la primaria, que es antes de que la gente se ponga a riesgo o antes de que, en este caso, la infección ocurra”, explicó el catedrático, añadiendo que dicha prueba debería utilizarse con personas que estén a riesgo y "la realidad es que no todas las personas están a riesgo”.

Cifras mundiales sobre VIH, de acuerdo con la OMS:

  • El VIH/SIDA continúa siendo uno de los mayores problemas para la salud pública mundial y ha cobrado más de 35 millones de vidas. En 2016, un millón de personas fallecieron en el mundo por causas relacionadas con este virus.
  • A finales de 2016, había aproximadamente 36.7 millones de personas con VIH en el mundo, y en ese año se produjeron 1.8 millones de nuevas infecciones.
  • El 54 % de los adultos y el 43 % de los niños infectados están en tratamiento antirretrovírico (TAR) de por vida.
  • De acuerdo con los datos de 2016, en la Región de África de la OMS había 25.6 millones de personas infectadas. Esta región es la más afectada y en ella se registran casi dos tercios de las nuevas infecciones por el VIH en el mundo.

Organizaciones mundiales no apoyan la prueba obligatoria

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y ONUSIDA hicieron pública en agosto de este año una declaración conjunta sobre los servicios de pruebas del VIH en la que se reafirman, según describieron, dos principios fundamentales que garantizan que las pruebas se hagan de acuerdo con un enfoque basado en los derechos humanos y en la salud pública.

La declaración afirma que las pruebas del VIH, con independencia de cómo se realicen, deben respetar “siempre” las elecciones personales y cumplir con los principios éticos y con los derechos humanos. “Queda más que claro que la OMS y ONUSIDA no recomiendan que a las personas se les hagan pruebas del VIH obligatorias, forzosas o bajo coacción en nombre de la salud pública”.

Contrario a una prueba obligatoria, la ONUSIDA hizo un llamado a la ampliación de acceso a los exámenes para conocer el estatus de una persona respecto al VIH.

“Ampliar el acceso a las pruebas del VIH ofreciendo a todo el mundo el derecho a conocer su estado serológico gracias a programas de realización de pruebas del VIH que respeten los derechos humanos y la dignidad de los individuos es de vital importancia para poner fin a la epidemia de sida para 2030”, apuntó Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA, que lidera el esfuerzo mundial por poner fin a la epidemia de sida como amenaza para la salud pública para 2030.

En esa misma línea, también reaccionó Ivette González Flores, activista de derechos de las personas con VIH, quien argumentó que la prueba del virus debería más bien poder incluirse, de forma accesible, en los exámenes médicos rutinarios de las personas, siempre por recomendación médica y no por obligación.

“El plan de salud del Gobierno de Puerto Rico no quiere cubrir la prueba rutinaria (de VIH). De la única manera que la cubre es una vez al año para las personas que se consideran en alto riesgo, y una vez cada cinco años para cualquier otra persona, explicó González, VIH positivo hace 25 años.

De acuerdo a González, es necesario hacer una distinción sobre lo que es una prueba de rutina y una prueba obligatoria. "Lo que nosotros queremos es la prueba rutinaria, que quiere decir que la persona va a tener al menos una vez, cubierta por la reforma de salud, acceso a hacerse la prueba de VIH, que la gente pueda considerar la prueba de VIH como parte de su cuidado de salud y que a su vez los médicos entiendan que deben recomendarle a sus pacientes una prueba de VIH al menos una vez al año".

La activista hizo un llamado al Secretario de Salud a que aclare a qué se refiere exactamente con la prueba obligatoria que la agencia impulsará. "Una vez tengamos eso claro, si vamos a hablar de la prueba compulsoria o mandatario, obviamente una prueba mandatario va en contra de la confidencialidad del individuo y de las personas, no debe existir una prueba compulsoria porque pudiera interpretarse que es como una cacería de personas con VIH, como cuando vas a hacer la lista negra y quieres poder identificar y quieres obligar a la gente", apuntó González.

Vea también:

Énfasis en los jóvenes para prevenir el VIH

Indispensable la continuación de tratamiento para los pacientes de VIH/SIDA en Puerto Rico

Loading...
Revisa el siguiente artículo