Dune: Un primer acto de dos horas y media

Reseña desde el Toronto International Film Festival.

Por Orlando Maldonado, especial para Metro

TORONTO – La nueva película del director de películas como “Arrival” y “Prisoners” regresa con una de las películas más ambiciosas en años, “Dune”.

Al final de “The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring”, la primera de tres partes, queda claro que la aventura de nuestros héroes no ha terminado. Sin embargo, la espera entre una película y otra no fue necesariamente una tortura. Tras un poco más de tres horas, habíamos pasado tiempo suficiente con los personajes. Conocíamos sus objetivos, sus fortalezas y lo que los hacía vulnerables. Cuando rodaron los créditos incluso habíamos tenido un primero, segundo y tercer acto. Cuando algo similar ocurre en la primera de dos partes de esta épica adaptación del libro homónimo inadaptable, la experiencia se siente incompleta. Lo que falta, nos prometen, lo podremos ver en la segunda y última parte… si es que en algún momento sucede. La incertidumbre reinará por un rato, y el precedente no es muy alentador.

El director Denis Villeneuve ha creado una producción de gran escala; tan grande que las salas IMAX se quedan pequeñas ante la grandeza de lo que el cineasta presenta en pantalla. Estamos en el planeta Arrakis, la única fuente de la sustancia más valorada en el universo, la especia. El desierto es tan vasto como el océano y las naves tan grandes que cubrirían pequeñas ciudades. Casi igual de grandes, gusanos subterráneos imposibilitan el trabajo en el planeta desierto. El sonido, acompañado de una banda sonora de Hans Zimmer, solo le añade a la enorme escala de esta película.

En Arrakis, el Duque Leto Atreides (Oscar Isaac) acepta el rol que el imperio le ha otorgado: cosechar en el planeta más peligroso de todo el universo. Su hijo, Paul, tiene un rol mucho más grande de lo que puede imaginar. Este es el gran misterio de “Dune”, o de al menos la primera parte. ¿Cuál es el destino del joven Atreides? ¿Qué significan los sueños o visiones que se repiten en su cabeza? Más adelante queda claro que algunos son presagios, elemento que no necesariamente traduce al cine con el mismo efecto que en el libro, pues de nada sirve revelarle al público momentos que como elemento sorpresa habrían provocado una mejor reacción en la audiencia.

Pero este es solo uno de los problemas que enfrenta este primer acto de dos horas y media, el cual parece más interesado en comenzar a montar las piezas para la segunda parte que en asegurar que esta primera sea efectiva. De nada vale la promesa de una segunda parte si los elementos que te ayudarán a hacerla posible en medio de una pandemia no están ahí. Fuera de impresionantes visuales y un elenco estelar, “Dune” tiene muy poco de lo que nos podamos aferrar durante la espera, la cual promete en lo mínimo ser muy larga. A diferencia de hace dos décadas con “LOTR”, Villeneuve no filmó todo a la vez, por lo que dependerá de los recaudos en el cine y nuevas suscripciones en HBO Max para recibir luz verde. ¿Serán dos horas de puro espectáculo visual suficientes para convencer al público general de regresar a Arrakis?

Si esto no lo hace, la cinta apuesta a un enorme elenco que también incluye a Rebecca Ferguson, Javier Bardem, Josh Brolin, Dave Bautista, Stellan Skarsgård y Javier Bardem en roles reducidos por las limitaciones del medio audiovisual. Por otro lado, el elemento profético alrededor de Paul Atreides pudiese ser lo que finalmente enganche a una audiencia general en espera de una ejecución mucho más tradicional. La primera parte solo deja migajas mediante exposición breve de personajes como Stilgard (Bardem) y el villano, Baron Vladimir Harkonnen (Skarsgård). Este último debajo de un impresionante maquillaje y diseño que fortalecen el mayor de los aciertos de Villeneuve: su visión de este mundo.

La existencia de “Dune” como película e imaginada por el director franco-canadiense es un logro en sí mismo, en especial con un mega estudio como Warner Bros. Fue en el propio Villeneuve que este estudio confió plenamente en el 2017 con “Blade Runner 2049”, otra propuesta visualmente trascendental que eventualmente no pudo conectar con audiencias alrededor del mundo. “Dune” tendrá como meta lograr lo que ni tan siquiera “Mad Max: Fury Road” logró pre pandemia y con $375 millones de dólares en recaudos: una secuela.

“Dune” se presentó en el Festival Internacional de Cine de Toronto y llegará a cines y HBO Max simultáneamente el 22 de octubre.

Te recomendamos:

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo