Draco y su reencuentro con la esencia

El artista regresa con Monte sagrado, una producción musical que nace luego de años de luchar con éxito por recobrar su salud

Por Julio Rivera Saniel

Hacienda Horizonte se levanta imponente desde la majestuosidad que le permiten sus cerca de 100 acres de fértiles terrenos en el corazón de la montaña en Utuado. Una fortaleza verde que intoxica con su intenso esmeralda.

Nos da la bienvenida una casona blanca con techos amplios y madera en su color natural. Y al fondo, una estructura similar, aunque en dos niveles y los asomos de uno tercero a medio terminar. Ese espacio, también blanco, se nos revelaría en pocos minutos en toda la oscuridad de su interior de libreros altos y luz tenue.

Tras dejar nuestros teléfonos antes de cruzar la puerta, allí estábamos: en el estudio donde se produce la magia que ha encantado a miles de seguidores en todo el planeta.

Se trata del estudio de Draco. Él mismo nos recibió con un abrazo cálido, como el de un amigo a quien hace mucho no veía. Una familiaridad que se percibía genuina, contagiosa. Draco estaba listo para compartir su más reciente criatura.

Draco se había parido a sí mismo una vez más. Y su nueva encarnación se gestó por casi una década. Se trata de Monte Sagrado, una producción que nació poco después de lo que pensó sería el fin de su vida terrenal.

“Pensaba que me iba a morir”, soltó recordando el largo vía crucis que le llevó a su total recuperación física y creativa. Su anterior álbum de estudio, Amor vincit omnia (el amor todo lo vence”) fue lanzado en 2009, antes de haber sido diagnosticado con cáncer.

“Cuando yo me enfermo, todo se fue; hubo un gran silencio. Para ese entonces se preparó (el disco) Vida. Yo quería hacer un disco, pero me sentía tan mal. Ya estaba enfermo para ese entonces, pero los doctores no sabían qué tenía”, reflexiona sobre la incertidumbre de aquellas fechas. “Y yo decía: ‘No me puedo ir de esta tierra sin acercarme al cuatro, acercarme al toque tradicional puertorriqueño, pero a lo draconiano. Hacer un experimento’”, recuerda sobre la génesis de Vida. Ocho años después y tras dos recaídas, su curación llegó no solo a sanar su cuerpo, sino también su espíritu creativo. Draco ya había completado un disco. Pero el pasado verano decidió guardarlo y dar forma a lo que terminaría por bautizar como Monte sagrado.

“De momento, me encontré saludable. Me sentía normal. Me sentía como antes. Y sí, me estaba tomando unos medicamentos, pero la dosis era cada vez menos. Como me sentía bien, me compré una guitarra 5050 pequeñita y me activé. Y como que ¡wow, coño! Me sentaba en la batería a joder y a experimentar. Y pasó algo mágico: la vitalidad regresó”, rememoró sobre el proceso que dio paso a Monte sagrado.

Se trata de una producción de 10 temas editada bajo Sony Music Latin, que el propio Draco compartió en medio de aquella sesión privada. Desde los primeros acordes, es posible comprender que, de muchas maneras, su nuevo disco es una vuelta a la vitalidad de sus comienzos. En concreto, a la energía que destilaba aquel Vagabundo (1996), un disco de culto que la revista especializada Billboard ha designado como uno de los 50 álbumes latinos más grandes de los últimos 50 años. La energía de temas como “Madre Tierra”, “Delirios” o “Para no olvidar” de aquella producción, aunque con 22 años de distancia, se percibe en los temas de su nuevo disco. Agresivo, visceral, rabioso.

“No entendía lo que pasaba, pero identifiqué que algo había cambiado”, dice sobre el proceso de creación de Monte Sagrado. “Lo aproveché. Agarraba una guitarra, montaba un loop y me sentaba a tocar conmigo mismo, disfrutando”, dijo frente a la consola de aquel estudio escoltado por enormes libreros cargados de textos sobre botánica, historia universal y arte. Y en medio del salón, en cálida penumbra, un dragón atrapado en una urna de cristal. Un mundo tan complejo como fascinante. “Es bien up. Todo arriba. Muy de festival, para tocar. Y esa es otra de las razones detrás de esta producción”, confiesa al describir su nueva producción. “Sentí la oportunidad para regresar a los escenarios y aceptar las invitaciones que antes rechazaba. Ahora hay energía para eso”.

¿Sientes que es una vuelta al comienzo?

“¿Sabes qué? Sí. Después de este disco tengo la claridad que tenía al comienzo. Pero el comienzo es antes de entrar a Menudo, ¿sabes?. Este disco y este momento de mi vida me han dado claridad. Ya sé cómo entré a esto. Y eso no lo había visto hacía años”.

¿Esa respuesta se había perdido?

“Se había perdido en el camino. Y ahora, Oh, shit! Ya la tengo”.

¿Y cómo describes este nuevo espacio donde te encuentras?

“Es un espacio de alegría, de júbilo. De felicidad y apreciación de la vida. Tengo de vuelta todo lo que se me había ido. Esa puerta se había cerrado. Estaba hablando con un amigo doctor sobre eso. Estuve en un evento un día. Se llamaba “La muerte de Robby Rosa”. Fue en el Museo de Arte Contemporáneo de Santurce. Era una instalación que hice con (el artista riograndeño) Celso González. Y la gente me decía: “Pero ¿cómo va a ser?’ Y claro, ahora después de Monte sagrado y este momento en el que me encuentro, pienso en aquello y lo veo mal. No sé si fue un PTSD “(post traumatic stress disorder)” de Menudo o algo”, dice antes de soltar una carcajada. Su camino hasta Monte sagrado ha sido largo y complicado, recuerda.

“Esos esfuerzos del comienzo de tratar de ofrecer música y decir: ‘Mira, yo también compongo’. Tú sabes, para que te tomen en serio. Y se fueron cerrando puertas. Y uno mismo las cierra. Pero ahora las veo abiertas. Llegar a Monte sagrado es llegar a ver el principio, por donde uno entró”.

Se trata de un reencuentro con la esencia que creyó perdida y, en medio del trayecto, un reencuentro con su país. Con ese sitio que reconoce como su centro vital. Su hogar.

¿Es Puerto Rico Monte sagrado?

“Sí. Este es el Monte sagrado, you know?”

La nueva producción de la que se desprende el primer sencillo “2 nite 2 nite” llevará al cantautor puertorriqueño a una gira de presentaciones que ya tiene fechas confirmadas en los Estados Unidos. En la isla, Draco llevará a cabo un in store  el 27 de octubre a las 2:00 en el Mall of San Juan, un día después del lanzamiento del disco.

Te recomendamos

TE PODRÍA INTERESAR

Loading...
Revisa el siguiente artículo