Opinión de Jesús Manuel Ortiz: Retrato del fracaso

Lee la opinión del representante por el Partido Popular Democrático, Jesús Manuel Ortiz.

Por Juan Marrero

Hace unos días estuve en la Escuela Vocacional Ana Delia Flores, en Fajardo. La invitación surgió como parte de un ejercicio que hago constantemente para visitar comunidades en todo Puerto Rico. Sobre mi visita puedo decir cosas buenas y cosas malas. Las buenas, sin duda, están totalmente relacionadas a la facultad y a la dirección del plantel.

De la extensa conversación salta a la vista el compromiso y la dedicación que tanto las directoras como la facultad tienen con su comunidad escolar a pesar del impresionante deterioro en el que se mantienen varias estructuras de la escuela y las condiciones de trabajo en las que esta realidad los mantiene. Ese entusiasmo para cumplir con su vocación es contagioso y me llena de esperanza.

La parte desagradable tiene todo que ver con la lentitud y en muchos casos poco interés de asegurar un ambiente educativo óptimo de parte del gobierno. Los casi 800 estudiantes pasan todos los días justo al lado de lo que una vez fue el hermoso teatro de su escuela. Desde el huracán María, dicha instalación quedó destruida sin que nada suceda allí para repararla. Peor aún, el estado es tan nocivo que representa un enorme peligro para la salud de quien se atreva entrar a la instalación. A pesar de innumerables visitas de funcionarios electos y no electos en los pasados 4 años, aquel lugar que una vez fue orgullo de esa comunidad escolar, hoy es una ruina.

Igualmente terrible resulta un recorrido por algunos salones en los que se supone que los estudiantes reciban sus talleres como parte de su educación vocacional. En algunos de ellos es necesario sacar grandes cantidades de agua en el suelo para poder entrar al salón en el que se supone se entrenen en las destrezas de su predilección. Superar el obstáculo del agua en el suelo solo los lleva a entrar a un espacio sin aire acondicionado, sin plafones en el techo y con equipo en muy malas condiciones.

El abandono en el que el gobierno mantiene la escuela Ana Delia Flores tiene que darle vergüenza a quienes han arrastrado los pies. La imagen que allí observé es el retrato del fracaso. Lo peor de todo es que este es solo un ejemplo de tantos que existen en todo Puerto Rico.

Más columnas de Jesús Manuel Ortiz:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo