Opinión

Separando el grano de la paja

Lee aquí la columna del vicepresidente del Proyecto Dignidad.

Es necesario separar el grano de la paja cuando se levantan acusaciones en contra de un partido y sus determinaciones en la selección de candidatos que aspirarán a nombre de dicha colectividad. Proyecto Dignidad ha sido atacado injustamente durante las últimas dos semanas alegándose que discrimina en el proceso de selección de candidatos en contra de las mujeres, por el color de la piel, por estar relacionados con la comunidad LGBTTQIA+, por la edad y toda clase de fundamentos sin prueba alguna y sin fundamento en los hechos.

Es más, los hechos testifican en contra de dichas acusaciones siendo Proyecto Dignidad representado actualmente en la política en Puerto Rico exclusivamente por mujeres, en donde su secretaria general es mujer y sus dos funcionarias electas también. A su vez, ha sido el primer partido que ha certificado como una de las candidatas a la Gobernación a una mujer de la raza negra, cosa que ningún otro partido ha hecho en Puerto Rico, y quien a su vez fue la primera candidata a la Comisaría Residente de la raza negra en la historia de Puerto Rico.

Por otro lado, el candidato a la Gobernación por Proyecto Dignidad en las elecciones del 2020, el doctor Cesar Vázquez Muñiz, tenía 66 años, haciéndolo el candidato de mayor edad postulado por un partido político desde Luis A Ferré en el 1972. A todos nos consta la cantidad de memes, ataques y críticas hechas por la mayoría de los partidos políticos y analistas en Puerto Rico alusivos a su edad.

No obstante, ninguna de dichas acusaciones procede pues la razón por la cual en Proyecto Dignidad se alcanza la verdadera diversidad en sus candidaturas, es porque las mismas se miran a la luz del mérito y de la idoneidad para llevar a cabo las funciones del puesto al cual se aspira. En los demás partidos los procesos son diametralmente distintos y sus frutos han sido los siguientes en los últimos cinco años solamente:

Nelson Del Valle Colón, exrepresentante del Partido Nuevo Progresista (PNP), se declaró culpable de soborno y extorsión. Dos de sus empleadas también se declararon culpables tras ser acusadas en conjunto con éste.

María Milagros Charbonier, exrepresentante del PNP. Arrestada por el FBI junto a su esposo y una empleada de su oficina. Todos enfrentan cargos por hurto de fondos públicos, fraude, lavado de dinero y obstrucción a la justicia.

Néstor A. Alonso Vega, exrepresentante por el PNP, acusado criminalmente por un esquema de soborno y fraude electrónico y encontrado culpable de corrupción.

Félix Delgado, exalcalde de Cataño del PNP, se declaró culpable de conspiración, soborno y de un patrón de fraude en el foro federal en diciembre de 2021.

Ángel Pérez, exalcalde del PNP encontrado culpable por conspiración, soborno y extorsión.

Luis Cruz Hernández, exalcalde de Trujillo Alto por el Partido Popular Democrático (PPD). Se declaró culpable a nivel federal por corrupción gubernamental en forma de soborno.

Radamés Benítez, exvicealcalde del municipio de Trujillo Alto bajo el PPD. Se declaró culpable a nivel federal por corrupción gubernamental en forma de soborno y extorción.

Luis Arroyo Chiques, exalcalde de Aguas Buenas por el PPD se declaró culpable por soborno y extorción a cambio de otorgar contratos municipales.

Eduardo Cintrón Suárez, exalcalde de Guayama por el PPD que se declaró culpable por corrupción por recibir comisiones ilegales a cambio de la contratación de una empresa de Oscar Santamaría.

Javier García Pérez, exalcalde de Aguas Buenas por el PNP, se declaró culpable luego de ser acusado por soborno y extorsión.

Reinaldo Vargas Rodríguez, exalcalde de Humacao por el PNP, se declaró culpable por cargos de corrupción pública, soborno y extorsión, habiendo comenzado sus actuaciones ilegales a solo dos meses de haber juramentado como alcalde.

Wanda Vázquez Garced, exgobernadora del PNP, acusada a nivel federal por conspiración para defraudar y soborno mientras ocupaba el puesto de gobernadora y era aspirante primarista a la gobernación por el PNP.

Para muestra un botón basta. Son sólo los candidatos electos por el PNP y PPD por los últimos cinco años. Aquí no están listados Joseph Fuentes, Walter y Eduardo Pierluisi, Oscar Santamaría, Julia Kelleher, todos encontrados culpable por corrupción ligada al PNP y PPD. Si contáramos los de los últimos 25, no daría la tinta. Sin embargo, son estos partidos los que intentan darle catedra a Proyecto Dignidad sobre pulcritud y rigurosidad reglamentaria en la selección de candidatos. La rigurosidad en el proceso de calificación de candidatos es un asunto serio. Mediante las críticas, los demás partidos, y muchos analistas políticos, exigen que Proyecto Dignidad actúe como los demás. No lo haremos.

Más columnas de Juan Manuel Frontera:

Tags

Lo Último

Te recomendamos