Locales

Esperan estabilizar situación en el Archivo General a pesar de problemas complejos con el sistema eléctrico

La directora interina del Instituto de Cultura Puertorriqueña informó que esperan recibir e instalar los equipos necesarios para energizar todo el edificio.

Archivo General de Puerto Rico

Tras el colapso de una subestación que le provee energía al edificio del Archivo General y la Biblioteca Nacional de Puerto Rico, las instalaciones llevan cerradas cerca de un mes.

Jessabet Vivas Capó, la asesora programática y directora interina del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), explicó que las lluvias torrenciales del 27 de octubre provocó que toda el área se quedara sin electricidad.

Desde entonces utilizan un generador para mantener las condiciones climáticas del edificio.

Recomendados

Luego, el 30 de octubre se percatan que el transformador de la subestación está dañado. El edificio opera con un transformador de carácter industrial, por ser una instalación antigua. Asimismo, confirmaron que el “main braker” también sufrió daños, debido a las fluctuaciones en el voltaje.

“Al no haber transformador, tenemos que trabajar con generador. Al no haber main braker, no podemos conectar el “chiller” (torres de enfriamiento) para que entonces mueva el aire a lo largo de la estructura”, estableció.

El ICP logró encontrar un nuevo “main braker” en el estado de Texas, el cual estiman recibirlo entre esta semana o la próxima.

No obstante, el instituto enfrenta otra problemática, pues el transformador que necesitan es uno específico. La complejidad del equipo consiste en que el edificio opera con tres líneas de electricidad al ser una instalación histórica.

Por lo que el Archivo General y la Biblioteca actúan bajo un voltaje elevado y “otro transformador comercial no aguantaría”.

El ICP estará alquilando dos transformadores que lograrán la función del equipo actual y así esperan solucionar el problema a corto plazo.

“La razón por la cual estaremos alquilando unos transformadores, en lo que logramos estabilizar la estructura, es por que ese transformador hay que renovarlo -que eso toma tres meses y medio- o directamente crear un transformador que realmente resuelva el problema enteramente y a largo plazo”, explicó.

Sin embargo, este proceso de creación se estima que tome de 18 meses a dos años, por eso que por “obligación” tienen que utilizar esta medida. Pues, el enfoque es poder encender la unidad de enfriamiento lo antes posible.

“Una vez instalen el “main braker” y conecten los transformadores alquilados, con este equipo ya comienza a estabilizar lo que es el sistema eléctrico del edificio. Ya podemos conectar el “chiller” y podrá mover lo que es el sistema de climatización efectivamente a lo largo de la estructura”, recalcó.

Aunque, la directora sostuvo que la mejor alternativa para solucionar el problema a largo plazo sería crear un nuevo transformador.

Lo que resulta como una encrucijada es cuadrar efectivamente el tiempo de producción y/o el de restaurar el transformador actual, más la logística del alquiler.

“Independientemente, en lo que podemos renovar el transformador o recrear uno nuevo, vamos a estar operando con dos transformadores alquilados. Para poder aclimatar el edificio”, subrayó.

Mientras, han tomado medidas mitigadoras, donde instalaron deshumidificadores y aires portátiles en distintas áreas de la estructura. Una vez se restablezca el servicio eléctrico por todo el edificio, se podrá comenzar una “segunda fase que será de limpieza, asesoría y asperjación”.

En ese momento, podrán identificar los efectos de la crisis actual.

Por otro lado, Vivas explicó que LUMA Energy estuvo visitando las instalaciones e identificaron que el transformador es una unidad que le pertenece al instituto.

“Han estado visitando las instalaciones en más de una ocasión y han estado revisando todo el tema del transformador. En efecto, nos indicaron que el transformador del instituto no es un transformador de LUMA. Es del ICP, por consiguiente, nos toca ese arreglo”, agregó.

De la misma forma, aclaró que la línea de electricidad de LUMA “está operando correctamente” y que el “tema no está bajo la competencia” de la corporación.

El instituto estima que prontamente lograrán estabilizar la problemática.

“Estamos a ley de nada, que entre esta semana y la próxima podremos conectar ese main braker con el transformador que tenemos alquilado y el “chiller” nuestro”, puntualizó.

Vivas comunicó que ya se hizo un proceso de identificación de fondos a nivel de gobierno para poder sobrellevar los gastos que conlleve atender la emergencia.

Por otro lado, el representante del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez Lebrón, requirió información a LUMA Energy, al ICP y la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), con el objetivo de fiscalizar el manejo de la emergencia.

No obstante, Márquez confirmó a este medio que aún están en espera de recibir la documentación.

Tags

Lo Último

Te recomendamos