Locales

Atlantic University College imputa a su expresidenta acciones ilegales y fraude millonario

Así se desprende de la contestación de la institución a querella radicada por supuesto incumplimiento de contrato

.

Un caso legal incoado por la expresidenta de Atlantic University College (AUC) contra la institución educativa ha dejado al descubierto las alegaciones de una serie de presuntas acciones potencialmente ilegales de parte de la querellante, según se desprende de la contestación a la querella radicada por la representación legal de AUC.

El pasado 3 de diciembre de 2022, el licenciado Carlos M. Vergne Vargas sometió ante el Tribunal de Primera Instancia, Sala Superior de San Juan, la contestación a la querella que Teresa De Dios Unanue radicó contra AUC en la que imputa a la institución incumplimiento de contrato y despido injustificado bajo la Ley 80.

La presidenta de AUC renunció a su cargo el 22 de julio de 2002, establece el documento firmado por Vergne Vargas. AUC rechaza haber incurrido en incumplimiento de contrato “porque no había contrato vigente. De Dios Unanue era una empleada a tiempo parcial y renunció”.

“Pagos ilegales”

En el escrito de 25 páginas, la institución acusa a De Dios Unanue de haber utilizado dinero de AUC para “ilegalmente pagar sus tarjetas de crédito o de sus familiares, contratistas, laboratorios médicos, viajes de placer con toda la familia en primera clase y hospederías de lujo, y hasta una entrenadora personal, entre otros conceptos”.

Asimismo, se alega que la expresidenta y su hijo Heriberto Martínez De Dios “utilizaron los recursos económicos y la asistencia de abogados de AUC para financiar las operaciones de la empresa Gladius LLC, propiedad de Heriberto Martínez De Dios, desde sus inicios en el año 2013″. Martínez De Dios fungía como vicepresidente de AUC.

En la contestación a la querella, que forma parte del récord público del Tribunal, se detallan las presuntas acciones que De Dios Unanue y miembros de su familia orquestaron y que dio paso a que defraudaran a la institución educativa “por sumas millonarias”.

Ver: Continúa escándalo legal en la Inter

“De Dios Unanue realizó una serie de pagos ilegales y para su beneficio personal y de su familia, con cheques de AUC que mantenía en estricta confidencialidad y control total. Estos pagos realizados por De Dios Unanue, no seguían el tracto oficial de la contabilidad de AUC y tampoco eran enviados por el sistema de pago de AUC”, plantea la contestación a la querella.

Se alega que las actuaciones de De Dios Unanue y demás personas involucradas, “podrían constituir delitos federales como conspiración para apropiarse de fondos federales que le pertenecían a AUC, en violación de 18 U.S.C sec. 371,1 con el objetivo de violar también lo dispuesto por 18 U.S.C sec. 6662 que prohíbe, entre otras cosas, la apropiación ilegal de dineros que reciben las instituciones como AUC, del gobierno federal”.

La representación legal de AUC imputa a la expresidenta administrar la institución como un negocio familiar y no como una corporación sin fines de lucro.

Ver aquí la demanda:

Tarjetas de crédito y Gladius LLC

El escrito acusa a De Dios Unanue utilizar fondos de la AUC para pagar tarjetas de crédito de diversas instituciones bancarias y que no pertenecían a la institución por un total de $493,727.99.

También se detalla un presunto esquema mediante el cual la expresidenta utilizó los dineros de AUC para “subsidiar ilegalmente las operaciones de Gladius LLC y beneficiar a su hijo Heriberto Martínez De Dios. Lo anterior, en total menosprecio de las leyes federales y estatales que regulan las organizaciones sin fines de lucro y la utilización de fondos federales”.

El esquema supuestamente incluye un “Acuerdo Colaborativo” entre Gladius y AUC para un “internado colaborativo”. “Dicho Acuerdo nunca le fue sometido a la Junta de Síndicos para su aprobación. Esto era de cardinal importancia porque se trataba de un patente conflicto de intereses proscrito por la política de conflictos de intereses de AUC, por razón de que Heriberto Martínez de Dios era el vicepresidente ejecutivo de AUC y, a la misma vez, el principal de Gladius”, se expone en el documento. Se alega que la institución pagó a Gladius un total de $647,700.00.

De otro lado, se alega que la expresidenta “pagó con fondos de AUC servicios legales para su beneficio personal y de su círculo interno, incluyendo a su hijo, Heriberto Martínez De Dios y su compañía Gladius LLC”.

La institución asegura que las reclamaciones de la querellante son improcedentes en derecho, por ser contrarias a la equidad y buena fe y le imputa enriquecerse injustamente.

En su conclusión, la representación legal de Atlantic University College solicitó al Tribunal que declare no ha lugar la querella, “decretando la desestimación de la misma y condenando a la querellante a satisfacer las costas, gastos, y honorarios de abogados, con cualquier pronunciamiento que proceda en Derecho, por haber presentado una Querella frívola y temeraria”.

Tags

Lo Último

Te recomendamos