Gastronomía

Vino de manos boricuas

Entrevista con la familia Zurinaga.

El puertorriqueño Luis Zurinaga y su esposa Suzanne ya degustan la conquista de un sueño. Literalmente. Su vino Viñas Zurinaga se ubica en los restaurantes más exclusivos de Estados Unidos y ahora en los de Puerto Rico.

Y es que los vinos son exclusivos. Solo producen 150 cajas del Pinot Noir y la misma cantidad del Chardonnay. En Puerto Rico, Viñas Zurinaga se encuentra en las listas de los restaurantes Marmalade, 1919 y Ariel. En Estados Unidos, el primer restaurante en ofrecerlo fue Per Se en Nueva York, que cuenta con tres estrellas Michelin.

Si algo tenía claro Luis, es que el vino que produjo con Suzanne debía estar en Puerto Rico. “La producción de nosotros es muy pequeña, pero queremos que el vino esté aquí porque bueno… yo soy puertorriqueño, en parte el vino salió de aquí”, resaltó el ingeniero.

El matrimonio Zurinaga emprendió su sueño en el año 2007. Identificaron una finca en Sonoma, donde el ingeniero asegura que cuentan con el clima y el terreno favorable para las uvas que querían trabajar: Pinot Noir y Chardonnay. Son sus uvas favoritas y acogieron el reto de trabajar la complejidad, por ejemplo, de la Pinot Noir. Pero no siguieron los métodos comunes en la región californiana, sino que abrazaron las mejores prácticas de la región vinícola de Borgoña en Francia. Se concentran en parcelas pequeñas y en un cuidadoso seleccionado de uva sin la intervención de máquinas. Casi no irrigan las plantas de vid para que las raíces profundicen en búsqueda de agua, lo que va a dar mayor mineralidad a la uva y por lo tanto, al vino.

La primera añada de Viñas Zurinaga fue la del 2012. Ahora presentan en Puerto Rico la del 2017. No prevén por ahora expandir a otras uvas; más bien trabajan en un rosado, pero de la misma Pinot Noir. Luis asegura que quieren mantener la calidad que ya han logrado y eso requiere concentración.

“El vino, especialmente de la forma que nosotros lo producimos —que no tiene intervenciones, ni manipulación—cada año, es un poquito diferente dependiendo del clima, dependiendo de cuánto llovió, dependiendo del momento que se hizo la vendimia. Cada año tiene su personalidad, pero tiene su característica que es la base principal con pequeña variación”, explicó Luis, quien describe a Viñas Zurinaga como un vino elegante, sofisticado, con bajo alcohol y muy complejo. “El primer sorbo, en el Chardonnay, sientes vibrante, puro, la fruta se siente en el paladar y entonces tiene una acidez balanceada y la mineralidad que es importante”, agregó.

Para Suzanne, cada año de su vino asume personalidad propia, por el impacto del clima. Al describirlos sostuvo que “puedo decir para ambos que hay algo de sorpresa, según se abren hay una transición y a medida que se airean y respiran, se dejan sentir más. Así que el primer sorbo es solo el inicio y a medida que se progresa en la cena, mientras tomas el vino la experiencia se va expandiendo. Esto es algo que puedo decir para ambos vinos”.

La copropietaria de Viñas Zurinaga reconoce que la experiencia de tener un proyecto familiar de esta envergadura provoca una mezcla de estrés y satisfacción, pero que concluye en un resultado valioso. “Cada año, es emocionante cuando todo comienza. Por ejemplo, ahora en primavera que inicia la vid a brotar, y esperemos que ya hayamos pasado la temporada helada que es una época de mucho nerviosismo, y ahora pasamos a una primavera y verano gentil, y ya veremos cómo llega la parte tardía del verano y el otoño, que es otra temporada con retos y posiblemente estresante, pero también gratificante”, resumió Suzanne.

El éxito del matrimonio también llena de orgullo a su familia en suelo boricua. Así lo compartió con Metro el aclamado cineasta puertorriqueño, Marcos Zurinaga, hermano de Luis. “Me siento orgulloso porque es mi familia, mi hermano que ha hecho tremendo vino. Pero también, me siento orgulloso por ser puertorriqueño”, expuso Marcos.

El cineasta se remontó a los tiempos en los que se criaban y cómo en la mesa familiar se disfrutaba del buen vino para destacar la sofisticación del puertorriqueño amante de los vinos. “Aquí en Puerto Rico hay muchos consumidores sofisticados de vino. Hay mucha gente experta y que consumen vinos de todas partes del mundo y pueden diferenciar y catar los vinos. Creo que el puertorriqueño se va a sentir bien orgulloso de estos vinos, va a poder comparar y decir ‘este vino es puertorriqueño’”, destacó con orgullo Marcos Zurinaga.

Los vinos de Viñas Zurinaga se presentan en Puerto Rico desde el mediodía de hoy sábado hasta las 5:30 de la tarde en Ambrosía en San Juan. Puede obtener boletos mediante la plataforma Evenbrite. El costo del boleto se acreditará a la compra de los vinos.

Aquí puede ver la entrevista:

Tags

Lo Último

Te recomendamos