Losas criollas

Por Arantza González

Seguro que cuando visitamos una vivienda, iglesia o edificio público de época antigua, los ojos rápidamente son seducidos por la arquitectura y sin duda alguna, por las losas criollas. Estas losas también son conocidas como losas hidráulicas o mosaicos. Obtuvieron su auge a finales del siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX por la influencia europea que obtuvieron del Modernismo y del Art Nouveau.

Entre los tonos, predominaban los verdes, amarillos, sepias y rojos, también habían grises y rosas. Sin embargo, en menor cantidad habían azules, violetas y negros. Cabe añadir que el blanco se utilizaba para el fondo del diseño. Estas nos enamoran por sus hermosos colores antes mencionados, estos son vivos y complementan los diseños de patrones utilizados. Las losas pasaron de moda en los años 1960 cuando fueron reemplazadas por losas de colores sólidos, sin embargo, hoy en día somos muchísimos los que quisiéramos tenerlas como parte de nuestro decorado y elemento arquitectónico.

Las losas hidráulicas pueden crear un espacio acogedor y cómodo en el cual nos quisiéramos relajar y pasar un día de festejo en familia. El ambiente se convierte en uno agradable y hasta artístico, pues estos colores y patrones resaltan una belleza única que nos trasladan a estancias italianas o españolas. En Puerto Rico se puede apreciar este elemento en viviendas del Viejo San Juan, también en Miramar, San Germán, Mayagüez y en muchos otros pueblos, especialmente en residencias que se encuentren localizadas en el centro del pueblo. Para poder apreciar esta belleza, debemos echarle el ojo a viviendas de época. Mientras camines las calles de tu pueblo, recuerda fijarte en los balcones y sus suelos, pues aquí también podrás encontrar losas criollas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo