El doble filo de los donativos anónimos a las campañas

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez

Aunque hay campañas políticas que se nutren mayormente de aportaciones pequeñas que son registradas como donativos anónimos, esto se presta para que, bajo esa clasificación, se incluyan ingresos de origen dudoso. Así opinaron expertos consultados con Metro.

El secretario de Comunicaciones del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Calixto Negrón Aponte, indicó que en los partidos de mayoría hay casos en los que “podría darse que, en efecto, se estén escondiendo donativos ilegales en el zafacón de los donativos anónimos”.

Pero para Negrón Aponte eliminar la posibilidad del donativo anónimo no es justo, pues esta aportación pequeña es la que logran los partidos de minoría que no cuentan con el apoyo económico de los grandes intereses.

“En los partidos minoritarios, por lo regular, los donativos son modestos. Por el hecho de que los partidos grandes hacen aportaciones que traspasan los límites permitidos y que los disfrazan en los anónimos no se puede llegar a la conclusión de que todos son una farsa y entonces prohibirlos porque afectan a los que son pequeños”, precisó el secretario, quien mantuvo la postura del partido de que se elimine toda aportación  privada de las campañas.

De acuerdo con el excomisionado electoral del Partido Nuevo Progresista (PNP) es usual que los candidatos de pueblos pequeños alleguen fondos a sus campañas a través de actividades, por lo que se registran como anónimos.

“Esto es bastante común en los candidatos a legisladores y alcaldes de pueblos pequeños porque muchas veces se hacen en rifas, almuerzos y bingos. Pero la ley debe contemplar la oportunidad de que, si usted va a donar, que sea con ATH o tarjeta de crédito”, expuso Mundo, quien reiteró que “debe haber un instrumento corroborable, ya sea tarjetas de crédito, visa o cheque”.

Por su parte, el licenciado  Eddie López apuntó que hay donantes que prefieren mantenerse en el anonimato porque contribuyen a todos los partidos, pero enfatizó que los que donan a las campañas políticas lo hacen porque quieren algo a cambio. 

“La persona que dona porque le encanta el partido y tú le interesas como candidato… Ya esos tiempos pasaron. Aquí la mayoría de la gente está buscando un empleo para el nene como mínimo o un contrato. Eso es así”, expuso el analista político, al tiempo que dijo que la parte que hay que fiscalizar es “qué pasa después de la donación”.

También expuso que, en ocasiones, se hacen eventos en los que se registran aportaciones menores a los $200, por lo que no es necesario registrar la fuente del ingreso.Sin embargo, “muchas veces los partidos los ponen todos de 199.99 y ya eso llama la atención”.

Ante esto, López sugiere que se levanten los nombres de todos los donantes sin importar el monto. “Yo creo que, independientemente de que sea cash que tengas que identificar la persona por cualquier cantidad, le crea un problema de logística a los partidos, pero tendrás en blanco y negro quién donó a quién”, concluyó.

Los donativos anónimos en las campañas han cobrado notoriedad luego de que el exrecaudador del Partido Popular Democrático (PPD) Anaudi Hernández detallara que hacía uso de este mecanismo durante su testimonio en el caso que lleva el Tribunal federal por un esquema de corrupción pública. Este caso continúa hoy.

Según datos de la Oficina del Contralor Electoral (OCE), un 42 % de los donativos recibidos por la senadora María Teresa “Maritere” González, a quien Hernández mencionó en su testimonio, fueron anónimos.
 

Loading...
Revisa el siguiente artículo