Marchan en reclamo de la independencia

Marchan en reclamo de la independencia

Centenares de puertorriqueños marcharon hoy con diversas pancartas por la arteria principal del sector turístico del Condado en reclamo de la independencia de Puerto Rico, próximo a cumplirse 116 años de haber sido invadido por Estados Unidos y en víspera que el caso se discuta nuevamente en las Naciones Unidas.

La Mesa de Diálogo, que también pidió la liberación de los prisioneros políticos puertorriqueños, destacó que la economía del país se encuentra asediada por las megatiendas de EEUU literalmente han acabado con el comercio nativo.

“Nuestros trabajadores y trabajadoras se encuentran hoy en la calle luchando por su derecho a un salario digno y a un merecido retiro, pero el gobierno colonial no tiene los poderes ni la valentía de tomar decisiones que permitan renegociar y reestructurar la deuda pública”, argumentaron.

La manifestación, que partió del Puente Dos Hermanos en la entrada de la isleta de San Juan y culminó en el Parque del Indio, en la avenida Ashford, donde reclamaron mediante una proclama el derecho de Puerto Rico a la independencia.

“El colonialismo, la corrupción y la dependencia extrema han llevado a nuestro país a un colapso económico y a una profunda crisis social. ¿Qué país puede enfrentar sus dificultades económicas cuando su mal llamada Constitución establece que de no haber fondos suficientes primero hay que garantizar el pago a los prestamistas de Wall Street?”, denunciaron.

La protesta convocada por varias organizaciones integrantes de la Mesa de Diálogo se detuvo en la Ventana al Mar, donde se denunció a través de un altavoz la situación colonial a que Washington tiene sometido a los puertorriqueños desde 1898, cuando invadió y ocupó militarmente este país del Caribe, desde 1952 un Estado Libre Asociado (ELA).

Entre los reclamos que hicieron los manifestantes es que el proceso de libre determinación lo inicie el pueblo de Puerto Rico actuando como soberano, al amparo del Derecho Internacional y que como condición previa al proceso, se liberen los presos políticos puertorriqueños Oscar López Rivera, Norberto González Claudio y cualquier otro que exista al momento.

Uno de los portavoces de la Mesa de Diálogo, Héctor Pesquera Sevillano, expresó a la agencia Inter News Service (INS) que la razón de realizar la protesta en esa zona es para llevar el mensaje a los turistas estadounidenses, para que conozcan la realidad de Puerto Rico y la forma en que Estados Unidos le impide ejercer su derecho a la autodeterminación y la independencia.

En un documento firmado por las organizaciones participantes, se estableció que “frente al colapso colonialista, la propuesta independentista” al sostener que la primera medida económica impuesta por Estados Unidos al invadir la isla fue devaluar en 60 por ciento la moneda nacional puertorriqueña, “lo que provocó la ruina de miles de familias”.

“Desde entonces Estados Unidos ha organizado la economía colonial a beneficio de sus intereses, siendo la mas reciente medida la devaluación de los bonos a nivel chatarra, para de esta manera justificar un aumento en los intereses y un mayor rendimiento de su inversión”, se dijo en la proclama.

Al aprobarse el ELA, tras el levantamiento armado del Partido Nacionalista, en la constitución se estableció que cuando no basten los recursos económicos para cubrir las asignaciones aprobadas se procederá en primer término, al pago de intereses y amortización de la deuda pública, y luego se harán los demás desembolsos de acuerdo con la norma de prioridades que se establezca por ley, por lo que se privilegia el pago a los bonistas y relega a un segundo plano las necesidades del país.

“Una constitución así, no le es útil al pueblo de Puerto Rico, no nos sirve; es una constitución colonial, una constitución chatarra”, expresaron el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, el Frente Socialista, el Partido Revolucionario de Trabajadores Puertorriqueños-Macheteros, la Coordinadora Caribeña y Latinoamericana de Puerto Rico, La Nueva Escuela, Colectivo Resistencia, Partido Nacionalista de Puerto Rico, Movimiento Nin Negron y la Juventud Hostosiana.

Destacaron que al momento de la invasión, la tasa de participación en la fuerza laboral alcanzaba el 85% de las personas aptas para trabajar, la que se ha reducido hoy día a menos del 40%, aparte de que se ha liquidado “nuestra amplia y diversa actividad agrícola de entonces, para someterla al monocultivo de caña de azúcar, para finalmente abandonar su siembra por lo que en la actualidad es prácticamente inexistente.

Esto ha llevado, según la Mesa de Diálogo, a que en la actualidad el 85 por ciento de los alimentos que consumen los puertorriqueños tienen que ser comprados en el exterior, lo que ha convertido a Puerto Rico en un mercado cautivo de Estados Unidos.

Las organizaciones alegaron que de forma sistemática, Estados Unidos ha conducido a Puerto Rico a una dependencia extrema y a la emigración de más de la mitad de los ocho millones de puertorriqueños y puertorriqueñas que habitan el planeta.

“El 48 por ciento de la población sobrevive bajo los índices de pobreza, según cifras oficiales; el desempleo supera el 15 por ciento y somos uno de los países con mayor desigualdad social en el mundo. La deserción escolar sobrepasa el 40 por ciento y la tasa de asesinatos es de 30 por cada 100,000 habitantes, una de las más altas del mundo”, detalló el documento.

Según la Mesa de Diálogo, la transferencia de fondos federales para asistencia social y otros servicios esenciales ha servido para evitar una explosión social, paliativo que le cuesta al contribuyente estadounidense sobre 5,000 millones de dólares anuales.

De otra parte, expresaron, las corporaciones y grandes cadenas de Estados Unidos se llevan de Puerto Rico 35,000 millones de dólares anuales, dinero que engrosa las arcas de estas multinacionales.

Vea también estas notas:

Loading...
Revisa el siguiente artículo