Se agrava el costo de vida en la isla tras el paso de María

Boricuas no encuentran como más estirar el peso ante el aumento en los productos de primera necesidad

Por Lyanne Meléndez García
517010420
Se agrava el costo de vida en la isla tras el paso de María

Si bien la situación económica en Puerto Rico era difícil hace un par de meses, la huella que dejó el huracán María se ha dejado sentir -sin distinción de clases sociales- en los bolsillos de los ciudadanos, quienes enfrentan la falta de servicios básicos y muchos encaran el desempleo.

Aunque han pasado más de 40 días desde que el huracán María devastó Puerto Rico, para muchos las filas, los estantes vacíos en algunos supermercados y la dificultad de conseguir agua, hielo, gasolina, efectivo y artículos de primera necesidad, dan la sensación de que el huracán hubiese pasado ayer.

En todo este panorama, las situaciones económicas de los puertorriqueños están lejos de sentir un alivio, ya que la falta de servicio de energía eléctrica y en algunos sectores de agua, ha provocado que las personas tengan que salir diariamente a la calle a gastar el poco dinero que tienen.

Aquellos a quienes les falta el servicio de luz tienen que buscar en restaurantes y establecimientos las tres comidas diarias y agua, además de los gastos ordinarios. Rosa María Cortés Molina, quien vive en las Parcelas Falú, relató a Metro que sus gastos diarios se han acrecentado drásticamente. “Gasto muchísimo, todo está carísimo. Pero creo que nosotros no estamos tan mal gracias a Dios que nos guardó, mi casa era de madera y aguantó”, expresó la sanjuanera quien bromeó con su situación económica. “Estoy hasta comprando billetes a ver si me pego”, dijo a Metro. Sostuvo que en medio de la situación de emergencia ha utilizado su estufa de gas para hacer comidas a sus vecinos ante la falta de servicio de energía eléctrica en su comunidad.

Mientras, Ramona Apolinaris Ríos, destacó que encuentra más caras los insumos en las localidades, especialmente los artículos que más se necesitan en momentos de emergencia como lo son insecticida, baterías y velas.

“He tenido que gastar más. Antes era regular, pero ahora se gasta más. Las cosas están más caras y algunas cosas no se consiguen”, puntualizó Apolinaris Ríos.

Por otro lado, hay otro grupo de puertorriqueños que tiene el poder adquisitivo para comprar un generador. Sin embargo, esto representa costos adicionales en combustible, aceite y mantenimiento, lo que afecta sus condiciones económicas.

“Hay un aumento en el costo de vida… Hay sectores que se benefician como la construcción, gasolineras, gas, ferreterías, supermercados, distribuidores de plantas eléctricas, pero cuando uno mira la economía en el macro, en su conjunto, está por debajo de lo que estaba antes del huracán”, dijo a Metro el economista José Caraballo Cueto.

Sin poder usar el poco dinero que tienen

Otra situación complicada que viven los boricuas es que ante la falta de energía eléctrica o de sistema de comunicaciones, un número considerable de comercios dejó de aceptar tarjetas. Esto provocó filas en los cajeros automáticos de hasta ocho horas en los primeros días, que aunque han disminuido, los ciudadanos continúan buscando efectivo en vista de que hay comercios que todavía no aceptan tarjetas.

Para Rosemarie Quarles, residente de Río Piedras, esta situación ha representado un grave problema debido a que recibe el Programa de Asistencia Nutricional (PAN), sistema que solo permite sacar cierta cantidad en efectivo y el resto debe ser comprado en comida. “Yo recibo cupones y aunque reciba cupones el sistema en muchas tiendas no me deja comprar. Es difícil porque teniendo ese dinero no lo podía utilizar”, relató Quarles al señalar que se ha ido normalizando poco a poco. Contó que en algunas farmacias aún tiene problemas para pasar la tarjeta de la familia, así como algunos colmados.

Aumenta el costo operacional

“Las cosas están caras, un galón de agua por ahí está a $1.75”, expresó Jesús Manuel Ríos, al destacar que antes del huracán estaba económicamente mejor y gastaba menos que los días que ha vivido tras el fenómeno atmosférico.

La situación tras el huracán ha obligado que muchos comercios aumenten los costos lo que representa un consumo adicional para los ciudadanos. ¿Por qué? Según el economista, en la inflación uno de los factores que incide es el precio de la energía y a medida que no haya energía eléctrica aumentan los precios. “Hace poco estaba bajando la inflación porque estaba bajando el combustible, pero como ahora ha habido una crisis con el diésel aumenta el costo de transportación y de los generadores y mantener esos generadores”, expuso el experto en Economía. Otro aspecto que incide en el costo de vida es la escasez de abastos en Puerto Rico. “Si hay poca oferta y mucha demanda aumentan los precios”, abundó Caraballo Cueto.

Monserrate Contreras, residente de Caimito, sale cuatro días a la semana a vender billetes la lotería tradicional en el casco de Río Piedras. La vendedora de 80 años contó a Metro que hay pocas tiendas en funcionamiento en el Paseo de Diego. Algunas funcionan a medias, de hecho, otras ponen una cinta en la entrada y preguntan a los clientes qué artículos desean. “Ya esto no es el Río Piedras de antes”, manifestó Contreras.

Por su parte, el propietario de uno de los locales, Ernesto Sánchez, detalló que “estamos a media asta, tenemos tres locales y estamos con un solo local”. Precisó que aunque se venden los artículos de primera necesidad, hay un freno en ventas de telas. “Aquí estamos sobreviviendo”, declaró Sánchez.

Podría aumentar precio de gasolina

A pesar de que el sector de la gasolina tiene una amplia demanda en estos momentos, la industria se ha visto afectada adversamente ante la congelación del margen de ganancias.

Así lo estableció el presidente de la Asociación de Detallistas de Gasolina, Luis Sepúlveda, quien señaló que solicitan que quiten la congelación del margen pues es oneroso para los propietarios de las estaciones. Explicó que el costo operacional con energía eléctrica es de 21 centavos kilovatio/hora, pero con generador es de .95 centavos a un dólar.

“Esto causa un impacto negativo grande a los detallistas. Lo que estamos pidiendo es que lo quiten y esto va a tener un ligero aumento en la gasolina, pero es un alivio a los que están operando”, expuso Sepúlveda al añadir que hubo daños significativos en muchas estaciones lo que también afectó la industria.

Miles se van del país

Miles de personas se han ido del país, entre ellos, un total de 14,000 estudiantes de las escuelas del país, lo que evidencia que quienes se van son la fuerza trabajadora y dejan en la isla a las personas de la tercera edad.

Este escenario se complica cuando miembros de la Junta de Control Fiscal estimaron que hasta un 15 % de la población total de Puerto Rico saldría del país antes del 31 de diciembre.

El economista Caraballo Cueto sostuvo que “tiene un efecto negativo la migración sobre la economía porque se pierden consumidores, personas para alquilar casas, contribuyentes”.

“Esa migración en corto y mediano plazo tiene un efecto negativo sobre la economía y podría tenerlo a largo plazo si no se toman medidas de desarrollo económico”, explicó el experto al mencionar como ejemplo eliminación de las leyes de cabotaje e incentivar las exportaciones, en busca de atraer a las personas que se fueron.

“Si no queremos seguir perdiendo personas, hay que concentrarse en un modelo de desarrollo económico a largo plazo”, propuso.

Ejemplo de gastos de familia de cuatro:

Gastos Arte: Javier Ruiz
Loading...
Revisa el siguiente artículo