Gobernadora no es víctima

Lee la opinión de Lilly Rivera.

Por Lilly Rivera, Periodista y especialista en Educación para la Salud Pública

Usted no es víctima de algo, usted decidió ocupar, ganarse la vida -ya va por la mitad de sus años en posiciones políticas- (de confianza en el gobierno) viendo, aceptando y actuando como le han pedido o como ha optado o sea conoce muy bien los personajes de la política y sus roles, usted decidió ser la candidata a la gobernación vs dedicarse a gobernar un país que le entregaron en bandeja de plata quienes sacaron al pasado gobernador. Nadie la obligó a lanzarse como candidata a la gobernación, nadie. Era menester capitanear el barco y no ocurrió. Se necesitaba a alguien que aguantara el golpe y pusiera orden. Precisaba estabilizar el país no otro candidato político en Fortaleza.

Víctima es cada puertorriqueño sin hogar seguro, sin empleo, o con empleo mal pago. Víctima es cada niño abusado y sin resolverse su caso o desconocerse. Víctima es cada mujer u hombre maltratado, agredido sexualmente y con su agresor o asesino impune. Víctima es cada humano hambriento, sin acceso equitativo a servicios médicos, tratamientos o medicinas de calidad. Víctimas son los estudiantes y profesores con un sistema público de enseñanza frágil. Víctima es cada puertorriqueño que esperó largo tiempo o aún espera resolver su “punto controvertible” en el desempleo. Víctima es cada profesional capacitado que le roban la oportunidad de un taller de trabajo para dárselo porque sí a hijos, amantes, cónyuges, compadres o amigos cercanos de gente conectada en el gobierno. Víctima es la mayoría de la gente que a diario oye palabras bonitas desde el gobierno pero ve cómo funcionarios electos actúan para adelantar intereses propios o de amigos y no el bien público. Víctima es todo aquel que sigue las normas y es burlado o castigado constantemente con acciones del gobierno faltas de juicio y contrarias al orden. Víctima es una sociedad cuyos líderes actúan al margen de estudios científicos rigurosos y actualizados al atender los serios problemas de salud pública o economía, establecer y ejecutar políticas públicas a tono con la actualidad y particularidades de las poblaciones y situación económica del país. Las víctimas no escogen ser víctimas. En cambio los gobernantes pueden escoger dirigir un país para beneficio de la gente o jugar a la política, perdiendo el norte de una gobernanza sensible y efectiva. Usted no es víctima, usted es la Gobernadora.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo