Coronavirus

Enero destroza el récord de muertes por COVID-19 en toda la pandemia

Los fallecimientos en el primer mes del 2022 podrían acercarse a 600, rebasando la cifra de 445 que se registró en diciembre de 2020

La sobreconfianza de la población y el gobierno ante la reducción de los indicadores estadísticos, así como la percepción de que la variante Ómicron producía efectos no mucho peores que los de un “catarro”, tuvieron como resultado un mes de enero que se convirtió en el primero en toda la pandemia en que Puerto Rico supera las 500 muertes por COVID-19 y, probablemente, cerrará con un saldo cercano a los 600 fallecimientos.

“Creo que lo primero que pasó es que nos confiamos porque los números estaban bajando de una manera tan alentadora y estábamos tan cansados ya de esto que se nos hacía fácil olvidarnos que todavía no se había acabado (la pandemia)”, resumió la ex epidemióloga del Estado Ángeles Rodríguez.

Al 8 de diciembre pasado, en Puerto Rico apenas se detectaban unos 130 contagios diarios de COVID-19, mientras la tasa de positividad basada en pruebas moleculares se ubicaba en 2%. Sin embargo, la entrada de la altamente transmisible variante Ómicron, identificada inicialmente en el país en una muestra tomada el 26 de noviembre, junto con las aglomeraciones típicas de las celebraciones navideñas, se encargaron de alterar el panorama en un abrir y cerrar de ojos.

Así las cosas, ya para la primera semana de enero la tasa de positividad había rebasado el 39%, mientras que el promedio de casos diarios excedía los 10,500, cifra que era casi 10 veces más elevada que el récord previo.

Fue precisamente en la primera semana de enero que los fallecimientos relacionados al COVID-19 comenzaron a dispararse, según se acumularon las infecciones en las poblaciones más vulnerables, como los adultos mayores. En diciembre, pese a que culminó con más de 128,000 contagios –casi todos en la segunda mitad del mes–, solo se registraron 49 muertes.

Enero, no obstante, ha sido una historia distinta, habiéndose registrado 10 o más muertes en cada día desde el 3 de enero, con la excepción del 28 y 29 del mes, cuyos datos aún están incompletos. En total, hasta el sábado, el Departamento de Salud había informado de 535 muertes atribuidas al COVID-19 en el primer mes del año, con picos de 32 fallecimientos registrados los días 15 y 21 de enero, cantidad récord en toda la pandemia.

De los 535 decesos, 396 (74%) ocurrieron en personas de 70 años en adelante, de acuerdo con el tablero digital de Salud.

“Yo creo que se juntaron el hambre y la necesidad. Las personas estaban confiadas porque los números estaban bajando. Cuando empiezan a subir con un virus que tiene una transmisibilidad tan alta, pero se dice que no tiene complejidad ni severidad, que es como un catarro, la gente siguió descuidada, diciendo ‘que me infecte porque no me va a pasar nada’. Una de las cosas que quizás se puedan presentar en el futuro son complicaciones para las personas que se infectaron”, advirtió Rodríguez, al señalar que se conoce de personas que sufren el llamado ‘COVID prolongado’ tanto en casos que exhibieron síntomas severos como leves, e incluso en quienes fueron asintomáticos.

“Hemos pagado las consecuencias de habernos confiado, de no haber respondido al llamado de la tercera vacuna, que los datos de que protege contra muerte y severidad son clarísimos. Las personas que no se han puesto la tercera dosis están jugando la ruleta rusa”, añadió la experta.

De acuerdo con los datos de la Coalición Científica, apenas el 50.5% de las casi 2.2 millones de personas elegibles a recibir la dosis de refuerzo se la ha administrado.

Previo a este mes, diciembre y noviembre de 2020, con 445 y 346 muertes, respectivamente, habían sido los meses más letales desde el comienzo de la pandemia. En ese entonces, el esfuerzo de vacunación no había empezado para la inmensa mayoría de la población.

En el 2021, en tanto, fue agosto el mes más mortífero, con 313 muertes a consecuencia del repunte provocado por la variante Delta.

“Es muy posible que otro factor que haya contribuido, y presumo que análisis posteriores de los datos de las muertes podrán decir si eso es cierto, es que probablemente la cepa Ómicron contribuye a descontrolar otras comorbilidades, porque hay mucho paciente que fue hospitalizado y dio positivo a COVID pero fue hospitalizado por otra causa. Eso sugiere la probabilidad de que esta variante en particular descontrole otras condiciones, como podrían ser la diabetes, la presión o problemas renales”, añadió la epidemióloga.

¿Flexibilización precipitada?

Una mirada a las gráficas de contagios, hospitalizaciones y fallecimientos revela que en Puerto Rico, como en otras partes del mundo, ocurren repuntes del COVID-19 entre cada tres a cuatro meses, propulsados por la aparición de nuevas variantes. Entre abril y mayo de 2021, por ejemplo, la variante Alfa predominó en Puerto Rico, mientras que la ola de fallecimientos entre agosto y septiembre del mismo año fue producto de la transmisión de Delta.

Si bien en la segunda mitad de enero los contagios se han reducido de manera sostenida, llegando a detectarse menos de 2,000 diarios, y al presente la tasa de positividad ha descendido a un 20.7%, Rodríguez considera que el gobernador Pedro Pierluisi se precipitó al liberar restricciones en la orden ejecutiva que cobra vigencia el miércoles.

Entre otras medidas, el decreto dejó a un lado la Ley Seca entre 12:00 a.m. y 5:00 a.m., aumentó de 50% a 75% el aforo autorizado en restaurantes en interiores, y eliminó restricciones de capacidad en sus similares al aire libre.

“En más de una ocasión se liberaron las restricciones de manera prematura, y es posible que vaya a ocurrir ahora. Creo que con una positividad de más de 20% no estamos en momento de liberar las restricciones, sino de vigilar por un tiempito más cómo va la cosa. Pero ya las decisiones se tomaron donde se toman y veremos qué ocurre. Esperemos que esto siga bajando”, alertó Rodríguez. La Coalición Científica establece una tasa de positividad de 3% o menos como indicador de que la transmisión del virus se encuentra bajo control.

“Yo creo que debemos tratar de protegernos hasta que esto evidentemente termine, si termina. Este virus, especialmente esta cepa, al reproducirse tan rápido puede variar y traer consecuencias severas”, puntualizó la doctora.

Fallecimientos registrados desde el inicio de la pandemia:

 

Marzo 2020:               23
Abril 2020:                 83
Mayo 2020:                38
Junio 2020:                 16
Julio 2020:                 103
Agosto 2020:              211
Septiembre 2020:       41
Octubre 2020:            176
Noviembre 2020:       346
Diciembre 2020:        445
Enero 2021:                257
Febrero 2021:             131
Marzo 2021:               68
Abril 2021:                 198
Mayo 2021:                186
Junio 2021:                 37
Julio 2021:                 32
Agosto 2021:              313
Septiembre 2021:       268
Octubre 2021:            71
Noviembre 2021:       27
Diciembre 2021:        49
Enero 2022:                535

Total: 3,854

Tags

Lo Último

Te recomendamos