Pandemia de COVID-19 eleva muertes por alcohol a su máximo en dos décadas

El mayor consumo de bebidas alcohólicas que hubo durante la emergencia sanitaria también se asocia con enfermedades cardiacas y cáncer.

Por Miguel Velázquez

Durante el año 2020, marcado por la pandemia de COVID-19, las muertes por ingerir alcohol aumentaron cerca del 19 % en Reino Unido, comparado con el año anterior, de acuerdo con las cifras publicadas por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS). En total, en 2020 se registraron en el Reino Unido 8,ß974 muertes por abuso de alcohol. Se trata del mayor aumento en un solo año desde que la ONS comenzó a recopilar estos datos en 2001.

Al igual que en años anteriores, hubo importantes diferencias en las estadísticas; por ejemplo, en cuanto a género, murieron el doble de hombres que de mujeres como consecuencia del alcohol. Por otro lado, el mayor número de muertes por alcohol se registró en Escocia e Irlanda del Norte.

“Se necesitará algún tiempo para comprender plenamente por qué se ha producido un aumento tan significativo de las muertes por alcohol en 2020. Pero estas estadísticas son preocupantes, sobre todo teniendo en cuenta lo que sabemos actualmente sobre cómo la pandemia ha cambiado nuestra relación con el alcohol”, comentó al respecto Ian Hamilton, profesor asociado de Adicciones de la Universidad de York y autor de una investigación al respecto.

19 %

aumentaron las muertes por ingerir alcohol en Reino Unido en 2020 comparado con el año anterior, de acuerdo con las cifras publicadas por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS). Se trata del mayor aumento en un solo año desde que la ONS comenzó a recopilar estos datos en 2001.

“La pandemia, y los cierres asociados, hicieron que la relación de muchas personas con el alcohol cambiara. Aunque las ventas generales cayeron durante 2020 debido a los cierres de pubs y restaurantes, hubo un aumento significativo de las ventas de alcohol en los supermercados. Y aunque algunas personas pueden haber bebido lo mismo o menos de lo que normalmente habrían bebido, los informes de Public Health England muestran un aumento de casi el 59 % en las personas que dijeron que estaban bebiendo en niveles de mayor riesgo: alrededor de 50 unidades de alcohol a la semana para los hombres, y 35 unidades para las mujeres”, explica el profesor Hamilton, al recordar que estos niveles de consumo están relacionados con una serie de afecciones, como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la insuficiencia hepática.

Además, muchas personas empezaron a beber formas fuertes de alcohol (como vinos o licores) durante la pandemia. “Esto es preocupante, ya que también están relacionadas con un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud como el cáncer, las enfermedades coronarias y la dependencia psicológica”, comentó Hamilton en el artículo publicado en el sitio especializado The Conversation.

Existen muchas razones complejas por las que la pandemia pudo haber cambiado la relación con el alcohol. Algunos atribuyen el aumento del consumo de alcohol a experiencias como soledad, depresión y ansiedad.

Es por eso que la tendencia en el aumento de las muertes relacionadas con el alcohol demuestra la necesidad urgente de invertir no sólo en el tratamiento, sino también en las causas profundas que originana los problemas de alcohol, como la salud mental.

3 preguntas a… Ian Hamilton

Profesor asociado de Adicciones de la Universidad de York, Reino Unido

Ian Hamilton Ian Hamilton, profesor asociado de Adicciones de la Universidad de York, Reino Unido. / Suministrada

¿Cómo cambió la relación de la gente con las bebidas alcohólicas durante la pandemia?

—Durante esta pandemia han surgido dos grupos de personas en relación con el consumo de alcohol. El primer grupo ha reducido su consumo de alcohol. Sin embargo, el segundo grupo, que ya bebía a niveles peligrosos antes de la pandemia, ha aumentado su consumo.

Creo que el hecho de que la gente trabaje desde casa en lugar de tener que ir al trabajo ha facilitado en parte el exceso de consumo de alcohol. Ha sido más fácil y menos detectable beber mientras se trabaja en casa en comparación con estar en una oficina u otro lugar de trabajo.

¿Cree que los resultados expuestos en su artículo pueden aplicarse a otras regiones del mundo?

—Creo que las pautas de consumo de alcohol que hemos observado en el Reino Unido probablemente se hayan reproducido en toda Europa y en el mundo occidental en general. Los factores que impulsan el aumento del consumo de alcohol son universales, como el aumento de la ansiedad, los problemas financieros, la muerte de un amigo o familiar cercano y la incertidumbre general sobre el futuro.

¿Qué consecuencias puede traer esta situación a mediano y largo plazo?

—Ya vemos las consecuencias del aumento, con cifras récord de muertes como consecuencia directa del consumo de altos niveles de alcohol. Pero no se trata sólo de muertes, sino del aumento de los que se vuelven psicológica y físicamente dependientes, además del mayor riesgo de desarrollar problemas de salud como el cáncer, la cirrosis y las enfermedades coronarias. Esto supondrá una importante presión sobre los hospitales y otros servicios que ya están al límite debido a la pandemia del coronavirus.

Loading...
Revisa el siguiente artículo