Quiquito dijo advirtió a legisladores sobre Santamaría: “Algunos escucharon y otros no”

Oscar Santamaría era una figura de mucho poder y contratos con la legislatura del PNP. Incluso, el expresidente cameral, Johnny Méndez lo designó como su representante a sensitivas organizaciones.

Por Aiola Virella

El representante novoprogresista, José Enrique “Quiquito” Meléndez, dejó sin efecto un contrato de asesoría con Oscar Santamaría luego de conocer de una investigación sobre sus negocios de recogido de basura en Cida en el año 2014. En ese momento dijo que advirtió a otros representantes sobre el abogado que tenían como asesor, pero no todos le escucharon.

“Sí, Oscar Santamaria en el 2013-2014 tuvo un contrato conmigo, estaba comenzando su corporación de basura allá en el municipio de Cidra. Durante ese período yo le hice unas advertencias a él de ‘cuidado con esto’. Un día me entregan unos subpoenas por unas investigaciones de Justicia allá en Cidra. Yo llamé a Oscar y le dije ‘te lo dije’. Me dijo que era una bobería. Rompimos relaciones. De ahí para abajo no tuvimos relación. Advertí a mis compañeros legisladores. Algunos me escucharon y otros no”, dijo Meléndez en entrevista con Metro.

Santamaría tuvo contratos con los representantes novoprogresistas Pichy Torres Zamora y María Milagros Charbonier, entre otros.

Ahora, Santamaría está acusado a nivel federal por un esquema de corrupción con municipios. El alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez Otero, está acusado por el mismo esquema y Meléndez está en la coyuntura de decidir si aspira a la alcaldía de Guaynabo.

“A la administración municipal hay que inyectarle transparencia, que todo el mundo que quiera participar de un proceso pueda hacerlo en igualdad de condiciones. Tu puedes cumplir con una publicación mínima de un proceso un RFP o una subasta, pero una cosa es que tengas la oportunidad de solicitar y otra la posibilidad de competir en buena lid”, expuso el representante novoprogresista sobre su visión del problema de corrupción en los municipios.

A juicio de Meléndez no es un problema de falta de legislación, sino de carácter y valores de los funcionarios electos. “Puerto Rico es una de las jurisdicciones donde más legislación anticorrupción hay. Yo he radicado muchísima legislación sobre eso, pero la ley es eso: un papel. Ya es hora que repensemos y miremos qué realmente está pasando por qué la gente está dándose con la misma piedra. El problema no necesariamente es la ley, es un problema social y es un problema de valores”, opinó.

Incluso, dijo que las acusaciones recientes derrumban el argumento de que hay que buscar caras nuevas, pues se trata de alcaldes jóvenes.

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo