Índice de Actividad Económica mantuvo leve tendencia positiva pese a crisis por la pandemia

Durante septiembre de 2021, dos de los cuatro componentes del IAE-BDE —el empleo asalariado no agrícola y las ventas de cemento— aumentaron en 0.01% y 0.8%, respectivamente

Por Metro Puerto Rico

El presidente del Banco de Desarrollo Económico para Puerto Rico (BDE), Luis Alemañy González, publicó hoy por medio del Centro de Estudios Económicos los datos relacionados al Índice de Actividad Económica (IAE) para septiembre de 2021, que alcanzó un nivel máximo de 120.3 puntos, hecho que representa un aumento interanual de 2.7 por ciento.

Señaló que “este es el séptimo incremento interanual luego de doce reducciones consecutivas. Si se compara contra el mes anterior, la tasa de crecimiento del IAE-BDE subió 0.7%. Los resultados interanuales reflejan los efectos del cierre provocado por la pandemia en la isla”.

El funcionario reconoció que “aunque se aprecia una tendencia al alza en el índice, la actividad económica requiere que la mejoría mantenga un ritmo positivo consistente y multisectorial. También es importante tener en cuenta que, aunque los contagios por el COVID-19 comienzan a contenerse, la recuperación ha sido dispareja debido a que las cadenas de suministros no fluyen con normalidad por los brotes que persisten en diversas regiones del mundo, por la disparidad en el manejo de las medidas preventivas y la inequidad en el acceso a las vacunas. Por otro lado, se percibe grandemente el impacto de la falta de mano de obra y materia prima a nivel internacional, lo que también afecta la manufactura de bienes y la importación. Asimismo, la recuperación en la economía continúa restringida dentro de aquellos segmentos de la población que siguen siendo susceptibles al virus y sus mutaciones”.

Alemañy González destacó que la congestión en los puertos de trasbordo en Estados Unidos, las dificultades en el reclutamiento de personal, la insuficiencia de materiales para la manufactura, los incrementos en los costos de energía y la falta de espacio para almacén son algunos de los elementos que están impactando la cadena de suministros. Las actuales presiones inflacionarias también representan un reto para la recuperación económica.

Por otro lado, el funcionario explicó que los sectores en el empleo más afectados por las medidas que se implementaron para controlar el virus —servicios en recreación y alojamiento, educativos y de salud, entre otros— les falta aún camino por recorrer para alcanzar los niveles que presentaban previos a la pandemia.

Te recomendamos:

Señaló que estas pérdidas de trabajadores deben absorberse por otras industrias o pudieran estarse insertando en el emprendimiento de nuevos negocios. De cualquier modo, el empleo asalariado no agrícola mostró una mejoría en septiembre, tanto a nivel mensual como interanual. La inversión en infraestructura, el apoyo al comercio impulsado por las ayudas federales, el brío que ha conseguido el sector manufacturero —atrayendo la producción de medicinas y equipo médico a zonas más cercanas a los Estados Unidos— y la paulatina reintegración a la fuerza laboral de personas desempleadas a causa del COVID-19, a su vez deberán impactar positivamente el empleo en la isla.

Las ventas de cemento siguen por encima del millón de sacos de 94 libras mensuales, el consumo de gasolina ha ido escalando según el trabajo presencial vuelve a ser la norma y la generación de energía eléctrica se mantiene estable.

El IAE-BDE se contrajo 5.0% en el 2020, para alcanzar 116.6 puntos. En el 2019 promedió 122.8 y creció 1.6%. A su vez, el promedio del IAE-BDE para el año fiscal 2021 terminó en 117.9, que se traduce en una baja de 1.7% versus el año fiscal 2020 (120.0 o -1.9%). No obstante, el promedio del índice para el periodo (enero-septiembre) fue de 119.3 puntos o un aumento de 2.7%. Similarmente, el índice subió a 119.7 o 3.7% durante el primer trimestre del año fiscal 2022 (julio-septiembre). Las comparaciones se hicieron contra los mismos meses del año pasado.

Durante septiembre de 2021, dos de los cuatro componentes del IAE-BDE —el empleo asalariado no agrícola y las ventas de cemento— aumentaron en 0.01% y 0.8%, respectivamente, mientras que el consumo de gasolina bajó 0.1% y la generación de energía eléctrica se redujo por 2.2%. Estos resultados fueron comparados contra las cifras de agosto de 2021.

 Cuando se comparan contra el mismo mes del año anterior (septiembre de 2020), aumentaron el empleo asalariado no agrícola en 3.3%, el consumo de gasolina por 0.6% y la generación de energía eléctrica en 1.3%, mientras que el componente restante decreció: las ventas de cemento (-11.4%).

Loading...
Revisa el siguiente artículo