¿Qué pasa si el carro que compré me salió un limón?

Conoce los factores que debes considerar ciones a la hora de presentar una reclamación, ya sea en el concesionario o en el DACO.

Por Johstean Miguel Santiago

En Puerto Rico resulta casi imposible llegar de un lugar a otro sin carro propio. Sin embargo, es la única jurisdicción donde no existe lo que se conoce como una “Ley Limón” para proteger a quien que compra un carro que sale defectuoso.

Tras hacer sacrificios o asumir una deuda, la persona que se topa con un carro “limón” solo tiene como opción ir al concesionario para una reparación o, en una segunda gestión, recurrir al Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), entidad que regula las prácticas engañosas de la actividad comercial.

Según el titular de la agencia, Edan Rivera Rodríguez, para reclamar el daño, el auto debe tener un defecto que impida el uso principal para el que se compró. “El defecto no debe ser conocido por el adquiriente al momento de comprar ese vehículo. El daño [deja al vehículo] impropio para el uso que se le destina o disminuye su valor, de manera que esa persona no lo hubiese adquirido de conocer ese daño”, explicó.

Es decir, requiere demostrar que el desperfecto existe antes de la venta. Además, la reclamación deber hacerse en un plazo de seis meses tras identificar el daño. Sin embargo, antes de llegar al DACO se debe dar una oportunidad al concesionario para arreglar el problema.

Antes de radicar una querella, el ciudadano debe evaluar la magnitud del defecto. “No porque no le funcionó una bombilla significa que devuelvas el vehículo. Daños menores no pueden provocar la resolución del contrato, que es el remedio más drástico, pero [sí] una compensación por la disminución de valor que produzca ese daño”, abundó el jefe de agencia.

A diferencia de prácticamente todos los estados de Estados Unidos, Puerto Rico no tiene una medida o “Ley Limón” para subsanar este problema. En el 2007, se aprobó una legislación con ese concepto en ambas cámaras legislativas, pero el entonces gobernador Aníbal Acevedo Vilá vetó la pieza.

Para Rivera Rodríguez, una medida similar no es necesaria, ya que muchos estados tampoco cuentan con una agencia como el DACO, lo que ahorra tiempo y dinero en tribunales.

Otro elemento a considerar es que solo se puede hacer una reclamación si adquiriste el carro mediante un concesionario. No existen protecciones para transacciones entre individuos.

Oriéntate con un mecánico

En un país donde transitar las carreteras puede resultar en una aventura extrema, probablemente  tenga dudas sobre el origen de los problemas de su nuevo vehículo de motor.

Es por ello que no puede faltar la orientación de un profesional, siempre impecable, y con comunicación clara y concisa, afirmó Julio Bonilla Meléndez, presidente del Colegio de Técnicos y Mecánicos.

“Es importante que la persona le explique con lujo de detalle las fallas del vehículo. El técnico está llamado hacer todo eso para que, cuando tome el vehículo en el taller, tenga una radiografía del problema”, dijo Bonilla Meléndez,   quien insistió en que un técnico licenciado y colegiado debe hacer la inspección.

“Los técnicos tienen la experiencia para conocer cuáles son los daños en las distintas coyunturas. Hay máquinas que miden las vibraciones. Si el vehículo sale con una pieza defectuosa o dañada, o si es que tiene problemas de desgate prematura, pues hay que evaluarlo”, añadió.

Loading...
Revisa el siguiente artículo