Análisis que cuestiona pertinencia de la UPR Utuado alude a merma en matrícula y bajo desempeño académico

El informe fue comisionado por la Junta de Gobierno de la UPR a Bluhaus Capital, una firma de consultoría financiera

Por Manuel Guillama Capella

El informe sometido a la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR) que alerta sobre la precariedad del futuro del recinto de Utuado destaca que el campus recibe un presupuesto que no guarda proporción con el dramático declive de su matrícula estudiantil, cuenta con programas con hasta un solo estudiante matriculado y que algunos indicadores de excelencia académica –como las tasas de retención y graduación– son más comparables con los de instituciones privadas de educación superior que con el resto de las unidades del sistema público.

Los datos fueron revelados el miércoles por el senador independiente José Vargas Vidot, tras recibir la respuesta a un requerimiento de información a la Junta de Gobierno de la UPR. El informe relacionado con la UPR Utuado fue presentado al ente rector por Alberto Toro Casellas, director de Bluhaus Capital, compañía que mantiene un contrato de $900,000 con la Junta de Gobierno para consultoría financiera.

La UPR Utuado ha visto su matrícula reducirse de 1,155 estudiantes en el año fiscal 2018 a 453 para el presente año fiscal 2022, una merma de 61% que triplica el 19% que se ha observado en el mismo periodo a nivel sistémico. De acuerdo con el análisis de la firma de consultoría, al presente el campus de la montaña cuenta con una matrícula que representa el 35% de lo que sería su máxima capacidad, en contraste con el 94% que exhibe la UPR en términos globales.

Para el 2018, dicha estadística era de 54% en la UPR Utuado.

Paralelamente, el informe, elaborado en inglés, indica que la reducción presupuestaria de $2.3 millones que ha sufrido el campus, una baja de 16% desde 2018, se alinea con el recorte de 15% que ha enfrentado la UPR.

A base de esos datos, Toro Casellas concluyó que el costo promedio por estudiante de la UPR Utuado se ha disparado de $12,256 en 2018 a $26,144 –más del doble– apenas cuatro años más tarde. En ese lapso, a nivel institucional, el costo promedio se ha elevado de $13,800 a $14,566, o un 6%. Es decir, que el costo promedio en Utuado pasó de ser un 11% más bajo que el promedio a nivel sistémico a ser 79% más alto.

Actualmente, de los 17 programas académicos que se ofrecen en el recinto, siete cuentan con menos de 10 estudiantes, incluyendo dos, ‘Coaching’ y el Programa de Desarrollo Profesional, que tienen un solo alumno matriculado. Los programas de Tecnología en Procesamiento de Comida (6), Psicología y Salud Mental (5), Psicología Forense (4), Permiso Especial (3) y Pedagogía (2) también cuentan con menos de una decena de estudiantes.

En Utuado, los cinco programas de mayor demanda son Agricultura Sustentable (153), Contabilidad (56), Tecnología de la Industria Ganadera (45), Ciencias Sociales (44) y Tecnología de la Horticultura (34).

Con 25 estudiantes por programa, el panorama de la UPR Utuado contrasta con el de otros recintos. El Recinto de Ciencias Médicas –que solo ofrece programas graduados– es el segundo campus con menos estudiantes en promedio, con 34, mientras que Carolina (67) y Cayey (88) son los otros dos con menos de 100. La UPR Bayamón (206) y el Recinto de Río Piedras (156) son las instituciones con los promedios más elevados dentro de la UPR.

El tema fue abordado en una reunión del Comité de Asuntos Financieros de la Junta de Gobierno universitaria, donde, según la minuta entregada al senador Vargas Vidot, Toro Casellas dijo que la baja matrícula representaba “un aumento en costo de relación de estudiante-profesor, pues a estos profesores se les paga su salario completo”.

En dicha reunión, el representante estudiantil graduado en la Junta de Gobierno, Jorge Rivera Velázquez, sugirió realizar “un análisis de una reestructuración de los programas académicos y compartir recursos con otros recintos”. De la minuta también se desprende que Rivera Velázquez aludió a la importancia de que la rectoría de la UPR retome la iniciativa de alcanzar “acuerdos” con el Departamento de Agricultura.

Los estándares de calidad académicos, en tanto, también reflejan información preocupante para la UPR Utuado, de acuerdo con la presentación de Toro Casellas.

“Incluso al compararse con universidades privadas en la isla, el campus de Utuado tiene tasas de admisión más elevadas, tasas de retención más bajas y tasas de graduación más bajas”, indica el documento.

La tasa de retención –que mide el porcentaje de estudiantes que permanecen matriculados más allá de su primer año de estudios– en la UPR Utuado ha fluctuado entre 48% y 62% desde el 2018 al 2021, periodo en que a nivel sistémico se ha mantenido sobre el 82%. En cuanto a las tasas de graduación –que considera la proporción de estudiantes que se gradúa con un bachillerato dentro de los seis años desde su admisión–, se han mantenido entre 13% y 21%, versus el 51% que se alcanzó en toda la UPR en 2021.

Al compararse con las instituciones privadas para el año 2020, el 74% de retención que reflejan estas otras universidades y colegios rebasa el 60% de la UPR Utuado, al igual que ocurre con el 42% de graduación para las privadas, contra el 18% del campus utuadeño.

Para ese año, asimismo, la UPR Utuado admitió al 63% de los solicitantes, versus un 62% de las universidades privadas y el 51% del sistema UPR.

Entre las observaciones incluidas en el resumen ejecutivo, Toro Casellas planteó que la implementación de la Ley Promesa y el plan fiscal certificado por la Junta de Control Fiscal “no son responsables por el deterioro del recinto de Utuado”, al mencionar que el resto de los recintos han recibido recortes proporcionales sin sufrir una merma estudiantil tan dramática.

“La matrícula estudiantil se ha mantenido como la principal fuente de recaudos del recinto con poca diversificación con el pasar de los años. La reducción en matrícula, junto a los cambios demográficos en la región han tornado el recinto en obsoleto”, opinó también el consultor, quien advierte, en la última página de la presentación, que la UPR debe “escoger entre la supervivencia de su recinto en Utuado o poner en peligro el sistema de la UPR completo”.

De acuerdo con Toro Casellas, la Middle States Commission on Higher Education (MSCHE), que acredita los recintos de la UPR, podría encontrar cuatro causas para retirarle su aval a la UPR Utuado: la incapacidad de demostrar que “puede proveer una experiencia de aprendizaje estudiantil de calidad; su incapacidad para demostrar que puede “ejecutar las mejoras requeridas”; incapacidad para demostrar que el campus puede sostenerse “a corto o largo plazo; y la incapacidad de demostrar “cumplimiento dentro del periodo de 36 meses establecido” por políticas de la MSCHE.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

“Aunque la UPR señale que se debe a falta de estudiantes, comparen ustedes la relación del declive de los estudiantes con el recorte anual de presupuesto”, indicó, por su parte Vargas Vidot en su cuenta de Twitter tras recibir los datos. El senador describió como “tétrico” el panorama financiero de la UPR, partiendo de los déficits anuales que la institución reconoció en el requerimiento de información.

En la minuta de la reunión del 14 de septiembre no se refleja que el Comité de Asuntos Financieros haya delineado un plan para discutir la situación de la UPR Utuado.

Loading...
Revisa el siguiente artículo