Adolescente secuestrado frente a El Hipopótamo fue asesinado en medio de negociaciones sobre pago de rescate

Según el afidávit sometido junto a la denuncia, Jesús Francisco Pérez fue baleado mientras se encontraba dentro de una guagua junto a los otros rehenes

Por Manuel Guillama Capella

La declaración jurada que acompaña la denuncia contra los tres individuos acusados por el reciente secuestro que derivó en el asesinato de un joven de 16 años detalla que el adolescente, de nombre Jesús Francisco Pérez, fue baleado mientras se encontraba, junto a otros dos rehenes, dentro una guagua.

De acuerdo con el relato de una de las tres personas tomadas como rehenes, uno de los secuestradores “disparó una pistola Glock mientras la Víctima 2 hablaba por teléfono con su padre. Luego del disparo del arma por uno de los UNSUBs (sujetos desconocidos) en la guagua blanca, la Víctima 2 observó que la Víctima 3 (Francisco Pérez) había sido alcanzado por una bala o fragmento y había comenzado a sangrar”.

La declaración de Brian Clarity, agente especial del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) que sometió la denuncia al Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico, se basa en el relato del hombre de 31 años (identificado en el afidávit como Víctima 2) que fue secuestrado junto al adolescente (Víctima 3) y el dueño del restaurante El Hipopótamo, un hombre de 83 años (Víctima 1).

Te recomendamos:

Anoche, el FBI y la fiscalía federal anunciaron que Luis Cabán Nieves y Luis Aulet Maldonado se habían entregado y habían sido puestos bajo custodia luego de emitidas tres órdenes de arresto. Geofley Jomar Pérez, el tercer hombre buscado en relación con los hechos, acontecidos entre la noche del 30 y la madrugada del 31 de octubre, permanece fugitivo.

Del afidávit presentado al magistrado federal Marshal D. Morgan se desprende que las víctimas fueron secuestradas frente a El Hipopótamo en dos guaguas: una Ford blanca, propiedad del dueño del restaurante, y una Jeep Patriot anaranjada.

Aunque inicialmente Francisco Pérez y el hombre de 31 años se encontraban en la Jeep Patriot, posteriormente fueron transferidos a la Ford blanca, donde ya se encontraba el propietario de El Hipopótamo.

La Víctima 2 fue quien negoció con su padre, a través de llamadas telefónicas, el pago que se proveería a los secuestradores a cambio del rescate de las víctimas, luego de que inicialmente se le instruyera a comunicarse con un empleado de El Hipopótamo para exigirle que accediera a la caja fuerte del restaurante.

“El padre de la Víctima 2 continuó las negociaciones con los UNSUBs para dejar un pago de rescate en la vecindad del restaurante. Un rastreador con GPS fue insertado en el paquete con el dinero. El dinero de rescate fue colocado en una bolsa plástica negra y colocado afuera del restaurante cerca de las 5:45 a.m. (del 31 de octubre)”, indica la declaración jurada de Clarity.

Luego de que el dinero fuera recogido por una guagua Mitsubishi Outlander blanca, las tres víctimas fueron dejadas en una gasolinera Puma en la Carretera #1 en dirección a Caguas, cerca de las 6:05 a.m., donde posteriormente agentes del orden público encontrarían el cuerpo de Francisco Pérez.

El dinero de rescate, en tanto, fue rastreado hasta el residencial Las Margaritas, en el área de Santurce, donde las cámaras de video de un apartamento captaron a cuatro sujetos bajarse de una Mitsubishi Outlander, cargando bolsas negras, antes de entrar a una residencia.

“El pietaje de seguridad también captó a los cuatro UNSUBs salir de la misma residencia y montarse en la Mitsubishi Outlander blanca con una bolsa negra y abandonar el área”, prosigue la denuncia.

El FBI detalló que entrevistó el dueño de la residencia, quien es el padre de Aulet Maldonado, uno de los tres imputados del secuestro y asesinato de Francisco Pérez.

Según el entrevistado, Aulet Maldonado “periódicamente se queda en el apartamento del primer piso donde los agentes observaron a los cuatro UNSUBs entrar y salir en el video de seguridad”.

En una búsqueda del apartamento, los agentes federales encontraron una camisa negra de manga larga que tenía una cajetilla de cigarrillos con sabor a mentol, lo que a su vez coincide con el relato de la Víctima 2, quien indicó que el chofer de la Ford blanca había comprado un producto similar en una gasolinera durante una parada que hicieron mientras las víctimas permanecían de rehenes.

La camisa de manga larga dejada en el apartamento pertenecería a Cabán Nieves, el hombre que puede ser observado en una camisilla negra en uno de los videos difundidos por el FBI.

A Cabán Nieves, Aulet Maldonado y el fugitivo Pérez se les imputan múltiples delitos federales, incluyendo un ‘carjacking’ que resulta en muerte, secuestro que resulta en muerte, la descarga de un arma de fuego durante la comisión de un crimen violento y provocar la muerte de una persona mediante el uso de un arma de fuego.

Loading...
Revisa el siguiente artículo