Presunta víctima en caso de Héctor O’Neill podrá declarar en juicio sin presencia de público

La selección del jurado para el caso de acoso sexual contra el exalcalde guaynabeño arranca el 1 de noviembre

Por Manuel Guillama Capella

La presunta víctima en el caso de acoso sexual que el ministerio público lleva contra el exalcalde Guaynabo Héctor O’Neill García tendrá la posibilidad de declarar en sala sin la presencia del público en el juicio que tiene previsto comenzar el 1 de noviembre con la selección del jurado.

Así lo decidió la jueza María Trigo Ferraiuoli, del Tribunal de Bayamón, luego de escuchar en la tarde de hoy a la psicóloga Yaritza López Robledo, quien declaró como testigo de los fiscales especiales independientes.

Durante la vista de necesidad, López Robledo, quien evaluó a la alegada víctima tres ocasiones entre el 10 de septiembre y el 1 de octubre, señaló que el testimonio de la mujer, una exagente de la policía municipal de Guaynabo, podría verse afectado de admitirse la presencia del público o la prensa en sala durante el juicio en su fondo.

Los fiscales especiales, Miguel Colón y Leticia Pabón, indicaron a su salida de sala que el mecanismo que se utilizaría en el juicio es el mismo que ya se implementó durante la etapa de vista preliminar.

Te recomendamos:

La jueza, al anunciar su decisión, sostuvo que la prensa tendría acceso al audio del testimonio desde un salón separado, así como a la documentación del caso. Trigo Ferraiuoli señaló que, hasta el momento, ningún medio de comunicación ha solicitado la retransmisión el juicio, por lo que, de así ocurrir, sería necesario adoptar mecanismos para proteger la identidad física de la presunta víctima.

La doctora López Robledo señaló que el cuadro emocional de la exagente municipal ha empeorado entre marzo de 2018, cuando la evaluó inicialmente, y las pasadas semanas. En ese periodo, dijo la experta, los síntomas de depresión y ansiedad severa se han exacerbado, al tiempo que igualmente evidencia una tendencia de “evitación social”, así como síntomas físicos.

“El testimonio se podría afectar porque ella se bloquee emocionalmente y no recuerde, porque ella experimente una crisis. Tiene vulnerabilidad por esos niveles elevados de depresión y ansiedad, así que puede que haya factores o estresores que aumenten esa probabilidad de que se agrave”, dijo López Robledo sobre la posibilidad de que la presencia de público impactara el testimonio de la alegada víctima.

El abogado de O’Neill García, Harry Padilla, indicó que la defensa no se oponía de manera “tajante” a que la exagente testificara sin público o prensa.

“Yo lo que quería era una posición que se garantizara el derecho a juicio público de mi cliente”, dijo Padilla.

Aunque la jueza ha separado fechas hasta el 10 de diciembre para ver el juicio en su fondo, Padilla estimó que, debido a las restricciones que todavía permanecen en pie para prevenir contagios de Covid-19, el proceso se extenderá hasta finales de año.

“La posición nuestra es que estamos preparados para ver el caso”, dijo el abogado.

O’Neill García, quien fue alcalde de Guaynabo desde 1993 hasta su renuncia en 2017, se limitó a decir que “yo estoy bien, gracias”, en relación a su estado de ánimo.

El jurado que en última instancia determinará la culpabilidad o inocencia del otrora poderoso ejecutivo municipal se escogerá de un grupo de nueve paneles a partir del 1 de noviembre. Aunque se ha citado a tres paneles para ese día, Trigo Ferraiuoli anticipó que será difícil evaluar a los 36 miembros que totalizan los tres grupos en un solo día, por lo que separó hasta el 8 de noviembre para la selección.

Hasta el 2020, O’Neill García enfrentaba una segunda querella por actos lascivos denunciados por otra exempleada del municipio de Guaynabo, pero el Tribunal Supremo determinó que el término para procesar al exalcalde había prescrito.

“Ya esto se ha retrasado por mucho tiempo y es hora de que empiece el caso”, dijo Colón.

Loading...
Revisa el siguiente artículo