Cómo lograr que el retorno al trabajo no afecte la salud mental de los trabajadores

La recuperación de la presencialidad tras la pandemia es la oportunidad perfecta para imponer un sistema de teletrabajo híbrido.

Por Publimetro

Pese a las bajas cifras de contagio, disminución de los fallecidos y el alto porcentaje de los pases de movilidad en la población, el regreso al trabajo presencial aún no ha sido el esperado. Al respecto, Trinidad Covarrubias, Consultora de Bienestar de Willis Towers Watson, señala que “la mayor parte de las empresas se encuentra en teletrabajo, reintegrándose algunas lentamente mediante un sistema de turnos, y la mayoría a voluntariedad de los colaboradores. Todavía no existe mucha claridad respecto al plan de retorno y las políticas de flexibilidad laboral”.

En esa línea, sostiene que “hay quienes desean volver al lugar de trabajo, mientras otros colaboradores ya adoptaron una rutina y un nuevo cambio les supondrá una nueva carga emocional. La nueva realidad de trabajo desde casa, si bien no está exenta de retos, ha ayudado a muchos trabajadores a estar más cerca de sus familias, dedicar más tiempo a la vida privada e integrar las esferas personal y profesional de nuevas maneras”.

La recuperación de la presencialidad tras la pandemia es la oportunidad perfecta para imponer un sistema de teletrabajo híbrido en el que el regreso a la actividad pueda hacerse de forma virtual y flexible, sacando lo mejor de las dos modalidades y con el foco puesto en el bienestar. “Esto permitiría a los empleados volver a la oficina bajo sus propios términos. Por ejemplo, alguien con problemas de movilidad podría combinar jornadas presenciales y a distancia y acudir al centro de trabajo evitando las horas punta en las que desplazarse es mucho más complicado”, destaca.

“Es el momento de pensar de manera creativa sobre cómo podría ser el regreso al trabajo

Esta es la oportunidad para redefinir los puestos de trabajo, evitando un retorno a la oficina abrumador. De esta forma, lograremos colaboradores más comprometidos, reteniendo así a los talentos, a la vez que se atraerían nuevos talentos a la organización”, agrega Covarrubias.

Consultada por cómo se puede lograr que el retorno sea más adecuado y no afecte la salud mental de los colaboradores, sostiene que “es importante considerar las preocupaciones de los empleados respecto al retorno. Hoy no se trata del miedo al contagio, sino de cambiar una rutina que se ha adoptado por largo tiempo y que, para muchos, es la que quisieran mantener hacia el futuro, ya que les supone grandes beneficios como pueden ser, estar más cerca de los hijos o aprovechar el tiempo que antes perdían en traslados, para practicar algún deporte o hobby”.

Así mismo, añade que “si se trata de los colaboradores que deben regresar a las oficinas, es importante, además de dar seguridad en cuanto a los protocolos que la empresa ha adoptado para evitar contagios, ser muy claros en cuanto a la política de flexibilidad que la compañía implementará para permitir que los colaboradores puedan planificar sus nuevas rutinas y coordinar el cuidado de niños u otros dependientes que tengan a cargo”.

Finalmente, Trinidad, Consultora de Bienestar de Willis Towers Watson, se refirió a los principales protocolos que debieran contemplar las empresas para el regreso presencial de sus trabajadores. “Lo importante será generar campañas de comunicación que brinden a los colaboradores seguridad y tranquilidad respecto a los protocolos sanitarios que ha adoptado la empresa. Y por otra parte, considerar un plan de salud mental que entregue la contención de los empleados, especialmente por parte de los líderes y brindar orientación y apoyo psicológico a los colaboradores es hoy muy importante”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo