Estudio científico arroja luz sobre variedad en la eficacia de las vacunas en Puerto Rico

De acuerdo con el análisis, del que participaron la Coalición Científica y el Departamento de Salud, la vacuna de Johnson & Johnson pierde mayor eficacia con el paso del tiempo

Por Manuel Guillama Capella

Un borrador de un informe científico revela que, al menos en Puerto Rico, la vacuna contra el Covid-19 elaborada por la farmacéutica Johnson & Johnson pierde gran parte de su eficacia contra contagios al cabo de cinco meses, efecto que se exacerba en la población de 85 años en adelante, donde se disminuye casi en su totalidad la protección contra hospitalizaciones y muertes.

El informe, del que participaron la principal oficial médico del Departamento de Salud, Iris Cardona, y Rafael Irizarry, bioestadístico de la Coalición Científica, aclara que las tres vacunas autorizadas para uso en Puerto Rico –los preparados de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson– “fueron efectivas en reducir el riesgo de todos los posibles resultados en todos los grupos de edad”, en referencia a las probabilidades de contagio, hospitalización y muerte como consecuencia del virus.

Sin embargo, la reducción en eficacia entre las distintas vacunas varía sustancialmente con el paso del tiempo, concluye el informe.

“Después de 146 días, la eficacia (contra infecciones) se redujo a aproximadamente 72%, 54% y 15% para mRNA-1273 (Moderna), BNT162b2 (Pfizer) y Ad26.COV2.S (Johnson & Johnson), respectivamente. Todas las vacunas tuvieron una eficacia más baja para las personas de más de 85 años, siendo la reducción en eficacia particularmente notable para la vacuna Ad26.COV2.S. No encontramos evidencia clara de que la eficacia variara luego de que la variante Delta se tornara en dominante”, sostiene el borrador.

Te recomendamos:

En síntesis, a base de los resultados, una persona vacunada con Johnson & Johnson, cinco meses después de la inoculación, tiene 15% menos probabilidad de contagiarse con el Covid-19 que una persona no vacunada, cifra que aumenta a 72% y 54% para las vacunas de Moderna y Pfizer.

En el informe se detalla que, en su pico, las vacunas alcanzan una eficacia contra contagios de 86% (Moderna), 82% (Pfizer) y 61% (Johnson & Johnson). En el caso de Moderna, alcanza su pico al día 59 luego de la primera dosis, mientras que para Pfizer es a los 50 días y para Johnson & Johnson –de la que solo se administra una dosis–, 38 días. La vacuna de Moderna requiere una segunda dosis a los 28 días de la primera, al tiempo que la segunda dosis de Pfizer se administra después de 21 días.

Según el Departamento de Salud, el informe será divulgado oficialmente “una vez finalizado”, mientras que la Coalición Científica colgó esta tarde el borrador en su portal.

La vacuna de Johnson & Johnson comenzó a administrarse en marzo, luego de que la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) aprobara su uso para personas de 18 años o más. De acuerdo con el tablero digital del Departamento de Salud, en Puerto Rico 126,746 personas han recibido la dosis de Johnson & Johnson, versus 1,373,744 que se han vacunado con Pfizer y 934,824 que lo han hecho con Moderna.

De otra parte, el análisis encontró que las personas vacunadas con Moderna y Pfizer tienen 14 y 6.2 veces, respectivamente, menos probabilidad de llegar a un hospital debido a un contagio de Covid-19 que los no vacunados. La vacuna de Johnson & Johnson igualmente genera protección entre ese grupo demográfico, reduciendo 2.6 veces la probabilidad de hospitalización.

“Para las personas de 75 años o más vacunadas con (Moderna) o (Pfizer), su riesgo de hospitalización por Covid-19 se reduce al menos 2.9 y 3 veces, respectivamente, comparado con los individuos no vacunados. No encontramos evidencia estadísticamente significativa de que la vacuna de (Johnson & Johnson) proveyera protección adicional contra hospitalización para las personas de 85 años o más”, lee el borrador del informe.

El documento, asimismo, puntualiza que las vacunas de Moderna y Pfizer disminuyeron el riesgo de muerte para los mayores de 85 años, aunque no ocurre así con la vacuna de Johnson & Johnson.

“Para las personas de 85 años o más vacunadas con (Moderna) o (Pfizer), la reducción de riesgo fue de 3.7 y 3.8 veces, respectivamente, demostrando que estas vacunas proveen gran protección contra muerte en este grupo de edad. La vacuna de (Johnson & Johnson) no proveyó protección adicional contra la muerte por Covid-19 para personas de 85 años o más”, se indica en el estudio.

El documento enfatiza que las tres vacunas autorizadas proveen una protección “elevada” contra muertes por Covid-19 para las personas entre 45 y 84 años.

“Durante el día de hoy, se tuvo acceso a un documento borrador sobre un análisis científico realizado junto a la Coalición Científica de Puerto Rico y que involucró otros autores sobre la efectividad de las vacunas en residentes de la isla. Es un escrito científico acompañado por un análisis matemático que observa los datos de infecciones, hospitalizaciones, muertes y vacunación del virus SARS-CoV-2. Al momento, continuamos analizando y estudiando los datos, que, a su vez, se compartieron con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y otros científicos para revisión de pares. Una vez finalizado, estaremos disponible para discutirlo y divulgación final para conocimiento público”, sostuvo la doctora Cardona en declaraciones escritas.

Para el análisis, los científicos cruzaron los datos del BioPortal del Departamento de Salud, donde se registran los contagios, hospitalizaciones y muertes por Covid-19 en el país, con el Sistema Electrónico de Inmunización de Puerto Rico, que guarda la información relacionada con la vacunación.

El estudio, asimismo, se centró en el periodo entre el 15 de diciembre de 2020, cuando comenzó la vacunación masiva contra el virus, hasta el 12 de septiembre de este año. En ese periodo, en Puerto Rico se registraron 90,741 contagios mediante pruebas moleculares o de antígenos.

Además de Cardona e Irizarry, en el estudio aparecen como autores Elvis Nieves, del Departamento de Salud, y Mónica Robles Fontán, de Digheontech, Inc.

El pasado viernes, la FDA recomendó la administración de una dosis de refuerzo a las personas mayores de 65 años y los pacientes inmunocomprometidos. Sin embargo, rechazó el pedido de la farmacéutica para que el refuerzo se aplicara a las personas de menos de 65 años sin condiciones preexistentes.

Loading...
Revisa el siguiente artículo