Comisión de Ética busca identificar querellante contra legislador

La carta a la que este medio tuvo acceso no cumple con los requisitos establecidos por la comisión.

Por Manuel Guillama Capella

La Comisión de Ética de la Cámara de Representantes intenta identificar a la persona que sometió, a través de cartas a los legisladores, una queja contra el representante popular José Rivera Madera, en la que alega que una serie de empleados de su oficina y un contratista incumplen con sus funciones, en lo que califica como un esquema de “empleados fantasma”.

El presidente de la comisión, Ángel Matos, puntualizó que la queja, que se hizo constar en una misiva dirigida al representante Héctor Ferrer Santiago con copia a otros legisladores con fecha del 19 de julio, no está juramentada, pese al requerimiento reglamentario. La misiva, a la que este medio tuvo acceso, aparece suscrita por alguien identificado como Aníbal Velázquez, quien indica que es residente de Guayanilla.

“En la pasada reunión de la Comisión de Ética no se trajo a la atención (la queja) porque todavía estamos tratando de identificar a esta persona, por llamadas, por red social o algún método de comunicación, porque los esfuerzos hasta ahora han sido infructuosos. Teniendo comunicación con este individuo, lo tendríamos que orientar sobre si desea formalizar la presentación de una queja para nosotros llevarla a comisión y, de tener los elementos, constituir una querella”, dijo Matos.

En la carta donde se presentan las alegaciones contra el representante por el distrito 23 de Yauco, Guayanilla, Peñuelas y Ponce, solo se incluye un código postal.

Al ser contactado por Metro, Rivera Madera aseguró que Aníbal Velázquez no es una persona real, sino un “personaje de Facebook” que se ha dedicado a desprestigiarlo desde el periodo de campaña política.

“Es alguien con la intención de hacer daño”, dijo el legislador.

En la queja a la que este medio tuvo acceso, se indica que la oficina de Rivera Madera tiene en nómina al boxeador profesional Carlos “Purin” Caraballo, así como a un contratista de nombre Ovidio Quiñones Torres, quienes, debido a sus otros compromisos, supuestamente no cumplen con sus labores. Rivera Madera indicó que Caraballo ha tomado licencias autorizadas por la Cámara baja para cumplir con sus periodos de entrenamiento como boxeador.

La carta también alega que otros empleados regulares “no tienen oficina ni supervisión en el área de distrito”, lo cual fue negado por Rivera Madera.

Según el representante, sus empleados de distrito trabajan bajo la supervisión de Rubenia Ruiz y, aunque de momento no cuenta con oficinas, “se reportan todos los días, a alcaldías o agencias, y llenan sus informes. Está todo en ley”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo