Locales

Alcalde de Ponce avala cierre de escuela por fallas estructurales

La escuela cuenta con una matrícula de 216 estudiantes de los cuales 86 tienen necesidades especiales

El alcalde de Ponce, Luis M. Irizarry Pabón, avaló el cierre de la escuela Ernesto Ramos Antonini, ubicada en el sector La Cantera, por fallas estructurales, luego de celebrarse una vista ocular de la Comisión de Cumplimiento y Reestructuración del Senado de Puerto Rico que preside la vicepresidenta del Senado, Marially González.

Tras celebrarse una vista ocular en la mañana de hoy, y por instrucciones del secretario interino del Departamento de Educación, Eliezer Ramos Parés se ordenó el cierre del plantel y que los estudiantes tomen clases virtuales a partir de mañana y al menos, hasta el 31 de agosto.

“He advertido que este inicio de clases ha sido atropellado, sobre todo para la zona Sur, donde aún lidiamos con los daños de los terremotos. Y además, con una pandemia que amenaza la salud y bienestar de nuestros hijos y nietos. Recomendé esperar dos meses para observar la ruta que lleva la pandemia; si se reducen los casos o no. También para que pudieran realizar las mejoras que no se han hecho en un año”, sostuvo el ejecutivo municipal, quien informó que la escuela en cuestión tiene 183 columnas cortas.

La vista sirvió para confirmar que los daños causados por los terremotos aún no han sido corregidos. Ayer, el secretario de Educación, Eliezer Ramos Parés, había ordenado el cierre del plantel, sin embargo, hoy había estudiantes y maestros en las aulas.

Por su parte, la vicealcaldesa de Ponce, Marlese Sifre Rodríguez, quien compareció a la vista ocular en representación del alcalde, expresó que “la seguridad de nuestros niños y maestros va por encima de los caprichos de una directora que a todas luces ha sido negligente en recomendar su apertura, obligar este inicio de clases de manera presencial y obviar las mismas directrices del secretario de Educación ante los reclamos de los maestros”.

Además, añadió que “los maestros, quienes están dispuestos a dar clases presenciales en un lugar seguro, han sido valientes en levantar su voz y hacer estos reclamos públicos. Si no hubiera sido por ellos, nuestros estudiantes seguirían en un plantel que necesita urgentemente atención ante los daños del terremoto, corriendo el riesgo de perder hasta sus vidas”.

Te recomendamos:

  1. Gobernador hace obligatoria la vacunación para empleados de industrias privadas
  2. Salud trabaja en nuevo formato para informar casos de COVID en escuelas
  3. Desviaron el río y ahora esta ciudad brasileña está condenada a desaparecer bajo el mar

Por su parte, la senadora Marially Gonzalez sentenció que “es increíble que durante el día de hoy se recibieron estudiantes en la escuela Ramos Antonini de Ponce, cuando por medio de una inspección ocular se puede notar de forma inmediata el deterioro del plantel. Fueron negligentes al tener a nuestros niños bajo una estructura altamente peligrosa debido a que no se arreglaron las grietas luego de que la escuela fue afectada por los pasados eventos telúricos. Es indignante que nadie en el Departamento de Educación se hiciera cargo de asegurarse que los estudiantes llegaran a tomar sus clases en un lugar seguro”.

Varios maestros manifestaron sus preocupaciones en términos de la seguridad de sus estudiantes y la propia, así como de la salud emocional de la comunidad escolar, que se ha visto afectada ante los riesgos que conlleva estar en edificios inseguros.

Anteriormente, la directora había asegurado que un sólo edificio está afectado, pero que los que están en la periferia son seguros.

En la vista pública también participó la senadora Ana Irma Rivera Lassen, el director regional de la Oficina para el Manejo de Edificios Públicos (OMEP), Santos Seda Nazario, la directora regional de la Administración de Edificios Públicos, Lcda. Janice Miranda Claudio, entre otros.

De otra parte, la Comisión de Cumplimiento y Reestructuración del Senado de Puerto Rico visitó la Escuela Vocacional Bernardino Cordero Bernard que cuenta con una matrícula de 1,000 estudiantes y comparte el plantel escolar con tres escuelas adicionales, lo que está generando un problema de aglomeración. La escuela sufre daños estructurales leves y confronta problemas con los acondicionadores de aires y los servicios sanitarios.

Los estudiantes de la Escuela Bernardino Cordero Bernard, toman sus clases presenciales los lunes, miércoles y viernes. Los martes y jueves le corresponde el turno a las escuelas superiores Dr. Pila con 337 estudiantes, Antonio Paoli con 91 estudiantes y Betsaida Velázquez con 312 estudiantes. Estas tres escuelas han sido muy afectadas por los terremotos por lo que tuvieron que ser relocalizadas.

Tags

Lo Último

Te recomendamos