Locales

Identifican al presunto asesino de Andrea Sánchez Parrilla, la mujer de 22 años encontrada muerta en Río Piedras

La Policía aseguró que el imputado, Bernardo Acosta Hernández, no tenía vínculo alguno con la joven

Un hombre de 26 años, residente en Cupey, y quien alegadamente no tenía ningún vínculo con la víctima, fue la persona arrestada ayer por el asesinato de Andrea Sofía Sánchez Parrilla, la joven de 22 años que fue hallada muerta en su vehículo en el área de la Plaza del Mercado de Río Piedras durante la madrugada del sábado.

El comisionado de la Policía, Antonio López Figueroa, identificó al imputado como Bernardo Acosta Hernández, quien, detalló, es de nacionalidad dominicana y se encuentra en Puerto Rico de forma legal. De acuerdo con el jefe del Negociado de la Policía, Acosta Hernández no contaba con antecedentes penales en su expediente.

Acosta Hernández “no tenía ningún tipo de relación con ella. Simplemente llegó en su Jeep al área de Río Piedras. (Sánchez Parrilla) estaba esperando por llevarle comida a su pareja y, cuando (Acosta Hernández) intenta abrir el vehículo de la joven, ella emprende la marcha y este individuo hace unos disparos y lamentablemente uno de esos disparos lo recibió en la espalda y le ocasiona la muerte”, expresó López Figueroa en conferencia de prensa.

Te recomendamos:

  1. Jasmine Camacho-Quinn explica cómo trabajó con su mente en la semifinal olímpica
  2. Mueren tres personas en accidente por turista comerse luz roja en San Lorenzo
  3. Con sospechoso en caso de asesinato de mujer de 22 años en Río Piedras

El capitán Luis Díaz, director del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de la región de San Juan, detalló que Acosta Hernández, en su propio vehículo, salió en persecución de la joven de 22 años por el área de Río Piedras. Sánchez Parrilla, ya herida por la espalda, logró esconderse en el área de carga de la Plaza del Mercado, donde se estacionó en reversa. Sin embargo, terminó desangrada a consecuencia de la herida de bala.

De acuerdo con Díaz, a pesar de que la Plaza del Mercado no cuenta con cámaras de vigilancia, el trayecto de Sánchez Parrilla hasta el lugar pudo ser corroborado mediante testigos oculares.

Díaz precisó que, al momento del arresto de Acosta Hernández, se ocuparon dos armas de fuego, incluyendo la pistola que presuntamente se utilizó para cometer el asesinato, así como “muchas municiones y unos tambores que la persona aparentemente utilizaba ilegalmente”.

El jefe del CIC en San Juan señaló que en algún momento de la tarde de hoy se presentarían cargos contra el hombre por asesinato y violaciones de la ley de armas, entre otros artículos.

“Damos con él en el área de Cupey, donde estaba residiendo. Él frecuentaba la zona (de Río Piedras), unos negocios que hay allí que fue donde se origina todo”, dijo Díaz a preguntas de la prensa.

“Dentro de la información que tenemos, se menciona una segunda persona (involucrada en el crimen). Estamos corroborando la información. Si todo es corroborado, tenemos la sección de inteligencia que hace un plan de trabajo buscando estas personas para corroborar la información”, añadió el capitán.

Ante el hecho de que aparentemente no existía relación alguna entre Hernández Acosta y Sánchez Parrilla, la Policía maneja la versión de que el hombre pensó que estaba siendo acechado por el vehículo en que se encontraba la joven madre.

“Cuando (el padre de la hija de Sánchez Parrilla) sale (de su casa), aparentemente y alegadamente le dicen a Bernardo que prácticamente lo estaba vigilando un vehículo. Cuando sale la joven, se le va detrás y, cuando se bajan y tratan de abrirle el vehículo ella huye, sale del lugar y le hacen los disparos. Andrea es víctima inocente. La persona pudiera estar pensando que está siendo acechada por otras personas del bajo mundo”, indicó Díaz, al detallar que el incidente ocurrió entre la 1:30 a.m. y 2:00 a.m. del sábado.

Según Díaz, aunque familiares de la mujer la reportaron en redes sociales como desaparecida en horas de la madrugada del sábado, la Policía nunca manejó el caso como tal.

“En la Policía no hay querella alguna (de desaparición). Por eso nosotros no vamos a establecer que hubo un tiempo como tal, porque no hay querella. Si ellos la estaban buscando o lo hicieron a través de las redes sociales, de eso nosotros nos enteramos durante la misma investigación. Lo que nosotros tenemos y lo más lógico es que ella se escondió allí, esperando que la persona (el alegado victimario) quizás se desapareciera, y ahí es que muere”, afirmó Díaz.

La muerte violenta de Sánchez Parrilla es una de varias que han conmocionado al país en pasados días, y que también incluyen el asesinato de Caleb Soto García, un infante de dos años, en Humacao, por el que se responsabiliza a la madre y padrastro de propinarle una golpiza; así como el caso de Yahil Ruiz Soto, adolescente de 17 años ultimado en San Sebastián en la noche del viernes.

Por la muerte del menor de dos años, su padrastro, Jonathan Hernández Molina, y la madre, Lilliam García Ríos, ya fueron apresados luego de no poder prestar una fianza de $2.2 millones a cada uno. El comisionado detalló que la Policía igualmente logró el arresto de Josué Ortiz Salva, de 30 años, en conexión con el asesinato de Ruiz Soto.

Figueroa López, en tanto, negó que la Policía haya debilitado su vigilancia en otras áreas como consecuencia de los recursos asignados a la playa Los Almendros, en Rincón, donde manifestantes protestan contra la construcción de una verja a pocos metros del mar que serviría para proteger la piscina del condominio Sol y Playa.

“No tiene ningún vínculo. La Policía se asigna conforme a los planes de trabajo que se establezcan por diferentes situaciones que surjan, sea ese caso como cualquier otra situación que surja, donde haya manifestaciones o situaciones en que haya que garantizar la seguridad a ambas partes en controversia. Tenemos los recursos para seguir investigando. Un ejemplo de ello son estos grupos creados para investigar estos casos”, dijo el comisionado.

Tags

Lo Último

Te recomendamos