Semana laboral de cuatro días cobra popularidad tras la pandemia

Nuevas prácticas laborales, como el trabajo a distancia o acortar la semana laboral, cobraron mayor relevancia durante la pandemia de Covid-19

Por Miguel Velázquez

Entre las modificaciones a las condiciones laborales que podrían ocurrir tras la pandemia, está el cambiar ela semana laboral. Metro investiga qué esperar.

Nuevas prácticas laborales, como el trabajo a distancia o acortar la semana laboral, cobraron mayor relevancia durante la pandemia de Covid-19, lo que podría traer cambios en la forma en que trabajamos, según especialistas.

Al menos 71% de los trabajadores prefiere una jornada laboral reducida de cuatro días, según una encuesta realizada por la empresa Hays, una de las principales compañías de recursos humanos en España, que es uno de los países más avanzados en implementar este modelo laboral.

Actualmente el Gobierno de España está realizando un programa piloto para la implementación de la semana laboral de cuatro días. Para este plan se presupuestaron 50 millones de euros, de acuerdo con el periódico ABC.

“Covid-19 ha animado a algunas organizaciones e incluso a algunos países a considerar la semana de 4 días como una opción real”, explica a Metro Jarrod Haar, profesor de Gestión de Recursos Humanos y director adjunto del Instituto de Investigación del Trabajo de Nueva Zelanda, en la Universidad Tecnológica de Auckland.

“Se trata fundamentalmente de lo que es mejor para los trabajadores y sus empleadores. En lugar de sobrecargar de trabajo a los empleados y obtener escasos beneficios, una semana de 4 días ofrece verdaderas ventajas, ya que los empleados pueden centrarse en su trabajo durante los 4 días y pasar el otro día con la familia o en la comunidad, haciendo el bien. En estos tiempos difíciles de Covid-19, ¡compartir el tiempo y la experiencia con los demás puede ser muy valioso!”, añade Haar.

Entre los aprendizajes en cuestión laboral que la pandemia de Covid-19 nos deja, es darnos cuenta de la precariedad que existe. “Los más vulnerables son los que tienen trabajos mal pagados, precarios y tienen más probabilidades de perder su empleo o de ser despedidos”, explica Haar.

capturadepantall-91fa45073d9ef355fc6faa67dc3d8ebe.png
Semana laboral

“Los trabajadores de oficina son los que mejor se comportan, ya que suelen poder seguir trabajando (desde casa). Sin embargo, aquellos con familias en edad escolar, que se encontraron por primera vez trabajando desde casa (a tiempo completo) y gestionando los niños y las tareas escolares, etc., descubrieron todo un nuevo mundo de desafíos. Los retos para los padres que trabajan fueron especialmente duros, aunque seguían teniendo un trabajo remunerado y, por tanto, en esa situación, no era algo de lo que pudieran quejarse. Lo positivo es que nos hizo reflexionar sobre cómo trabajamos, dónde y con qué frecuencia, lo que tal vez abra la puerta a una semana de cuatro días”, finaliza el especialista.

ENTREVISTA

Miriam Marra

Profesora Asociada de Finanzas en el Centro ICMA, Henley Business School, Universidad de Reading, Reino Unido

P: ¿Ha crecido el interés por implantar la semana laboral de 4 días a raíz de la pandemia de Covid-19?

–Sí, lo ha hecho. Por un lado, la pandemia ha frenado el crecimiento y ha aumentado las desigualdades y el desempleo en muchos países. Por otro lado, ha creado la necesidad de reinventar los lugares de trabajo y de impulsar a las empresas hacia un modelo de organización laboral más orientado a los trabajadores.

P: ¿Cuáles son los beneficios de un día más de descanso?

–En nuestra investigación también hemos destacado que los beneficios de esta disposición no son solo para las empresas y el mundo laboral. Un día extra de descanso podría tener un efecto en cadena para la sociedad en general. El 54% de los empleados afirmó que pasaría el día de compras, lo que supondría un impulso potencial para las calles, el 43% iría al cine o al teatro y el 39% comería en restaurantes. Esto es muy importante, dada la actual coyuntura económica, y sería aún más importante para los sectores duramente afectados por la pandemia, como el turismo nacional.

Si bien la reducción de la semana laboral no puede resolver el problema del aumento del desempleo, indirectamente podría conducir a la creación de puestos de trabajo más seguros y mejor pagados, ya que los individuos reducen sus horas en los distintos sectores de empleo, creando efectivamente una demanda de mano de obra.

Esto tendría efectos positivos también en términos de redistribución de la mano de obra, por ejemplo mejorando el problema de la desigualdad de género (es decir, que las mujeres no participen en el mercado laboral tanto como los hombres).

VOX POPULI 

¿Cuáles son los pros y los contras de una semana laboral de 4 días? 

#1

“Para los trabajadores, los aspectos positivos incluyen la posibilidad de obtener más libertad sobre el uso del tiempo. Las largas horas de trabajo también están relacionadas con los costes sanitarios (incluido el agotamiento); estos costes pueden combatirse trabajando menos. Los aspectos negativos para los trabajadores son, por ejemplo, una posible reducción de los salarios (aunque lo ideal sería conseguir una reducción de las horas de trabajo sin pérdida de salario). Si se reducen las horas de trabajo, puede haber escasez de mano de obra (lo que implica la necesidad de formación adicional)”

David Spencer, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Leeds

#2

“Los resultados de nuestro estudio en la Henley Business School de antes de la pandemia mostraron un aumento de la productividad, a pesar de los costes iniciales adicionales (ahorro combinado de 92 mil millones de libras al año para las empresas británicas). Los empleados informaron de un aumento general de su satisfacción en el trabajo y de una reducción de los niveles de enfermedad de los empleados. Los contras de esta modalidad están relacionados con el hecho de que es difícil de implantar logísticamente en empresas que dependen de trabajos que implican una labor manual o una interacción constante con el público (por ejemplo, la sanidad). También puede haber problemas de confianza entre los directivos y sus empleados”

Rita Fontinha, profesora asociada de Gestión Estratégica de Recursos Humanos

Henley Business School, Universidad de Reading

Whiteknights, Reading, Reino Unido

#3

“La semana de 4 días está enfocada al 100-80-100. Es decir, 5 días de trabajo en 4 días con el 100% del salario. La teoría es bastante sólida: la mayoría de los trabajadores pasan demasiado tiempo en actividades no productivas. La semana de 4 días cambia ese enfoque para asegurar que el trabajo productivo es el centro. La recompensa es el día libre adicional. Así, los trabajadores se sienten menos estresados, sobre todo porque se les da un mayor control. También están más comprometidos y es más probable que rindan más, incluso más allá de la productividad general del trabajo, y que se centren más en el cliente y en los comportamientos de ayuda al equipo. Los contras son que los propietarios y los directivos tienen que darse cuenta de que hay que tomar una decisión de confianza real, y eso puede ser un reto para algunos directivos. Las ganancias parecen ser bastante claras, pero a algunos líderes les resulta difícil aceptar el cambio”

Jarrod Haar, profesor de Gestión de Recursos Humanos. Universidad Tecnológica de Auckland, Nueva Zelanda

LAS CLAVES

Algunos ejemplos del cambio en la jornada laboral

Según Miriam Marra, profesora del Centro ICMA, Henley Business School, Universidad de Reading, Reino Unido-

  • Perpetual Guardian, una empresa neozelandesa de gestión inmobiliaria, adoptó la política en noviembre de 2018. La empresa realizó una encuesta previa y posterior a la prueba entre los empleados y descubrió que la productividad no se había visto afectada, mientras que el equilibrio entre la vida laboral y la personal había mejorado en un 24%, el sentido de empoderamiento en un 20%, los niveles de liderazgo y compromiso, respectivamente, en un 22% y un 20%, y la estimulación en un 22%.
  • Microsoft Japón comenzó una prueba en agosto de 2019: 2.300 empleados recibieron un viernes libre pagado cada semana. La empresa informó de un impresionante aumento del 40% en la productividad de los empleados en ese mes (medido con respecto a agosto de 2018).

Más recientemente, en Japón los legisladores comenzaron a debatir una propuesta para conceder a los empleados un día libre cada semana para proteger su bienestar.

  • Unilever Plc ha iniciado una prueba de un año de duración en diciembre de 2020 para su personal de Nueva Zelanda.
  • El gobierno español está estudiando una propuesta para subvencionar a las empresas que ofrezcan una semana laboral de cuatro días. España no es el único país cuyos políticos presionan a favor de la semana laboral de cuatro días: el Partido Laborista del Reino Unido incluso lo incluyó en su manifiesto electoral de 2019.
Loading...
Revisa el siguiente artículo