Legislación bipartidista busca poner fin al discrimen contra las minorías religiosas y LGBTQ +

En el sistema de bienestar de menores

Por CyberNews

El representante Danny Davis (D-IL-7) y el senador Kirsten Gillibrand (D-NY), anunciaron este miércoles, la radicación de la Ley John Lewis Cada Niño Merece una Familia de 2021 (John Lewis Every Child Deserves a Family Act of 2021, en inglés). “Durante mi trayectoria en el servicio público, he trabajado en reformar las políticas de adopción para que sean mas justas y sirvan mejor aquellos a quienes más impacta, a los niños” dijo la comisionada residente Jenniffer González Colón en comunicación escrita.

“Datos recientes muestran que hay sobre 420,000 jóvenes bajo cuidado temporal o sustituto en los Estados Unidos, de los cuales 2,231 residen en Puerto Rico. Esta legislación rompería otra barrera en el proceso de adopción al incrementar las oportunidades para que estos menores sean colocados en un hogar seguro, amoroso y permanente. Me enorgullece haberme unido una vez mas a mis colegas en presentar esta importante legislación, y agradezco al colega Danny Davis por liderar este esfuerzo en renombrar la medida para que llevara el nombre en honor a nuestro fallecido amigo y colega, el representante John Lewis, quien continúa inspirándonos a crean una América mejor y mas inclusiva. Como defensor de la igualdad, el congresista Lewis tenía una visión de futuro y un modelo a seguir para todos nosotros”, añadió.

Esta legislación federal bipartidista busca aumentar el número de hogares disponibles para todos los niños en cuidado de crianza y para mejorar los servicios para los jóvenes LGBTQ + y de minorías religiosas al prohibir la discriminación basada en la orientación sexual, identidad de género, religión y estado civil contra familias y jóvenes en servicios de bienestar de menores financiados por los contribuyentes. Las representantes Jenniffer González-Colón (R-PR) y Angie Craig (D-MN-2) se unen al congresista Davis como coauspiciadores originales del proyecto de ley.

Te recomendamos:

La discriminación en el sistema de bienestar de menores es significativa y de gran alcance. Afecta a los niños, las familias de origen, los parientes y los posibles padres adoptivos y de crianza temporera. Por ejemplo, entre las madres afroamericanas, las mujeres lesbianas y bisexuales tienen cuatro veces más probabilidades de que el estado le remueva del hogar a sus hijos que sus contrapartes no LGB. Y las agencias en muchos estados rechazan habitualmente a las personas LGBTQ + calificadas, incluidas las parejas del mismo sexo, a pesar de que las parejas del mismo sexo tienen siete veces más probabilidades de acoger y adoptar que sus contrapartes del sexo opuesto. 

Además de prohibir la discriminación contra los jóvenes, las familias y los futuros padres, el proyecto de ley toma medidas importantes para mejorar los resultados para uno de los cada tres jóvenes en hogares sustitutos que se identifican como LGBTQ + y que enfrentan mayores tasas de maltrato, múltiples colocaciones, estadías prolongadas en residencias, atención, hospitalización, falta de vivienda y trata de personas, en comparación a sus contrapartes no LGBTQ +.

La Ley John Lewis Cada Niño Merece una Familia de 2021 también requiere la atención culturalmente competente para jóvenes y familias de color y jóvenes y familias con discapacidades, minorías religiosas o LGBTQ +. También prohíbe la terapia de conversión en hogares de sustitutos requiere la recopilación de datos sobre los jóvenes y las familias LGBTQ +, y establece un Centro Nacional de Recursos para Jóvenes LGBTQ + en hogares sustitutos dentro de la Administración del Departamento de Salud y Servicios Humanos para Niños y Familias.

“Hay cientos de miles de niños en hogares de crianza en este momento y merecen la oportunidad de ser criados por padres cariñosos, independientemente de su orientación sexual, identidad de género o religión”, dijo la Senadora Kirsten Gillibrand (D-NY). “Desafortunadamente, muchas familias que están listas, dispuestas y esperando para traer a estos niños a sus hogares, han sido bloqueadas por organizaciones que discriminan a los potenciales padres por su orientación sexual, identidad de género, estado civil o religión. Eso tiene que cambiar. No se puede permitir que las organizaciones que reciben dólares de los contribuyentes discriminen a los posibles padres adoptivos y de crianza temporal responsables y cariñosos, y no se les puede permitir discriminar a los jóvenes LGBTQ + en el sistema. Me enorgullece ser coautora en el Senado del proyecto John Lewis Every Child Deserves a Family Act,, y seguiré luchando por esta importante legislación que creará un sistema que respalde los mejores intereses de los niños y los padres adoptivos y de crianza temporal y garantizará más acceso a entornos cariñosos, seguros y de apoyo para los niños necesitados”.

“Los niños en hogares de acogida se encuentran entre las personas más vulnerables de nuestra sociedad”, dijo el congresista Danny Davis. “Y el gobierno tiene la responsabilidad única de garantizar que todos y cada uno de los niños en hogares de crianza encuentren una familia amorosa y afirmativa. No solo los de raza blanca. No solo los cristianos. Y no solo los heterosexuales. La Ley John Lewis Cada Niño Merece una Familia de 2021 promueve el interés superior de los niños aumentando el número de hogares de crianza y adoptivos disponibles para todos los niños en hogares de crianza y mejorando los servicios para los niños LGBTQ y de minorías religiosas. Como alguien que creció en el sur segregado, comprendo de primera mano los efectos profundamente perjudiciales de la discriminación. Me enorgullece unirme a mis colegas para defender este proyecto de ley para proteger a los jóvenes y familias de crianza temporal de la discriminación por motivos de religión, sexo, orientación sexual, identidad de género y estado civil “.

“Como orgullosa madre adoptiva LGBTQ de cuatro niños, dolorosamente soy consciente de la discriminación generalizada que existe en el sistema de adopción y en el sistema de bienestar de menores de este país”, dijo la representante Angie Craig. Ningún estado debería permitir la discriminación contra los niños o los padres adoptivos LGBTQ que pueden proporcionar un hogar seguro y lleno de amor. Me enorgullece ayudar a continuar el legado de John Lewis uniéndome a mis colegas en la introducción de legislación para garantizar que los padres adoptivos LGBTQ y los niños sean tratados con el respeto y la dignidad que merecen en nuestro sistema de bienestar de menores.

“Family Equality agradece al congresista Danny Davis por su liderazgo y aplaude esta importante pieza legislativa, que cambiará las vidas de tantos jóvenes y familias LGBTQ +”, dijo Stacey Stevenson, directora ejecutiva de Family Equality. “Hay 400.000 jóvenes en hogares de acogida y cientos de familias amorosas que quieren abrir sus hogares a estos jóvenes pero que son rechazados. La discriminación contra los futuros padres calificados que priva a los niños de hogares amorosos rompe la regla cardinal del bienestar de menores: que las agencias deben actuar en el mejor interés del niño. Como dijo el difunto Representante John Lewis cuando defendió por primera vez la Ley Cada Niño Merece una Familia, “Este proyecto de ley es lo correcto y, francamente, hace mucho que se debió”.

“Una gran mayoría de estadounidenses se opone a la discriminación en la adopción y el cuidado de crianza financiados por los contribuyentes”, dijo Julie Kruse, Directora de Política Federal de Family Equality. “Es hora de que el Congreso escuche la voluntad del pueblo y elimine la discriminación en el sistema de bienestar de menores de nuestra nación de una vez por todas. Esta discriminación debe terminar “.

“Lamentablemente, los niños que experimentan el cuidado de crianza temporera han experimentado un trauma. Lo último que necesitan es que los coloquen en un hogar que no los afirme por lo que son o que no esté debidamente capacitado para apoyar su bienestar, incluida su orientación sexual, la identidad de género y la religión. Los miembros de PFLAG entienden esto. Nos esforzamos por ayudar a las familias a desarrollar las habilidades para amar y afirmar a sus seres queridos LGBTQ + mientras también honramos sus tradiciones religiosas “, dijo  Diego M. Sanchez, APR, Director de Advocacy, Policy and Partnerships para PFLAG National. “Es por esto qué PFLAG National apoya la Ley John Lewis Cada Niño Merece una Familia de 2021. Los derechos y la dignidad de cada niño y cada familia involucrada en el sistema de cuidado de crianza deben protegerse en todas partes “.

“Como padre de crianza y adoptivo y siendo una mujer bisexual casada con otra mujer, estoy muy consciente de cómo la falta de protecciones federales en el cuidado de crianza afecta a familias como la mía”, dijo Laura McGinnis, parte del personal de PFLAG National y miembro del Family Equality’s National Network. “La imparcialidad anti-LGBTQ de la agencia local de bienestar de menores significó que el hermano menor de nuestro hijo mayor fuera colocado inicialmente con una familia no afirmativa que no tenía la intención de mantenerse en contacto con nuestra familia. Para preservar los derechos de estos hermanos a crecer juntos, tuvimos que pelear en los tribunales, algo que la mayoría de las familias no pueden hacer. La Ley John Lewis Cada Niño Merece una Familia de 2021establecería un estándar nacional claro para prevenir la discriminación que perjudica a los niños y las familias biológicas que experimentan el cuidado de crianza”.

“En palabras simples, tenemos más niños en hogares de acogida que camas donde ponerlos”, dice Schylar Baber, director ejecutivo de Voice for Adoption. “Necesitamos todas las familias viables que podamos conseguir. No hay tiempo que perder. Debemos poner fin a la discriminación para garantizar que todos los niños en hogares de acogida encuentren un lugar permanente al que llamar hogar “.

“La Ley John Lewis Cada Niño Merece una Familia de 2021 es una herramienta fundamental para prevenir la falta de vivienda y la inseguridad en la vivienda entre los jóvenes y adultos jóvenes LGBTQ +”, dijo Gregory Lewis, director ejecutivo y director ejecutivo de True Colors United. “Los jóvenes que han vivido una experiencia sin hogar identifican con frecuencia que poner fin a la discriminación en los hogares de acogida es una de sus principales prioridades. Es hora de que los escuchemos y tomemos medidas reales para prevenir la falta de vivienda de los jóvenes asegurándonos de que los jóvenes LGBTQ + en hogares de acogida sean tratados con dignidad y respeto “.

“NETWORK Lobby for Catholic Social Justice aplaude la introducción de la Ley John Lewis Cada Niño Merece una Familia de 2021 e insta al Congreso a aprobar rápidamente esta necesaria legislación. Como persona de fe, sé que cada persona está hecha a imagen y semejanza de Dios”, dijo Mary J. Novak, directora ejecutiva de NETWORK Lobby for Catholic Social Justice. “Los niños y las familias que forman parte de nuestro sistema de bienestar infantil deben tener reconocida su dignidad intrínseca en todos los aspectos. Poner fin a la discriminación es un imperativo moral y fundamental para proteger la dignidad y el bienestar de nuestras familias, amigos y vecinos. Es una injusticia negar a los niños y a los futuros padres la oportunidad de crear juntos un hogar lleno de amor por quiénes son o a quién aman. Nuestra fe nos enseña que la familia puede mostrar a la sociedad cómo cuidar mejor a todos sus miembros. La discriminación no tiene cabida en nuestras comunidades y vecindarios, especialmente cuando impide que los niños prosperen. Esta legislación es una forma adecuada de honrar la visión del congresista John Lewis de un país que cuida y apoya a todas las personas y familias. El Congreso debe colocar esta legislación en el escritorio del presidente Biden “.

“Como judíos, a menudo oramos porque sukkot shalom, un refugio de paz, se extienda sobre nosotros y todo el mundo para que nadie tenga que vivir con miedo”, dijo el rabino Jason Kimelman-Block, director de Bend the Arc en Washington. : Acción judía. “Cada uno de los más de 400,000 niños y adolescentes en hogares de crianza merecen un hogar amoroso y afectuoso, y debemos facilitarles la búsqueda de esa paz al poner fin a la discriminación en el sistema de cuidado de crianza”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo