Educación alberga esperanza de que clases presenciales reduzcan cifra de fracasos académicos

Hasta marzo, unos 37,000 estudiantes no habían tenido un desempeño académico satisfactorio, dijo el secretario interino

Por Manuel Guillama Capella

Mientras unos 37,000 estudiantes del sistema público se encaminan a fracasar en el presente año académico, el Departamento de Educación ausculta alternativas “remediales” de cara a las últimas dos semanas del semestre, en las que más de 260 escuelas podrían ofrecer educación presencial de manera limitada, así como para sus programas de verano.

El secretario interino, Eliezer Ramos Parés, señaló que uno de los motivos principales para la apertura de salones que ocurrirá desde este jueves –una vez el Departamento de Salud emita un protocolo de prevención de contagios de Covid-19 más flexible– es precisamente la necesidad de atender a esa población estudiantil que, por diversas razones, no ha exhibido el desempeño esperado a lo largo del caótico año académico.

“Tenemos sobre 37,000 estudiantes que en marzo representan lo que es el fracaso, en términos de clases o que son candidatos a repetir el grado. Estamos buscando, de alguna forma, poder atender este número, poder darle la oportunidad en verano a estos estudiantes. Para darle la oportunidad en verano tenemos que ver dónde están en sus clases y ver si hay algo remedial que todavía, a tres semanas de clases, puede ocurrir. Tres semanas es bastante tiempo en la vida escolar y de un estudiante, así que puede haber un impacto positivo en estos 37,000 estudiantes”, mencionó Ramos Parés, quien asumió el interinato luego de que la secretaria designada, Elba Aponte Santos, recibiera un informe negativo de la Comisión de Nombramientos del Senado.

Aunque Salud ha adelantado que flexibilizará los criterios para permitir la reapertura de planteles, Ramos Parés admitió que no “vislumbra” que antes del último día de clases, el 26 de mayo, se amplíen los grados cuyos estudiantes puedan tomar educación presencial. Al igual que en la reapertura que se produjo entre marzo y abril, el sistema público solo recibirá estudiantes de kínder a tercer grado, educación especial y cuarto año.

No obstante, el secretario interino de Educación dio a entender que las escuelas pudieran establecer excepciones para atender circunstancias particulares.

“Puedo adelantar que estamos tratando de reenfocar un poco esos servicios presenciales a esas situaciones y estudiantes que realmente enfrentan una regresión significativa en el caso de educación especial o riesgo de fracaso en este año escolar. Las reuniones con directores escolares (entre hoy y mañana) precisamente buscan eso, que podamos identificar estos estudiantes y darles oportunidad de estar más tiempo en la escuela o coordinar con ese maestro. Los días alternos van a permanecer inalterados, es parte del protocolo. La oportunidad de que los estudiantes que tienen la oportunidad de abrir lleguen está ahí. No quiero descartar que van a seguir funcionando tal y como se había establecido en marzo, lo que sí es que vamos a darle oportunidad a otros estudiantes de que puedan llegar a las escuelas a recibir servicios presenciales”, sostuvo Ramos Parés, al recalcar que los planteles permanecerán abiertos de 7:30 a 11:00 a.m. o de 8:00 a 11:30 a.m.

Alternativas en verano

Ante la inevitable realidad de que miles de estudiantes deberán repetir cursos en verano, Ramos Parés precisó que el plan del Departamento de Educación es abrir al menos un centro en cada municipio. Paralelamente, comenzando el 7 de junio y extendiéndose por cuatro semanas, la agencia organizará campamentos que, según el funcionario, tendrán un enfoque más “mucho más lectivo” que de ordinario.

Para los programas de verano, dijo Ramos Parés, se considerarían, en primera instancia, las escuelas que pudieron abrir durante el semestre, pues “ya tienen experiencia dentro del manejo de la pandemia”.

“Vamos a estas contratando personal adicional para esas escuelas en la búsqueda de tener grupos mucho más pequeños dentro de esa escuela de verano para poder dar una atención más individualizada a esos estudiantes”, expresó Ramos Parés, cuyo cargo en propiedad es el de secretario asociado de Educación Especial.

Con los campamentos, en tanto, Educación pretende “atender lo que va a ser el rezago de estudiantes. Claro, es ofrecimiento es mucho más voluntario para las familias, así que próximamente estaremos dando datos e información de cómo matricularse y acceder a esos servicios. No podemos perder de perspectiva que algunas familias van a preferir todavía la educación a distancia (pero) ese ofrecimiento va a estar ahí, dándole las oportunidades a esos estudiantes y familias de poder atender lo que pudo haber sido unas fallas dentro de este año escolar”, indicó el funcionario.

Loading...
Revisa el siguiente artículo