Miles de menores referidos por maltrato en lo que va de año

Además de los esfuerzos de respuestas, se plantea la prevención como herramienta contra el maltrato infantil

Por Salomé Ramírez Vargas

Los cambios sociales que trajo la pandemia agregaron en las familias puertorriqueñas factores de estrés que combinados con el confinamiento, provocaron un aumento en los casos de maltrato infantil.

Datos del Departamento de la Familia revelaron que desde enero hasta abril –mes de la Prevención del Maltrato a Menores–, recibieron 3,600 referidos de maltrato a través de la línea de ayuda.

“Ha habido un aumento pero estamos esperanzados en que el mensaje sobre la activación de los protocolos, de comunicar las situaciones de maltrato, están funcionando”, dijo a Metro la secretaria de la Familia, Carmen Ana González, quien agregó que la apertura parcial de las escuelas ha permitido que los menores vuelvan a estar en contacto con adultos que puedan identificar señales de maltrato.

Familia tiene actualmente 2,573 menores bajo su custodia por situaciones de emergencia o peligro inminente relacionadas a maltrato.

Organizaciones sin fines de lucro que atienden a menores en situación de vulnerabilidad, también fueron testigos del alza. En el caso de ESCAPE, Centro de Fortalecimiento Familiar, vieron un aumento de 54 % en las solicitudes de servicios de familiar.

“El país ha pasado muchos traumas y ha debilitado la salud mental en familias que ya estaban frágiles”, apuntó la Directora Ejecutiva de ESCAPE, Yadira Pizarro.

Para el presidente de la Red por los Derechos de la Niñez y la Juventud de Puerto Rico, Marcos Santana, los niños “viven de emergencia en emergencia”, lo que ha exacerbado diferentes tipos de violencia. En su caso, han recibido 786 solicitudes de ayuda en lo que va de año.

Ambas organizaciones acordaron que el estar en los hogares aumentó el factor de riesgo para los menores que podían estar confinados con sus agresores.

Por otro lado, aunque el maltrato es un mal que existe en todos los niveles socioeconómicos, hay una correlación estadística entre los efectos de la pobreza en las familias y la negligencia infantil, explicó la directora ejecutiva del Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ), Anayra Túa López.

Indicadores revelados por el IDJ muestran que por las últimas décadas el 57 % de los niños de la Isla viven en o bajo niveles de pobreza. Un número que, según Túa López, podrá ser impactado por los beneficios federales recientes.

“La pandemia se constituyó en un área de oportunidad por la cantidad de fondos que están llegando al país y que va a llegar a los bolsillos de las familias. Yo esperaría que sea un aliciente para reducir el maltrato”, dijo la directora del IDJ.

El presidente de la Red abundó en que el cierre de los centros educativos, y la interrupción de servicios de salud y recreación, creó ambientes de precariedad para los menores y sus familias, lo que elevó los estresores.

Loading...
Revisa el siguiente artículo