Paradores reclaman registro y supervisión de los alojamientos independientes

Aseguran que Puerto Rico posee las leyes, reglamentos, y la tecnología necesarios para registrarlos y fiscalizarlos

Por Metro Puerto Rico

La Asociación de Dueños de Paradores y Turismo de Puerto Rico (ADPTPR) le pidió a la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), a Discover Puerto Rico (DMO) y a las diversas asociaciones, concilios y organizaciones que dependen del turismo, a unirse para asegurar que Puerto Rico mantiene su imagen como un destino turístico acogedor, seguro, y saludable, en preparación para la cantidad de visitantes norteamericanos que llegarán durante las vacaciones de primavera y el verano.

Desde el inicio de la pandemia, los paradores han señalado que uno de los cabos sueltos en el control de la propagación del COVID-19, han sido los 25,000 alojamientos independientes, comúnmente llamados “Airbnb”, los cuales se han mantenido en operación; permitiendo fiestas familiares y alojando a grupos numerosos, en violación de las ordenes ejecutivas. Según los dueños de paradores, estos incidentes han causado cierres intermitentes de las actividades turísticas, poniendo en riesgo a las sobre 6,000 empresas y más de 80,000 empleos que dependen del turismo local y extranjero.

“Hacemos un llamado urgente a todas las asociaciones, concilios y organizaciones que agrupan a las 17 industrias que componen la oferta turística, a unirnos en una sola voz para exigir acciones congruentes; y a colaborar con la CTPR y otras agencias pertinentes, en la implantación de medidas preventivas para minimizar estas violaciones de ley. La gran mayoría de los turistas que están llegando a la isla, y a nuestros paradores, son personas responsables.”, insistió Jesús Ramos, presidente de la Asociación y dueño del Parador Villas Sotomayor.

Para Tomás Ramírez, pasado vicepresidente de la asociación, la situación que estamos viviendo es inaceptable. Según Ramírez, estos eventos se reseñan en el mundo entero y afectan la imagen de todos en el destino. “Sabemos que la gran mayoría de estas personas se hospedan en alojamientos independientes, operados por consolidadores; por lo que no hay la supervisión requerida, ni cumplen consistentemente con los Protocolos de Salud, Higiene y Seguridad que le exige la CTPR al sector hotelero, para asegurar un comportamiento responsable del turista y los empleados, en medio de la pandemia.”

Reconocen que el asunto es complejo, y que tanto la CTPR como el DMO han estado invitando al “turista responsable”. Sin embargo, ante la cantidad de eventos reportados, varios dueños de paradores expresaron sentirse frustrados por el esfuerzo continuo de incluir y proyectar a estos alojamientos como seguros para el visitante y los residentes; justo cuando en muchos otros destinos los están restringiendo, por desviaciones similares durante la pandemia.

Durante los pasados siete años, la Asociación de Paradores ha abogado por el registro y reglamentación de estos alojamientos, y la inclusión de los hoteles ilegales en la economía formal, para reducir la evasión de impuestos, y mejorar la calidad del producto. Según Ramírez, los alojamientos independientes llegaron para quedarse y son necesarios para alcanzar la visión de crecimiento y contribución del turismo en la economía de la isla; mientras reclama la importancia de registrarlos y fiscalizarlos, para asegurar la calidad y el servicio que deseamos proveer.

“Una vez nuestras agencias decidan hacer cumplir las leyes vigentes, el proceso será fácil. Puerto Rico cuenta con las leyes, reglamentos, y la tecnología necesaria para hacerlo.”, añadió Jesús Ramos.

Para los dueños de paradores, es sumamente preocupante que incidentes aislados, causados por un grupo muy pequeño de turistas irresponsables, estén creando un sentimiento anti-turismo en la isla. Insisten en que todos los alojamientos a corto plazo deben cumplir con la Ley 272-2003, el Reglamento de Hospederías Núm. 8856 y los Protocolos de Salud e Higiene de la CTPR; y recomiendan exigirles a las plataformas digitales, y a los agentes de viaje en línea, que solo puedan mercadear hospederías y unidades independientes registradas en la CTPR.

“La solución es simple y está al alcance de nuestros recursos. Todos los participantes en el sector turístico estamos obligados a contribuir en asegurar el cumplimiento con las normas de salud y seguridad; y en aportar equitativamente a fortalecer la infraestructura y los servicios que utilizamos para desarrollar nuestros negocios.”, concluyó diciendo Jesús Ramos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo