Turista se rehusa a usar mascarilla y le tira con un trago a residente de condominio en Condado

La mujer se intentó querellar con la Policía pero estos le dijeron que la fiscalía no estaría dispuesta a tomar el caso por tratarse de turistas.

Por Metro Puerto Rico

Una turista que se rehusó a utilizar mascarilla y que se hospedaba en un apartamento a corto plazo en el condominio Condado Center en San Juan le lanzó una bebida alcohólica a una de las residentes de ese edificio quien se encuentra en silla de ruedas y se disponía a recoger una comida en la entrada del edificio el pasado 29 de enero.

“Abro la puerta con mi silla de rueda, usándola para que aguante la puerta. Las mujeres se quedaron cerca de mí sin llevar mascarilla puesta. Así que les pido que por favor se pongan la mascarilla. Como se rehúsan a ponérsela, les pido que mantengan seis pies de distancia de mí. No lo hacen. Los gritos comienzan. La mujer a mi izquierda, me grita, escupiéndome al hablar: ‘Speak English!’”, narró la residente identificada como Cristina Carrasquillo en una publicación escrita.

Acto seguido, Carrasquillo salió a buscar su comida y cuando intentó volver a entrar se vuelve a encontrar con las tres mujeres y con un hombre que las acompañaba abriendo la puerta del condominio con una llave.

“Sí, las mismas que se resisten a usar mascarilla en la calle, entran a mi edificio, donde vive mi ¡madre!, donde hemos pasado un año entero encerradas para no exponernos, donde el “reglamento” es inexistente para cumplir con la orden ejecutiva que obliga a utilizar mascarillas en áreas comunes en todo momento. Cuando me voy acercando, le digo a la que está abriendo la puerta (quien a la misma vez está aguantando un trago de alcohol en su mano), que estoy detrás de ella, que por favor aguante la puerta para yo poder entrar. Se voltea, me ve y me grita algo que no logro entender. Acto seguido, siento su bebida a toda velocidad restrellarse en mi cara”, continuó Carrasquillo en su publicación.

Pese a que se llamó a la Policía y se hizo una querella, la mujer alegó que los agentes le dijeron que la fiscalía no estaría dispuesta a tomar el caso por tratarse de turistas y que no podían tocar a las puertas ni enfrentar al grupo sin una orden judicial.

“Entonces ¿dónde queda mi seguridad? ¿La seguridad de todos los que vivimos aquí?”, cuestionó Carrasquillo.

“Lo más indignante de todo esto es la inacción de la policía ante los desastres que hacen los turistas en Puerto Rico. El agente se atreve a insinuar que ‘quizá tú le agarraste o algo así y esa gente son así…bien agresivos. Esos ‘morenos’ [porque negros les parece ser una palabra ofensiva] vienen de allá…de unos ambientes bien feos y vienen y hacen lo mismo acá’. Su comentario me dejó en una pieza. El agente no sólo estaba insinuando que mis manos paralizadas pudieron haber causado el que ella se enojara y me arrojara el trago en la cara, sino que se le salió lo de racista. ‘¡En serio!’, le contesto, ‘agente, ¿usted se escucha? le estoy informando el comportamiento agresivo de una persona, no que la persona es negra o ‘morena’, como le llama usted’. ¡Un agente de ‘ley y orden’ racista, ya sabemos, lo peligroso que es!’”, expuso además Carrasquillo.

Te podría interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo