Ecuador vota en comicios presidenciales en medio de pandemia

Para ganar en primera vuelta, un candidato debe obtener la mitad más uno de los votos válidos o el 40% de los sufragios y una ventaja de 10 puntos sobre su más inmediato rival.

Por AP

Los ecuatorianos acuden hoy domingo a las urnas con el fin de elegir al futuro líder de la nación andina, que deberá enfrentar medidas de salud sin precedentes debido a la pandemia del coronavirus y la influencia de un exmandatario populista que no pudo postularse a la vicepresidencia debido a una condena por corrupción.

Dieciséis candidatos compiten por suceder al presidente Lenín Moreno, un protegido convertido en rival de Rafael Correa, quien gobernó Ecuador durante una década y sigue siendo una fuerza importante a pesar de una condena por corrupción que le impidió buscar la vicepresidencia este año.

Andrés Arauz, un joven izquierdista apadrinado por Correa, y Guillermo Lasso, exbanquero de derecha que se postula por tercera vez consecutiva para el mismo cargo, llegan a las urnas liderando las encuestas de intención de voto, respectivamente. Un poco más alejado y en tercera posición figura el postulante Yaku Pérez, del partido de los indígenas Pachakutik.

El analista y consultor político Alejandro Zabala opinó a The Associated Press que Correa ha sido un actor importante en estas elecciones “porque el candidato que ellos escogieron no tiene buen discurso, tiene muchas limitaciones, por eso escondieron a Arauz y salieron con la imagen de Correa a pasearla en todo el país”.

Te podría interesar:

DACO flexibiliza medidas en los condominios

DACO flexibiliza medidas en los condominios

La Orden entra en vigor mañana, lunes 8 de febrero.

 

Arauz no pudo ejercer su voto en Quito debido a que estaba empadronado para hacerlo en México, donde vivía hasta poco antes de su postulación, y no cambió su domicilio electoral. Para hacer presencia acompañó a votar a su abuela Flora Galarza en un centro de votación instalado en el norte capitalino.

Lasso acudió a votar en la ciudad de Guayaquil acompañado de su esposa María de Lourdes Alcívar, luego de lo cual señaló que ”“hemos sufragado con todas las normas de bioseguridad".

“Lo que les puedo decir es que habrá segunda vuelta, nosotros estaremos ahí y nos veremos con quien el pueblo decida escoger”, indicó el candidato de 65 años.

Para ganar en primera vuelta, un candidato debe obtener la mitad más uno de los votos válidos o el 40% de los sufragios y una ventaja de 10 puntos sobre su más inmediato rival. De no suceder esto, se ha fijado un balotaje para el 11 de abril.

Arauz, de 36 años, ha propuesto hacer que los ricos paguen más impuestos y fortalecer los mecanismos de protección al consumidor, la banca pública y las organizaciones locales de crédito y ahorro. Ha dicho que no cumplirá con los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional.

Lasso favorece las políticas de libre mercado y el acercamiento de Ecuador a organismos internacionales. Prometió crear más puestos de trabajo y atraer bancos internacionales. También quiere impulsar los sectores petrolero, minero y energético a través de la participación de entidades privadas para reemplazar el financiamiento estatal.

Sobre las elecciones se cierne el futuro de Correa, un izquierdista que todavía tiene 57 años. Gobernó de 2007 a 2017 como aliado de Fidel Castro de Cuba y Hugo Chávez de Venezuela, ambos ahora fallecidos.

Sigue siendo popular entre millones de ecuatorianos después de supervisar un período de crecimiento económico impulsado por un auge petrolero y préstamos de China que le permitieron expandir programas sociales, construir carreteras, escuelas y otros proyectos. Pero cada vez más tomó medidas enérgicas contra los oponentes, la prensa y las empresas durante su última etapa en el cargo y se peleó con grupos indígenas por proyectos de desarrollo.

Su apelación también se ha visto empañada por una condena por corrupción que, según él, fue un producto inventado de venganza política. Correa fue sentenciado en ausencia en abril a ocho años de prisión por su papel en un plan para extraer millones de dólares de empresarios a cambio de proyectos de infraestructura, dinero supuestamente utilizado con fines políticos.

Desde tempranas horas se observaban en algunos recintos largas filas de votantes debido a las rigurosas medidas de bioseguridad que se implementaban para evitar los contagios. Ello incluía el ingreso individual a las juntas de sufragio, revisión previa del documento de identidad y el uso de mascarilla y alcohol.

“No esperábamos que las colas fueran tan largas, estamos bajo un solazo y lo único que queremos es votar de una vez; yo voy a votar por Arauz”, dijo Rosa Lema, de 37 años, mientras esperaba en una junta electoral del norte capitalino.

Sebastián Malitaxi, de 29 años, señaló: “toda mi familia iba a votar por Arauz, pero nos despechamos porque vimos que dice muchas cosas que no son reales; ahora vamos a votar por Lasso porque nos da miedo que el Ecuador se hunda como Venezuela”.

El ganador asumirá las riendas del país el 24 de mayo. Tendrá que trabajar para sacar a la nación productora de petróleo de una crisis económica cada vez más profunda que ha sido exacerbada por la pandemia.

El país de 17 millones de personas había registrado más de 253.000 casos y casi 15.000 muertes por COVID-19 hasta el viernes, según datos de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos.

Los comicios empezaron en medio de estrictas medidas sanitarias, entre ellas votar con mascarilla, llevar su propia botella de gel o alcohol desinfectante, su propio lapicero, guardar el distanciamiento social mínimo de 1,5 metros y evitar todo contacto personal en el recinto electoral. La única ocasión que el votante deberá descubrir su rostro será cuando los delegados de la mesa verifiquen la identidad.

Para los jóvenes de 16 y 17 años, al igual que para las personas de la tercera edad, el voto es opcional, mientras que para los ciudadanos de 18 a 65 años es obligatorio. En caso de no sufragar la multa prevista es de 40 dólares.

Las autoridades también prohibieron las tradicionales ventas ambulantes de comida y de toda clase de pequeños objetos que rodeaban los recintos electorales en medio de música con alto volumen.

Los recintos electorales estarán abiertos entre las 07.00 y 17.00 horas (1200 y 2200 GMT). Los resultados de un conteo rápido oficial del Consejo Electoral se conocerían tres horas después del cierre de las mesas electorales.

Loading...
Revisa el siguiente artículo