Mujer narra experiencia con secuestrador en estacionamiento Plaza del Sol

Expuso en sus redes sociales la horrible experiencia.

Por El Calce

Una ciudadana narró en sus redes sociales su experiencia con un presunto secuestrador, quien intentó llevársela en su propio carro desde el estacionamiento del centro comercial Plaza del Sol, en Bayamón.

"Durante el día de hoy fui víctima de un intento de secuestro en el área del estacionamiento en el “mall” Plaza del Sol, en Bayamón. Y es la experiencia más horrible de toda mi vida", comenzó a narrar la valiente joven, quien sobrevivió al suceso.

"Les cuento: me estacioné en el área de “Bed Bath & Beyond” al intentar bajarme de mi carro, se me acerca este hombre y me pilla y me dice “Cámbiate” refiriéndose a que me montara en él área del pasajero. Yo le respondí “si quieres mis cosas yo te las doy pero déjame ir” y el me contestó “No, tú te vas conmigo cámbiate”. Vuelvo y le repito “quieres mis cosas yo te las doy, te doy mi reloj, mis pulseras, mi celular que esta dentro de la cartera y las llaves pero déjame ir”. Ahí el, en tono mas agresivo me responde “Cámbiate canto de cabr**a tengo una cuchilla y te voy a matar”. En ese momento yo reaccioné y forcejeamos, logré tumbarle la navaja de las manos y caímos al piso forcejando. Y por medio de mis gritos, lograron llegar a socorrerme 2 ángeles que me escucharon gritar", prosiguió.

"Ahí el sujeto al ver a quienes se acercaban huyó corriendo a plena luz del día. Con esto quiero decirles que se cuiden mucho, ya que el no pretendía robar ninguna de mis pertenencias, sino que quería secuestrarme. Y gracias a Dios y a que mantuve la calma no lo logró. Era un hombre de aproximadamente 30 años, trigueño, alto como 5’10, tenía una camisa azul y un pantalón negro, llevaba mascarilla por lo que no puedo describir mejor su rostro. Por si acaso no andaba vestida provocativa, a penas y me logré bajar del carro. Pero su intención era llevarme Dios sabe para que atrocidad, traten de andar acompañadas, no se estacionen lejos, siempre con las llaves en la mano y alertas a sus alrededores. ¡Gracias a Dios estoy bien!", finalizó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo