A prueba las promesas de Joe Biden a Puerto Rico

Un Congreso mayormente demócrata podría facilitar la implementación de medidas a favor de la isla.

Por Sadot Santana Miranda

Ante un cambio de mando en el gobierno estadounidense, las promesas de campaña del nuevo mandatario Joe Biden para Puerto Rico podrían encontrar terreno fértil debido a una mayoría del Partido Demócrata en el Congreso.

A juicio de analistas consultados por Metro, la nueva administración presidencial supone un cambio de dirección en las relaciones entre el gobierno federal y la isla luego de cuatro años de un tono antagónico bajo la presidencia de Donald Trump.

Entre las propuestas de Biden figura la inclusión de los residentes del archipiélago boricua al Programa de Asistencia Nutricional Suplementario (SNAP), acelerar el desembolso de fondos federales para la recuperación tras el huracán María, una auditoria de la deuda pública y revertir las políticas de austeridad impuestas por la Junta de Control Fiscal.

Pero si bien el Partido Demócrata domina los escaños en la cámara baja, en el Senado la colectividad cuenta con la misma cifra de escaños que el Partido Republicano, por lo que necesitarían de la vicepresidenta, Kamala Harris —quien fungirá como presidenta del cuerpo legislativo— para que ejerza el voto decisivo.

Para el profesor de Ciencia Política, José Javier Colón, aunque el Partido Demócrata se encuentra en una posición más favorable que el pasado cuatrienio, será necesario que exista consenso en la delegación para impulsar medidas presupuestarias. “Cualquier medida que no sea bien consensuada dentro del caucus demócrata va a tener problemas porque hace falta que esa delegación esté completamente unida para que venga Kamala Harris a desempatar”, indicó el profesor del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico. Asimismo, comentó que cuando arranque la sesión legislativa, el presidente Biden podría encarar una cargada agenda legislativa que incluye un posible juicio político contra el saliente mandatario, Donald Trump.

“El terreno es complicado sobretodo a comienzos de mandato porque va a estar sobrecargada la agenda. Va a haber un juicio político contra Trump mientras se miran los candidatos al gabinete…Pero lo que sí es claro es que la animosidad que tenía el presidente Trump contra Puerto Rico y, un poco lo que sabemos que era casi una directriz de poner obstáculos al envío de fondos, pues no debe prevalecer en una administración demócrata”, señaló.

Para el abogado y analista Joel Montalvo, una vez juramente, Biden puede impulsar medidas sin el aval del Congreso como desistir del caso de Vaello v. Estados Unidos en el que se discute si residentes de la isla pueden recibir el Seguro Social Suplementario. En dicho caso, el gobierno federal apeló una decisión del Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston en el que permitió que residentes de Puerto Rico reciban este beneficio y argumentan que el demandante debe devolver el dinero que recibió de este programa luego de mudarse de Nueva York a la isla.

“Tan pronto llegue, el presidente Biden puede llegar allí [a Casa Blanca] y dar una orden a su Departamento de Justicia de que desista de esa apelación y de esa manera ya es una acción presidencial que pudiera ayudar a Puerto Rico inmediatamente sin ninguna intervención congresional porque ya hay una decisión judicial tanto del Circuito de Boston y del juez [Gustavo] Gelpí en Puerto Rico”, señaló el exasesor del exgobernador Aníbal Acevedo Vilá.

Mientras que el analista Alejandro Figueroa opinó que la agenda de Biden para Puerto Rico podría enfrentar pocos escollos en el Congreso y vaticinó que se incluya a los puertorriqueños bajo beneficios como el de SNAP.

Figueroa, sin embargo, reconoció que Biden podría afrontar dificultades en cambiar las decisiones de la Junta de Control Fiscal (JCF), toda vez que la composición del ente se renovó bajo el mandato de Trump y se completaron las designaciones que le corresponde a ambos cuerpos legislativos.

“En la medida en que están designados [los integrantes de la Junta] ya no tienes el poder del presidente de nombrarlos. Sin embargo, es obvio que la opinión y la política pública pesa e influenciará la forma y posiciones que tome la Junta en temas de importancia tanto en el área fiscal como en el área presupuestaria”, dijo.

No descartó que, ante este escenario, el Partido Demócrata impulse enmiendas a Ley Promesa. “Hay que ver cómo quedan compuestas las comisiones que tienen injerencia sobre Puerto Rico para entender quién las preside y entonces cuánta atención le van a dar a esas enmiendas que se pretenden hacer y ver cómo queda el proceso de renegociación de la deuda que estaba corriendo en estas semanas”, comentó.

No obstante, en otro distanciamiento con la política pública del presidente saliente Trump, Figueroa opinó que, bajo la presidencia de Biden, podría concretarse una auditoría de la deuda pública del país. “[Trump] era mucho más ‘pro-bonistas’ y miraba con recelo los reclamos que se estaban haciendo sobre un pedido de auditoría y los recortes en el repago a los bonistas”, mencionó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo