Joe Biden clama por la unión del país en su discurso inaugural

Aseguró que Estados Unidos debe continuar su batalla contra el racismo, desigualdad, violencia, supremacía blanca y el COVID-19.

Por Metro Puerto Rico

A dos semanas del ataque al Capitolio, el presidente Joe Biden clamó por la unión del país para hacerle frente al racismo, desigualdad social, violencia y el resurgir de la supremacía blanca durante su discurso inaugural frente a las escalinatas del Capitolio en Washington, DC.

"Hay mucho que reparar, mucho que reconstruir, pero mucho para ganar", indicó Biden minutos después de juramentar como el presidente número 46 de Estados Unidos.

En su primer discurso presidencial, Biden hizo un llamado al pueblo estadounidense al hacer alusión a los sucesos del pasado 6 de enero en donde simpatizantes extremistas del presidente saliente Donald Trump irrumpieron a la fuerza el Capitolio mientras el Congreso validaba el resultado de las elecciones.

"Hablar de unión podría parecer una fantasía tonta, pero las fuerzas que nos dividen son profundas y reales. Sin embargo, estas fuerzas no son nuevas. Ha sido una lucha constante. Es una realidad cruda y horrible que el racismo, nacionalismo y miedo nos han dividido por mucho tiempo", señaló Biden.

"En cada momento histórico, suficientes personas han sabido unirse para dirigirnos y podemos hacer esto. La historia, nuestra fe y la razón podrán guiarnos por el camino correcto: al camino de la unión", añadió Biden durante su toma de posesión en donde también juramentó la vicepresidenta Kamala Harris.

Aunque no mencionó a Trump durante su discurso, Biden aseguró que su presidencia retomará la verdad luego de que en momentos se vio "retada, manipulada y fabricada" en una alusión al mandato de Trump.

El presidente, por su parte, extendió una rama de olivo a quienes no votaron por él durante la pasadas elecciones. "Los desacuerdos no pueden llevarnos a la desunión. Seré presidente de toda la ciudadanía estadounidense. Les prometo que lucharé por las personas que no votaron por mí de la misma manera que lo haré por aquellos que sí lo hicieron", mencionó.

"Debemos terminar con esta guerra descortés", agregó.

Biden asumirá el cargo presidencial en momentos donde el nuevo Senado —dominado por una leve mayoría demócrata— deberá decidir si continúa un juicio político contra Trump por incitar a sus simpatizantes a realizar una insurrección en el Capitolio federal el pasado 6 de enero.

La cargada agenda legislativa en los primeros días del Senado incluirá confirmar el gabinete de Biden y la aprobación de un nuevo paquete de estímulo económico para responder a la pandemia del COVID-19. Este tercer paquete incluye otro incentivo a individuos —de unos $1,400— y el aumento del mínimo federal a $15 la hora.

Durante su discurso, Biden también señaló que la lucha para detener el COVID-19 es otro reto que requerirá la unión del pueblo estadounidense. Al momento, el virus ha cobrado la vida de más de 400,000 vidas estadounidenses.

"Esto es un virus que continúa acechando silenciosamente a nuestro país. En un solo año, ha cobrado más vidas americanas que aquellas perdidas en la Segunda Guerra Mundial", comentó Biden, quien también indicó que la propagación del COVID-19 ha provocado el cierre de miles de negocios.

Se espera que hoy, una vez llegue a la Casa Blanca, Biden firme sus primeras órdenes ejecutivas en las que podría extender la moratoria a los desahucios, al cobro de préstamos estudiantiles y el regreso de Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud.

La ceremonia inaugural también estuvo protagonizada por los miles de soldados desplazados alrededor de la capital federal en respuesta al ataque del pasado 6 de enero. A su vez, los actos de juramentación se celebraron sin público ante la emergencia salubrista del COVID-19. En cambio, miles de bandera estadounidenses fueron colocadas frente al Capitolio en representación de las personas que no pudieron asistir a la inauguración debido a la pandemia.

Minutos antes de su juramentación, Harris juramentó como la primera mujer vicepresidenta en la historia estadounidense. La jueza del Tribunal Supremo Sonia Sotomayor —quien es de ascendencia puertorriqueña y la primera latina en el tribunal de mayor jerarquía— tomó el juramento de Harris, quien es de ascendencia india y jamaiquina.

Loading...
Revisa el siguiente artículo