Salud espera por Biden para aumentar el flujo de vacunas disponibles en la isla

Sin embargo, una ex epidemióloga del Estado alertó de los peligros de vacunar sin tomar en consideración el ritmo de producción

Por Manuel Guillama Capella

El secretario de Salud, Carlos Mellado, aseguró que Puerto Rico es una de las jurisdicciones de Estados Unidos que más eficientemente está administrando las vacunas contra el Covid-19, al sostener que ya se ha distribuido más del 80% de las dosis que se han recibido. Esto, a pesar de que ayer mismo se confirmó que se perdieron unas 200 vacunas.

Según la información ofrecida por el funcionario, en la isla se han distribuido a centros de vacunación 221,426 de cerca de 270,050 vacunas que se han recibido. Hasta ayer, se había registrado la administración de 136,682 vacunas, una cifra mayor de las que reporta el portal del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), que indica que en Puerto Rico apenas se han utilizado 104,137 de las 311,325 que se le han “distribuido”.

Coronavirus en Puerto Rico: Salud reporta cero muertes y 365 casos confirmados

Coronavirus en Puerto Rico: Salud reporta cero muertes y 365 casos confirmados

Además, registraron 62 casos probables y 445 sospechosos adicionales

“Tuve conversaciones con HHS (Departamento de Salud federal) y la gente del CDC y establecen que Puerto Rico es de los primeros lugares, territorios donde no se están almacenando vacunas. Lo que tenemos de almacenamiento es lo que llegó el jueves para la segunda dosis de la primera fase. Si analizas las neveras de la Guardia Nacional no hay vacunas”, dijo ayer Mellado en conferencia de prensa.

Amparándose en los datos del CDC y los que ofrecen por separado los territorios, una recopilación del medio Bloomberg coloca a Puerto Rico como la jurisdicción con el décimo porcentaje más bajo de vacunas administradas, únicamente por encima de estados como Carolina del Norte, Hawái y Alabama, así como los territorios de Islas Marianas, Samoa Americana, Palau, Islas Vírgenes, Micronesia y las Islas Marshall. En la recopilación del medio estadounidense, los datos correspondientes a Puerto Rico son los mismos que aparecen en el portal del CDC.

Al momento, el Departamento de Salud carece de un ‘dashboard’ donde detalle el desarrollo del proceso de vacunación.

De acuerdo con Bloomberg, Dakota del Norte es el estado que más eficientemente ha administrado sus vacunas, habiendo utilizado un 77.1% de las que se le han asignado. En el caso de Puerto Rico, la cifra es de 50.6%, partiendo de los números provistos por Mellado.

Mellado señaló que las casi 50,000 vacunas que no se han distribuido en Puerto Rico están asignadas principalmente a la segunda dosis de personas que recibieron la primera a finales de diciembre.

En las pasadas semanas, tanto Mellado como José Reyes, jefe de la Guardia Nacional, han recalcado que el CDC reporta datos con retraso. Asimismo, Mellado sostuvo que la cantidad de vacunas que el CDC informa como “distribuidas” para cada jurisdicción incluye dosis que todavía no han llegado.

El secretario de Salud subrayó que la posibilidad de que Puerto Rico alcance la llamada inmunidad de rebaño –para lo cual se requiere vacunar a al menos el 70% de la población– en el próximo verano, dependerá en la cantidad de dosis semanales que el CDC asigne. En ese sentido, hizo alusión a la promesa del presidente electo, Joe Biden, de liberalizar dramáticamente el flujo de vacunas, por lo que espera que a inicios de febrero la cantidad de vacunas distribuidas semanalmente exceda considerablemente las aproximadamente 40,000 que llegan al presente. De esas 40,000, 11,000 son destinadas a las cadenas de farmacias Walgreens y CVS, que se encargan de la vacunación de adultos mayores en centros de cuido prolongado.

La ex epidemióloga del Estado Ángeles Rodríguez, sin embargo, mostró preocupación ante los riesgos que podría suponer el plan de flexibilización de la administración Biden, particularmente en lo relacionado a la posibilidad de que no haya suficiente suplido para aplicar la segunda dosis que requiere cada persona que se inmuniza con la vacuna de Pfizer o de Moderna.

“Para mí es un disparate. Yo quiero pensar que alguien juicioso va a recomendar con tiempo no hacer eso. La evidencia científica de estas dos vacunas demuestra que su éxito en proteger al 94% o 95% de las personas vacunadas depende del ‘booster’ (segunda dosis). Si no damos ese segundo ‘booster’ perdemos el primero. Después de cierto tiempo la persona no va a tener suficiente protección. Es una iniciativa que va a ser fallida. Yo espero que (la nueva administración federal) no lo haga, y si lo hacen, como la vacunación depende de los estados, que Puerto Rico no lo haga”, sostuvo la también infectóloga.

La segunda dosis de la vacuna de Pfizer debe administrarse a los 21 días de la primera, mientras en el caso de Moderna el intervalo es de 28 días.

Complicado regreso a clases presenciales

Rodríguez, asimismo, hizo un llamado a “repensar” la aspiración de reabrir las escuelas gradualmente a partir de marzo, como ha expresado el gobernador Pedro Pierluisi.

“Probablemente todas las decisiones que estaban basadas en conseguir una seguridad, entre comillas, de poder evitar los contagios en las aulas, yo creo que se deben repensar. Estamos en un momento que es probablemente crítico. Está circulando una cepa que es sumamente agresiva en términos de su transmisión. Si no queremos colapsar el sistema de salud, tenemos que ser muy juiciosos en estrictamente adherirnos a las recomendaciones para evitar la transmisión”, manifestó Rodríguez, quien consideró que el gobierno ha hecho un trabajo adecuado en la fase inicial de vacunación.

Según Mellado, el proceso de vacunación del personal docente y no docente de escuelas públicas y privadas, que comenzó esta semana, se extenderá por entre “seis a ocho semanas”, lo que supondría finalizar entre principios y mediados de marzo.

“El proceso de los maestros y no docentes, que son 55,000, entre público y privado, yo tengo entendido que no (se retrasaría por el flujo lento de vacunas). El detalle va a ser en cuántas personas, cuántos empleados quieran accesar la vacuna. El plan de la apertura de las clases dependerá de muchos factores. Lo que siempre hemos querido establecer es una meta puntual. Si no tenemos algo como meta, no lo podremos hacer nunca, y (el regreso a las escuelas) depende de muchos factores y cómo estemos ante el Covid en ese momento”, expresó Mellado.

Por otro lado, Mellado negó que la perdida de 200 dosis de Moderna en un centro de vacunación sea parte de un patrón en el manejo de la vacuna en Puerto Rico. El secretario no quiso precisar en qué centro de vacunación ocurrió el incidente, más allá de señalar que es un lugar que “está haciendo una labor muy buena”. Mellado no estuvo disponible para atender las preguntas de Metro, a pesar de gestiones desde horas de la mañana.

“Lo que sucedió fue que la persona que recibió la caja de la vacuna vio que había como hielo derretido. Lo que hizo fue que introdujo la caja dentro de la nevera. Cuando se le consultó al CDC la recomendación fue que no hiciéramos uso de la vacuna. Debo aclarar que es el único incidente que Puerto Rico tiene. Hubo un estado que tuvo hasta 2,500 dosis de pérdida”, dijo Mellado en una conferencia de la Secretaria de la Gobernación en Fortaleza.

“Son cosas que pueden suceder y han sucedido. El manejo de esta vacuna es sumamente complicado. Incluso cuando llega la segunda dosis se tiene que manejar de una manera diferente”, añadió.

Loading...
Revisa el siguiente artículo