No cantan victoria por disminución en hospitalizaciones por COVID-19

Profesionales de la salud aconsejaron a las autoridades a vigilar el uso de estos recursos.

Por Sadot Santana Miranda

Aunque durante las últimas semanas la utilización de camas y ventiladores en los hospitales ha disminuido, una nueva variante del COVID-19 y los efectos de las celebraciones navideñas podrían provocar otro aumento en el uso de los recursos médicos del país, según expertos en salud consultados por Metro.

El Departamento de Salud ayer registró, en su reporte diario, que unas 390 personas se encontraban hospitalizadas por COVID-19, lo que podría significar una merma en las camas ocupadas en el sistema hospitalario del país luego de que en noviembre y en la primera parte de diciembre se reportaron las cifras más altas de hospitalizaciones desde que comenzó la pandemia. El 10 de diciembre, por ejemplo, se registró el pico más alto en la utilización de camas de adultos por COVID-19 para un total de 657.

En el renglón de ventiladores, se registraron cifras similares en noviembre y diciembre y, en su punto más alto, el uso de este equipo médico escaló a 118 ventiladores utilizados para pacientes de COVID-19, la cifra más alto desde el inicio de la crisis salubrista en el país. Mientras que en el renglón de camas de intensivo por COVID-19, las cifras más altas se alcanzaron el pasado 24 de noviembre, con 110 pacientes bajo este cuidado, y 109 pacientes en intensivo el pasado 11 de diciembre. Al igual que las hospitalizaciones y los ventiladores, el uso de camas de cuidado intensivo escaló las cifras más altas en noviembre y diciembre. Ayer se registraron 76 pacientes bajo este cuidado intensivo.

Para la epidemióloga Ángeles Rodríguez, si bien se ha visto una reducción en la utilización de camas, ventiladores y de cuidado intensivo, los efectos de las reuniones familiares en el periodo navideño podrían registrarse en los próximos días. La también infectóloga no descartó que las cifras en estos renglones podrían aumentar en los próximos días debido a estas actividades. Añadió, sin embargo, que, en años anteriores, la utilización de servicios hospitalarios suele aumentar luego del ciclo navideño debido al consumo de bebidas alcohólicas y otros alimentos que podrían deteriorar la salud de las personas.

“El efecto de las reuniones familiares y, por más que se diga, la gente no es muy disciplinada, [por lo que] que pueden subir [las cifras]. Debe empezar a subir en los próximos días porque los primeros efectos del día de Navidad se tienen que estar viendo en estos días. Estamos hablando de 14 a 21 días que podemos empezar a verlo…Hasta febrero debemos estar viendo las consecuencias”, opinó.

“Claro y hay un cambio en la Orden Ejecutiva. Eso es otra cosa que puede influenciar en las semanas futuras así que veremos a ver”, agregó Rodríguez, quien mencionó que resulta temprano anticipar si la actual orden ejecutiva podría será efectivo en evitar un aumento en el uso de los recursos hospitalarios debido a la insuficiencia de datos en el periodo navideño.

Por su parte, Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos, planteó que la prohibición de bebidas alcohólicas impuesta por la exgobernadora Wanda Vázquez pudo haber contribuido a la reducción en el uso de estos servicios médicos. Ramos señaló que el aumento de casos de COVID-19 y el uso de recursos hospitalarios en noviembre y diciembre pudieron haber sido provocados por las festividades de Acción de Gracias el pasado 26 de noviembre.

“Todavía sigue estando la positividad alta, pero claramente no está comprometiendo el sistema hospitalario, lo cual es bueno. Y hay que ir observándolo porque el otro factor en juego sería la nueva cepa [del COVID-19] que nos aumente los casos independientemente de que haya festividades especiales o no. Así que hay que estar pendiente”, dijo Ramos. De acuerdo con el Instituto de Estadísticas, la tasa de positividad por el coronavirus se encuentra en un 12.7%. Los expertos y las organizaciones de salud recomiendan que, antes de considerar flexibilizaciones, la tasa de positividad no debe superar el umbral de 5%.

Ramos, por su parte, fue enfático en que las autoridades del país deben estar alertas a la nueva variante del COVID-19 —que según expertos es más infecciosa— que, según reportes de Prensa Asociada, se registró el primer caso el pasado 31 de diciembre en Florida luego de haber sido descubierta unos días antes en Gran Bretaña.

“Hay que estar pendiente que no surja un aumento de admisiones sin razón específica como en Inglaterra que notaron que había una cepa nueva cuando hubo un disparo en hospitalizaciones sin una razón aparente. Así que hay que estar pendiente a eso porque la cepa nueva ya tiene que estar en Puerto Rico porque estuvo en Florida. Hay que estar pendiente y monitorear día a día”, mencionó Ramos.

Mientras que Jaime Plá, presidente de la Asociación de Hospitales, indicó que, aunque es muy temprano para anticipar el efecto de las fiestas del Día de Reyes, no registraron un “rebote significativo” en el uso de recursos hospitalarios pese a que el organismo preveía un aumento tras las celebraciones de Navidad y Despedida de Año.

“Me parece que de esta situación seguir este ritmo que lleva es posible que hayamos podido controlar, en parte, la problemática de las hospitalizaciones en Puerto Rico que entiendo que todavía tenemos un número constante de hospitalizaciones, cerca de 400”, dijo Plá, quien estimó que la próxima baja significativa podría llegar a medida que aumente la cantidad de personas vacunadas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo