Miguel Romero priorizará respuesta al Covid-19 y deuda millonaria de pensiones

Tras asumir oficialmente la alcaldía de San Juan, Miguel Romero espera que la capital se integre plenamente al sistema central de rastreo de contagios para la primera semana de febrero

Por Manuel Guillama Capella

Al reconocer que se encuentra “ansioso” y “un poquito nervioso” ante la juramentación que llevará a cabo esta mañana, el alcalde entrante de San Juan, Miguel Romero, mencionó que entre sus primeras gestiones como regente de la capital estará integrar al municipio al programa de rastreo de contactos de Covid-19 que dirige el Departamento de Salud.

De esa forma, Romero explicó que San Juan –único municipio que no ha participado del programa central– podría acceder a hasta $4 millones en fondos de la ley federal Cares para implementar el programa de rastreo, lo que aseguró permitiría una identificación más temprana de los focos de contagio que puedan generarse en momentos en que el país apenas se encuentra en la fase inicial de vacunación contra el virus.

La exalcaldesa Carmen Yulín Cruz Soto optó por mantener a San Juan bajo un programa de rastreo independiente de los esfuerzos centralizados de Salud, aunque siempre aseguró que la información recopilada era adecuada y estaba disponible para la agencia.

De acuerdo con el alcalde entrante, los trámites para integrar a la capital al programa que coordina la epidemióloga Fabiola Cruz López se demorarán unas semanas, por lo que espera haberlos completado para el inicio de febrero.

“Nos permite tener mayor información, identificar posibles focos de contagio, lo que permite también tener ‘data’ adicional mientras se va mirando mensualmente el vencimiento de las órdenes ejecutivas, que tienen un efecto sobre el sector económico. (La integración) también va a incluir que se asigne un estudio epidemiológico por el Departamento de Salud sobre el manejo de la pandemia del Covid”, expresó Romero.

“Lo más importante para mí, de inmediato, es lograr el acuerdo con el Departamento de Salud que nos permita acceder los fondos del Cares Act para poder establecer el sistema de rastreo. Esto requiere la contratación de epidemiólogos, el establecimiento de un centro de llamadas, la contratación de personas que se dedique al seguimiento de personas que resulten positivos, a quienes queramos darles una serie de servicios municipales a través de ese personal para tratar de que se cumpla con la mayor rigurosidad el confinamiento voluntario. La idea es que esta misma semana tengamos la aprobación de una propuesta que ya hemos estado elaborando”, abundó el exsenador.

Según Romero, otras gestiones que tendrán prioridad en la primera fase de su administración incluirán operativos de limpieza y recogidos de escombros y chatarras en las comunidades sanjuaneras, reuniones entre las policías municipal y estatal, así como la aprobación por parte de la Legislatura Municipal de alianzas con otros pueblos de la zona metropolitana, entre los que mencionó a Bayamón, Carolina, Toa Baja, Guaynabo, Trujillo Alto y Cataño.

“Va a abrir la puerta a que tengamos una colaboración, en este periodo, que tiene que ver con tener mayor cantidad de equipo que no tenemos y así se pudo ver en el proceso de transición. Equipo pesado, ‘diggers’, camiones araña para poder entrar a nuestras comunidades. Tenemos un municipio de casi 48 millas cuadradas, por lo que además del recurso humano necesitamos el equipo para atender bien nuestras comunidades”, dijo Romero.

En tanto, el también exsecretario del Trabajo puntualizó que tanto para para optimizar las asignaciones de fondos federales de recuperación como para fomentar el desarrollo económico de la capital será necesario agilizar los trámites de permisos de uso y construcción, por lo que igualmente buscará acuerdos con la Junta de Planificación que le permitan “aprovechar la autonomía” de la que goza San Juan.

“Para mí eso es importante porque necesitamos convertir a San Juan en lo que yo he llamado un dínamo de recuperación económica, para promover la inversión que hace falta en nuestra ciudad. Además hay una cantidad de millones de dólares en fondos del programa CDBG (Subvenciones en bloque para desarrollo comunitario). Para (el uso de) fondos federales y los proyectos que se encaminen es importante que tengamos un sistema de permisos transformado para promover que sean utilizados y por ende los proyectos se lleven a cabo en el menor tiempo. También estos proyectos van a generar ingresos municipales por concepto de patentes, lo cual para mí es importante”, recalcó.

Preocupado por deuda de retiro

Sin embargo, Romero aseguró que uno de los asuntos más complejos que deberá atender su administración será la deuda acumulada que mantiene el municipio con el sistema de retiro, que indicó asciende a $96 millones. Esa cifra, lamentó, es “considerable” al compararse con la nómina anual de $149 millones, al tiempo que equivale a una sexta parte del presupuesto corriente de la capital.

De acuerdo con el alcalde entrante, su enfoque estará en evitar que esa crisis financiera incida negativamente en la prestación de servicios municipales, por lo que indicó que ya comenzó una serie de discusiones al respecto con la Junta de Control Fiscal.

“Municipio que no paga el retiro le pueden embargar, por ejemplo, sus remesas mensuales de los fondos que se depositan en el Centro de Recaudación de Ingresos Municipales… Ya yo comencé unas comunicaciones con la Junta de Supervisión Fiscal para llegar a unos acuerdos de la forma y manera en que se va a pagar esa cantidad de dinero, pero tomando en consideración, y nos aseguraremos que ocurra, que ningún pago que se haga ahora mismo no permita que el municipio brinde los servicios que tiene que brindar”, insistió el político novoprogresista.

¿Cuán distinto visualiza a San Juan dentro de cuatro años?, le preguntó Metro.

“Hay municipios de la zona metropolitana como Carolina y Bayamón que son administrados por partidos distintos, que han logrado manejar la crisis económica, la de los huracanes, la de la Junta, la pérdida de los subsidios municipales y que no tienen ni remotamente el presupuesto que tiene San Juan. Y cuando uno va a esos municipios, uno no ve el deterioro tan marcado en la infraestructura urbana como se ve en San Juan, tampoco la caída tan grande en términos de desarrollo económico. Uno no puede tan siquiera identificar a la administración saliente con alguna iniciativa de desarrollo económico”, criticó Romero.

“Yo quiero hacer todo lo contrario. Queremos administrar esto bien; queremos una ciudad limpia, bonita, con desarrollo económico y un sistema de permisos que promueva la inversión; con mayor seguridad, porque tenemos la policía municipal más grande Puerto Rico. Aquí yo lo que vengo es a trabajar. Las transformaciones de las ciudades no se logran de un día para otro ni de un mes para otro. Pero sí (aspiro a) que la gente sienta que ha habido una transformación en la actitud de su gobierno y eso lo van a poder palpar desde el día de mañana (hoy)”, subrayó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo