Salud se une a campaña para prevenir obesidad en Puerto Rico

La prevalencia de obesidad en Puerto Rico es de 69.8% en mayores de 18 años

Por Metro Puerto Rico

El Departamento de Salud se une a la campaña Muévete al Son de Mi Plato, un esfuerzo de la Comisión de Alimentación y Nutrición de Puerto Rico (CANPR) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que tiene el objetivo de orientar y detener el aumento acelerado en las tasas de prevalencia de obesidad en Puerto Rico.

“En Puerto Rico tenemos una tasa muy alta de obesidad. Las estadísticas más recientes reflejan que la prevalencia de obesidad aumentó de 65.9% a 69.8% en los pasados cinco años, entre la población de 18 años o más. Mientras, en el caso de la población pediátrica fluctúa entre 18% y 24%. Es importante reforzar los mensajes de prevención para crear conciencia sobre los riesgos de la obesidad, tanto en adultos como en niños”, aseguró la doctora Nivia A. Fernández Hernández, presidenta de la CANPR.

Reconociendo que la época navideña propicia una ingesta mayor de alimentos, la necesidad de orientar sobre las alternativas para una alimentación saludable es vital para evitar la ganancia de peso y los problemas de salud futuros.

“La obesidad es una de las condiciones crónicas más prevalentes en la isla. A esto, le añadimos que el sobrepeso y la obesidad se han convertido en las principales causas de muerte en los puertorriqueños. Es por esto que debemos estar consciente de lo que comemos durante todo el año, pero más importante es no descuidarnos durante la época navideña”, añadió Fernández Hernández.

Durante la pandemia del COVID-19 y los efectos de la cuarentena se han observado cambios en los patrones alimentarios y de actividad física que podrían afectar adversamente las condiciones de salud asociadas con el problema del sobrepeso y la obesidad.

El índice de masa corporal (IMC) elevado es un factor de riesgo para las enfermedades crónicas, no transmisibles tales como: enfermedades cardiovasculares (cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares), diabetes, trastornos del sistema músculo-esqueletal (osteoartritis enfermedad degenerativa de las articulaciones y algunos cánceres (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon). El riesgo de contraer dichas enfermedades crónicas crece con el aumento del IMC.

Fernández Hernández aseguró que el sobrepeso y la obesidad, así como las enfermedades crónicas asociadas, en su mayoría, pueden prevenirse limitando el consumo de calorías que provienen de las grasas y de los azúcares en los alimentos y aumentando el consumo de frutas y vegetales, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos. Así también, realizando actividad física periódica: 60 minutos en la niñez y 30 minutos en la adultez.

“En cuanto a la obesidad pediátrica, que se asocia con una mayor probabilidad de obesidad en la adultez, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta, los efectos más comunes son las dificultades respiratorias, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, y marcadores tempranos de enfermedades cardiovasculares, así como resistencia a la insulina y efectos sicológicos”, añadió la presidenta del CANPR.

Además, del llamado a celebrar la época navideña de manera segura y siguiendo las medidas de precaución recomendadas para evitar la propagación del COVID-19, el Departamento de Salud y el CANPR promueven la alimentación saludable, en porciones moderadas, incorporando la actividad física a lo largo del día, enfatizando que todo paso cuenta.

Loading...
Revisa el siguiente artículo