Estados tienen hasta el viernes para hacer pedidos de la vacuna contra COVID

En un momento en que muchos tienen los hospitales al límite de capacidad

Por AP

Los estados enfrentaban el vencimiento de un plazo el viernes para realizar pedidos de la vacuna contra el coronavirus, en un momento en que muchos reportan infecciones, hospitalizaciones y muertes récord, con los hospitales al límite. Y se teme que lo peor esté por venir.

El número de hospitalizados con COVID-19 alcanzó el jueves un máximo histórico en Estados Unidos con 100.667, según el COVID Tracking Project, un programa de seguimiento. Esa cifra se ha más que duplicado durante el último mes, al tiempo que los nuevos casos diarios promedian 210.000 y las muertes promedian 1.800 por día, según datos compilados por la Universidad Johns Hopkins.

Arizona reportó más de 5.000 nuevos casos por segundo día consecutivo el viernes, y la cantidad de camas disponibles en cuidados intensivos cayó por debajo del 10% en todo el estado. Las autoridades calculan que los hospitales quedarán rebasados este mes.

El estado espera recibir suficientes dosis de nuevas vacunas contra el coronavirus a fin de año para inocular a más de 383.000 trabajadores de la salud y residentes de centros de atención a largo plazo, dijo el viernes el director de salud estatal. Los siguientes en la fila son los maestros y otros trabajadores esenciales, seguidos por los adultos mayores u otras personas que corran mayor riesgo.

Nevada informó el jueves 48 nuevas muertes por coronavirus, su día más mortífero desde que comenzó la pandemia. Un hospital estaba tan lleno que tuvo que atender a pacientes en una unidad auxiliar en el estacionamiento. El estado espera recibir 164.000 dosis este mes.

Carolina del Norte reportó un récord de 5.600 nuevos casos el jueves y 2.100 hospitalizaciones. Está esperando cerca de 85.000 dosis de la vacuna de Pfizer, quizás para el 15 de diciembre.

Las autoridades de salud temen que la pandemia empeore debido a los efectos tardíos del Día de Acción de Gracias de la semana pasada, cuando millones de estadounidenses ignoraron las advertencias de quedarse en casa y celebrar sólo con sus parientes que viven allí.

En Pensilvania, casi la mitad de los hospitales de la región centro-sur y un tercio de los del suroeste anticipan escasez de personal dentro de una semana.

La principal funcionaria de salud del estado, la doctora Rachel Levine, dijo el jueves que el 85% de las camas de cuidados intensivos en la entidad estaban ocupadas y el resto estarán llenas este mes. Mientras tanto, las enfermeras en el área de Filadelfia dijeron que la abrumadora cantidad de pacientes con COVID-19 estaba afectando la calidad de la atención que pueden brindar.

A las autoridades también les preocupa que los estadounidenses bajen la guardia una vez que los estados comiencen a administrar vacunas.

Pasarán semanas o meses antes de que muchos de los residentes más vulnerables de la nación puedan ser inmunizados, dijo el jueves la coordinadora de la respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, la doctora Deborah Birx. Hasta entonces, la gente no debería celebrar reuniones en interiores con personas con las que no vive ni quitarse el cubrebocas cuando esté al aire libre, y debería seguir manteniendo la sana distancia y lavarse las manos, dijo.

A nivel nacional, el coronavirus ha causado casi 277.000 muertes y 14 millones de infecciones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo