Junta comenzará negociaciones sobre nuevo plan de ajuste de deuda

El plan de reestructuración pasará ahora a una negociación con los acreedores.

Por Sadot Santana Miranda

La Junta de Control Fiscal (JCF) avaló hoy iniciar una rueda de negociaciones con los acreedores para evaluar el nuevo plan de ajuste presentado por el ente fiscal.

Durante una reunión pública, los cuatro integrantes del ente fiscal favorecieron que el nuevo plan de ajuste de la deuda sea negociado con los acreedores del país. De acuerdo con la resolución aprobada, de ocurrir cambios durante las negociaciones, el plan deberá ser aprobado nuevamente por la Junta antes de ser sometido a los procesos de Título III. En cambio, si las negociaciones fracasan, el ente fiscal podrá continuar con la radicación del plan ante la jueza federal Laura Taylor Swain.

El acuerdo de la Junta surge a menos de un mes de que el nuevo integrante del ente fiscal, Justin Peterson, abandonara la pasada reunión al no favorecer los términos del acuerdo.

En esta ocasión, Peterson cuestionó en varias ocasiones si podía estar presente durante el proceso de mediación. El presidente de la Junta, David Skeel y el asesor legal del ente, Jaime El Koury, le indicaron a Peterson que podía asistir a dichas reuniones, pero no podría tomar decisiones unilateralmente.

Skeel, a su vez, también mostró interés en participar en la mesa de negociación para la aprobación del plan de ajuste de la deuda.

El plan de ajuste enmendado propone la eliminación de la estructura de los bonos junior de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) y la sustituye con un instrumento de valor contingente (CVI, por sus siglas en inglés) de hasta $1,000 millones, el cual sería sufragado únicamente si los recaudos del Impuesto sobre Ventas y Uso exceden las proyecciones del Plan Fiscal certificado de mayo de 2020.

En medio del cónclave, Skeel insistió en la aprobación del plan al señalar que el instrumento de CVI provee fondos adicionales para los acreedores.

"Uno de los beneficios de este plan de ajuste es el instrumento de valor contingente que está diseñado a pagarle más a los acreedores si la economía de Puerto Rico tiene un buen desempeño y superar las proyecciones", mencionó Skeel.

De acuerdo con la Junta, el nuevo plan destinará alrededor de $6,000 millones a los acreedores y alrededor de $5,000 millones en bonos de obligación general. La propuesta del plan enmendado también aplicaría una reducción del 8.5% a las pensiones que excedan los $1,500 por mes.

A la vuelta de la esquina la fecha límite impuesta por Swain

Por su parte, Jaresko se mostró confiada en que la Junta pueda cumplir con la fecha límite impuesta por la jueza Swain para someter el nuevo plan de ajuste o, en la alternativa, presentar un plan detallado sobre el proceso de negociación.

La jueza Swain impuso el 10 de febrero de 2021 como la fecha límite para someter el nuevo plan de ajuste de la deuda.

"No lo sé [si podremos cumplir con la fecha límite]. Pero haremos cualquier esfuerzo humanamente posible para cumplir", dijo Jaresko durante una rueda de prensa.

La directora ejecutiva, a su vez, aclaró que por los pasados días no han negociado con los acreedores debido a que no tenían la autorización del pleno de la JCF. El pasado 30 de octubre, la reanudación de estas negociaciones quedó en suspenso luego de que Peterson abandonara la reunión del ente fiscal.

Por su parte, Peterson no quiso anticipar qué acciones tomaría en caso de que entienda que las negociaciones no se realicen de buena fe. "Entiendo que podremos llegar a algún tipo de acuerdo. La jueza Swain ha sido bien clara en que debemos continuar con una mediación. Pero no quiero hablar sobre hipotéticos. Las negociaciones serán celebradas de buena fe", comentó el integrante de la Junta, quien fue nombrado por el presidente estadounidense Donald Trump el pasado 7 de octubre.

Peterson, sin embargo, reiteró sus objeciones en torno al plan de ajuste y mencionó que no es una reestructuración equitativa.

Durante el cónclave, en repetidas ocasiones, Peterson subrayó que la Junta ha estado tomando en cuenta los recaudos del gobierno de Puerto Rico, los cuales opinó, han superado las proyecciones del ente fiscal.

"El gobierno de Puerto Rico ha excedido las expectativas de la Junta…Pero el resultado ha sido que los acreedores han recibido menos dinero. Y eso está obstaculizando que se alcance un acuerdo", indicó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo