Continúa en crecimiento la presencia femenina en cargos electivos

La cantidad de mujeres es particularmente notable en el Senado, donde preliminarmente 13 de los 27 escaños serían ocupados por féminas

Por Manuel Guillama Capella

La tendencia alcista en la cantidad de mujeres que acceden a cargos electivos se sostuvo en los recién celebrados comicios, con 33 féminas certificadas preliminarmente como ganadoras, una cifra que duplica los escaños obtenidos hace ocho años, destacó la directora ejecutiva de Proyecto 85, Natalie Caraballo.

La líder de la organización que promueve la participación femenina en la política electoral resaltó los resultados preliminares de las contiendas senatoriales, cuerpo donde las cifras de la Comisión Estatal de Elecciones apuntan a que, de los 27 escaños, 13 serían ocupados por mujeres.

De los 158 cargos principales que se deciden en cada elección general –gobernación, comisaría residente, Senado, Cámara de Representantes y alcaldías–, solo 16, o un 10%, fueron ocupados por mujeres en el 2012, cantidad que aumentó a 22 hace cuatro años, precisó Caraballo.

“Con las 33 candidatas electas preliminarmente podríamos decir que en dos cuatrienios se duplicó la cantidad de mujeres que fueron electas como funcionarias públicas. Si esta tendencia positiva se sostiene de cara al futuro, podríamos decir que en los próximos dos o tres cuatrienios estaríamos más cerca de alcanzar ese número mágico de paridad de género”, dijo Caraballo en alusión a los 85 puestos, que sería la cifra proporcional a la población femenina en el país, de un 53%.

“Nosotras entendemos que mientras más mujeres aspiren, incursionen y salgan electas, hay mucha más posibilidad de que aquellos asuntos que nos afectan no tan solo sean considerados al momento de formular políticas públicas, sino que nuestras voces vayan a ser parte intrínseca de la formulación de políticas públicas. Cuando no estamos en la mesa donde se toman decisiones que afectan cada segundo de nuestras vidas, vemos que hay un desfase, un vacío, donde las mujeres llevamos nuestras perspectivas, nuestros trasfondos de vida, experiencias que son distintas y no se ve traducido en política pública”, manifestó Caraballo.

Estancadas las alcaldías

Donde Caraballo reconoció no se ha visto un avance en la presencia femenina es en las alcaldías, que componen 78 de los 158 cargos electivos principales. Al momento, nueve mujeres se desempeñan como alcaldesas, cifra que apunta a mantenerse estática, aunque la incumbente aguadillana, Yanitsia Irizarry, se dirige a un recuento que podría permitirle permanecer en la posición.

La ex Procuradora de las Mujeres María Dolores Fernós, también integrante de Proyecto 85, apuntó que en los talleres educativos que ofrece la organización no se ha reflejado gran interés de las mujeres de aspirar a liderar municipios. Mencionó que, de más de 600 mujeres que participaron en las actividades durante este cuatrienio, apenas 48 mostraron inclinación a ser alcaldesas.

“Tenemos que ver, por ejemplo, con las que han sido candidatas derrotadas, que nos cuenten las dificultades que han encontrado en el camino. También podemos investigar por qué tan pocas se interesan por esa posición. Si, por ejemplo, desistieron por que se dieron cuenta que era muy hostil el camino”, dijo Fernós, al recordar además que muchos pueblos las alcaldías parecieran “heredarse” al pasar de padres a hijos.

“Pareciera que los puestos de alcaldes se heredan y que es impenetrable el círculo que determina quiénes lideran las maquinarias de los partidos”, subrayó la abogada.

Por otro lado, Caraballo celebró la elección de Ana Irma Rivera Lassén, una mujer negra y lesbiana, a un escaño senatorial por acumulación. De momento, la expresidenta del Colegio de Abogados y Abogadas es la única persona que abiertamente pertenece a la comunidad LGBTTIQ que fue electa a un cargo principal para el cuatrienio entrante.

“Me parece a mí que su elección ha sido histórica porque ella ciertamente recibió muchísimos votos. Vemos un electorado mucho más abierto y dispuesto a apoyar candidaturas diversas, que representen la diversidad de lo que somos las y los puertorriqueños. Es decir, diversidad racial, (Rivera Lassén) es una mujer negra, lesbiana. Es un indicativo que sabe y entiende que nuestro gobierno debe representar en efecto a su población. Eso incluye diversidad racial, diversidad a base de orientación sexual, y esperamos que, de cara al futuro, puedan ser más las intereseccionalidades que se incluyan en el gobierno”, puntualizó Caraballo.

Te recomendamos este episodio del podcast Con Los Editores:

Loading...
Revisa el siguiente artículo