Onlyfans: La nueva forma de compartir contenido (sexual) que se potenció en la pandemia

Si bien la plataforma alberga espacio para todo tipo de creadores de contenido, se ha hecho famosa por su delimitación sexual. Así es como funciona en ese sentido y su crecimiento este año.

Por Luz Lancheros

 

 

La pandemia ha dejado, hasta la fecha, casi 200 millones de trabajos a tiempo completo perdidos, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esto, combinado con una previa precarización del trabajo para los millennials, ha llevado a varios de ellos a crear contenido en OnlyFans, plataforma británica creada desde 2016, fundada por Thomas Stokely y que ahora cuenta con aproximadamente 30 millones de usuarios y 350 mil creadores de contenido. Onlyfans: La nueva forma de compartir contenido (sexual) que se potenció en la pandemia

Siendo una plataforma que en principio albergaba contenido exclusivo de creadores sobre fitness, maquillaje, cocina, entre otros temas, se ha vuelto, también, uno de los grandes reductos para muchos trabajadores sexuales o modelos que quieren vender contenido más explícito.

Onlyfans: La nueva forma de compartir contenido (sexual) que se potenció en la pandemia

De hecho, al no ser protegidos de manera real por gobiernos, instituciones y por quedarse sin medios de subsistencia, incluidos actores de pornografía y webcammers se han unido a una plataforma donde se pueden ver videos, pero también se puede chatear, enviar mensajes personalizados (todo pago) e incluso compartir listas de Spotify.

Asimismo, los usuarios pueden acceder a una suscripción mensual que fija el creador de contenido, que también puede cobrar por solo los posts, dependiendo de su dedicación a la plataforma, que incrementó sus suscripciones en un 50% en abril. De hecho, fue mencionada en la canción “Savage”, de Meghan Thee Stallion y Beyoncé y de esta manera, según le reveló Stokely a Buzzfeed News, el sitio consiguió 200 mil seguidores cada 24 horas y en promedio, 8 mil creadores nuevos de contenido cada día.

La página toma el 20% de comisión por las fotos (en otras como IsMyGirl la modelo tiene el dinero libre). Con el alza de suscripciones, se ve que la gente está dispuesta a pagar por contenido desde los 20 hasta los 100 dólares. Aunque como en todo modelo de negocio, hay peros.

El primero, siempre relativo al cuestionamiento de los creadores de contenido sexual, al que ligan con explotación. El segundo, que hay también celebridades que “gentrifican” el contenido y cobran más que un trabajador sexual relativamente anónimo que comparte espacio con ellas y que vive de esto.

El caso más escandaloso es del de Bella Thorne,que afirmó que abrió un perfil en esa red social y con 50 mil usuarios y 2 millones de dólares en una semana (en la que cobraba 200 dólares), aparecía supuestamente desnuda. Y fue un engaño. Eso hizo que la plataforma regulara los precios y fijara el máximo precio en 100 dólares. También hay celebridades como Cardi B, Holly Madison (que era una de las tres novias de Hugh Heffner) e influencers como Erica North, que ganó este año 250 mil dólares y que se especializa en comunicarse con sus fans.

View this post on Instagram

don’t study me, you won’t graduate ♏️

A post shared by Amber Killion (@amberkillion) on

Miss Henley, por otro lado, ha ganado casi 100 mil dólares o Amber Killion, que ha ganado la misma cantidad. Y por último, las filtraciones: de hecho, la página es muy laxa en temas de seguridad, ya que en marzo de este año se filtraron 3 millones de fotografías y 750 horas de video, sin contar que los abolicionistas de la pornografía afirman que esta es una nueva cara de la explotación sexual y en donde pueden entrar también los menores de edad.

Pero, ¿qué es estar realmente allí?

“Amo tomarme fotos así y es totalmente un contenido que me gusta”

Micke Holguín Bello es un influenciador queer de marcas de moda como Dollskill que lleva casi un año y medio en OnlyFans, compartiendo fotos sugerentes, casi explícitas y bien producidas.

La plataforma se ha convertido en uno de sus ingresos fijos y como las grandes influencers de OnlyFans, coincide en que hay que mover mucho la plataforma para que ingresen usuarios, ya que esta no permite explorar y en otros lugares como Instagram, se suele ocultar o borrar los posts de quienes promocionen este contenido. Y por supuesto, como todas las personas, enfrentar la censura moral.

“Cuando abrí la plataforma, lo único que la gente hacía era criticar. Ahora todos apoyan y quieren una cuenta. Yo tengo suscripción mensual y en los mensajes, a veces mando gratis, a veces cobro por explícitos y también para personas que tienen fetiches muy específicos. Desde que tengas personas dispuestas a pagar el contenido, puedes subir lo que desees. Ahora, no sé porqué la plataforma se ha vuelto sexual. Antes no era así. Incluso hay gente que hace pornografía, con equipos de producción y ahí es donde hay más competencia, realmente, porque son los que más invierten dinero para hacer contenidos. En mi caso, no siento que tenga competidores, ya que cada quien tiene su base de fans y eso hace parte de Only: cada quien se hace un nicho. Pero, eso sí, es importante avisar hasta dónde llegas y no hacer lo que hizo Bella Thorne, que anunció que haría algo que nunca hizo y recibió mucho dinero. Eso es grave”, le cuenta Micke a Metro.

“Onlyfans me gusta porque yo decido qué compartir. Vengo de una infancia donde siempre se me había catalogado de prostituta y ahora  que ‘cobro’ por ello, me siento más poderosa”

El joven también critica los cuestionamientos morales hacia los creadores de contenido. “No sé por qué la gente dice que esto es prostitución y te critica porque dicen que está mal. Me lo han dicho, pero jamás lo he visto así. Sí, puede ser una forma de prostituirse, pero a mí me gusta. Me gusta tomarme fotos así y cuando las veo me excitan. Pero incluso en la plataforma debo lidiar con haters: los que te dicen “prostituta”, los que te pagan creyendo que verán otra cosa, cuando has aclarado qué contenido haces y piden su dinero de vuelta, y por supuesto, los que pagan para filtrar cosas. OnlyFans no protege de las capturas de pantalla y es grave, porque debe existir respeto por el cliente y creador de contenido y en Twitter hay muchas cuentas con contenidos filtrados, con los que pueden chantajear a los creadores. Por otro lado, es nuestro trabajo: yo dedico tiempo, trabajo y espacio para las fotos. Como asumí que estas se filtrarían, las hice hermosas. Me gusta estar en OnlyFans, me representa, me da estabilidad y un ingreso fijo, además de independencia”, afirma Micke, que también es contundente en afirmar que eso no es solamente quitarse la ropa para que llueva el dinero de forma automática.

Hay que trabajar en el contenido, compartir y estar pendiente de los fans: “Debes promocionarte, pero sobre todo, ser honesto y muy claro con lo que ofreces”, expresa.

Ahora la plataforma incluso se ha vuelto un chiste recurrente y otra opción de paga para aquellos que quieren, aún más, un contenido hecho exclusivamente para ellos luego del advenimiento de portales como Chaturbate (webcammers) y la pornografía amateur.

Pero hay razones sociales y económicas de peso, así como contextos determinados, en los que la demanda por este contenido y por su creación está en auge y hasta ahora comienza. Hasta que, como en otros fenómenos, la burbuja explote y se generen otras maneras de ver la sexualidad de forma digital, con todos los cuestionamientos y complejidades que eso conlleva.

 

P&R 

María Cristina Berher (marriacrristina), creadora de contenido en OnlyFans, radicada en Alicante (España).

¿Por qué decidiste subir contenido a la plataforma? 

–Decidí ingresar a Onlyfans influida por un fotógrafo con el que suelo trabajar que estaba ya allí. Fue por junio y para entonces ya llevaba sin trabajar desde marzo (acostumbro a trabajar en el ocio nocturno desde hace 12 años) y con la pandemia cerramos sin tener derecho a subsidio de desempleo ni ninguna clase de ayudas por los contratos basura a los que acostumbro. Este año empezaba la universidad, con lo cuál no podía buscar un trabajo que me quitara mucho tiempo y al final entré allí.

¿Cómo te ha ido ahí?

–Muy bien, aunque ahora esté en decadencia. Al tener muchos seguidores los primeros dos meses tenía muchas suscripciones, pero al subir un contenido muy "light" cada vez renuevan menos la suscripción, por lo que se nota con el paso de los meses cómo bajan estrepitosamente los beneficios económicos. Al principio combinaba fotografías artísticas (siempre de cintura para arriba desnudo) con alguna más amateur.

Pero a partir de cierto momento en el que un compañero de trabajo que accedió me faltó al respeto, eliminé todo lo que pudiera "comprometerme" y actualmente solo conservo fotografías muy sutiles y profesionales.

¿Cómo te has llevado con los seguidores? 

–Los seguidores en general son muy respetuosos y amables, me escriben con mucha delicadeza y educación. Si bien es verdad que alguno me ha hecho sentir incómoda en algún momento, suelo manejar bien la situación por mi personalidad fuerte.

¿Cuál ha sido el costo social de trabajar en la plataforma? ¿Recibes muchas críticas?

–Si, muchas, además. Tanto de hombres que no quieren conocerme en el plano amoroso o me sugieren que debería darme de baja para ganar "respeto", como de mujeres (las más críticas), que me juzgan desde el machismo de "ser una puta" y por el feminismo de "estas cosificándote para los hombres". Sea como sea, las mujeres son las más agresivas con las que trabajamos ahí. Por otro lado, siento que las manejo bastante bien, la verdad. Vengo de una adolescencia marcada por el bullying y una etiqueta de "prostituta" muy grande desde que tengo memoria.

Ahora que "cobro" por ello, en cierto modo me siento más poderosa. Puede que suene un poco contradictorio pero monetizar lo que siempre he recibido de gratis me hace sentir más reina. Me gusta porque yo decido qué compartir. Yo pongo mis límites y, aunque ahora esté en decadencia, he conseguido ahorrar un dinero que no habría podido sin ingresar en la plataforma.

Otras plataformas similares y populares: 

IsMyGirl: Se especializa en modelos femeninas y es otra de las plataformas que en esta pandemia ha tenido ingresos considerables de modelos y de ganancias. Se paga por suscripción premium.

JustForFans: Es una mezcla entre ManyVids y Tumblr, y tiene menos restricciones en cuanto a fantasías sexuales y juegos de roles que OnlyFans. También se paga una suscripción mensual.

Chaturbate: Es quizás la “precursora” de OnlyFans, al dar acceso exclusivo por cierto tipo de contenido a los clientes, pero en esta, se puede ingresar en vivo a los videos de los performers. Si se quiere recibir contenido exclusivo, se pagan con Tokens de 0,05 dólares. La/el modelo debe recibir al menos 50 para cobrarlos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo