Alemania comienza cuatro semanas de cuarentena para frenar al coronavirus

Las restricciones son más suaves que las impuestas en marzo y abril pasado

Por AP

Alemania comenzó el lunes una cuarentena parcial de cuatro semanas en la que restaurantes, bares, teatros, cines y otros locales de ocio cerrarán hasta final de mes, en un intento de frenar el rápido aumento de los contagios de coronavirus.

Las restricciones son más suaves que las impuestas en Alemania en la primera fase de la pandemia, en marzo y abril. En esta ocasión, escuelas, escuelas infantiles, comercios no esenciales y peluquerías permanecerán abiertas.

Jefe de la OMS hará cuarentena tras contacto con un positivo a COVID-19

Jefe de la OMS hará cuarentena tras contacto con un positivo a COVID-19

Tedros Adhanom Ghebreyesus sostuvo anoche que se encuentra sin síntomas

Pero las autoridades decidieron la semana pasada que era necesaria una “cuarentena ligera” dado el brusco aumento de los casos. Otros países europeos han impuesto medidas más o menos drásticas.

El centro alemán de control de enfermedades reportó el sábado el mayor número de contagios confirmados en un día -19.059- desde el inicio de la pandemia. Las cifras al comienzo de la semana tienden a ser más bajas, y el centro reportó 12.097 casos el lunes. Sin embargo, el número seguía marcando una tendencia al alza en comparación con la semana anterior, cuando se reportaron 8.685 casos nuevos.

Alemania ha registrado unos 100 casos nuevos por cada 100.000 residentes en la última semana. Es menos que en muchos otros países europeos, pero muy por encima de la cifra de 50 que marcaron las autoridades este año como señal de alarma que requiere medidas de las autoridades locales.

La canciller, Angela Merkel, y los gobernadores del estado tenían previsto analizar la situación tras dos semanas y determinar si había que ajustar las medidas.

“El objetivo es volver por debajo de este nivel de 50, en el que las oficinas de salud están en posición de rastrear los contactos”, explicó a RBB Inforadio el jefe de gabinete de Merkel, Helge Braun.

Merkel dijo la semana pasada que las autoridades no tienen capacidad para rastrear el origen de tres cuartas partes de los contagios.

Las medidas que entraban en vigencia el lunes permiten reuniones de hasta 10 personas de un máximo de dos hogares. Se ha pedido a los alemanes que eviten los viajes no esenciales y los hoteles tienen prohibido alojar a personas en viajes turísticos.

Cuando se le preguntó si las restricciones podrían durar más allá de noviembre, Braun respondió: “Nuestro objetivo declarado es que queremos poner fin a las medidas de esta dureza al final de noviembre”.

“Esto también se trata de permitir la actividad navideña para las empresas alemanas, y las celebraciones navideñas con la familia para todos nosotros”, añadió. “Considero eso importante (…) cuando más estrictas las medidas, más rápido funcionan, de modo que nos inclinamos por medidas relativamente más estrictas”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo