Huracán Delta se degrada a tormenta tropical sobre Luisiana

El fenómeno tocó tierra como un huracán de categoría 2, con vientos máximos de 100 mph, pero se debilitó rápidamente

Por The Associated Press

Lafayette, Luisiana — Arrancando lonas de los techos que aún seguían dañados y esparciendo los escombros que seguían apilados a un costado de los caminos, Delta dejó un nuevo sendero de destrucción en Luisiana mientras sus comunidades aún no se recuperan por completo del paso del huracán Laura, que tuvo una trayectoria similar hace apenas seis semanas.

Delta tocó tierra como un huracán de categoría 2, con vientos máximos de 100 mph, pero se debilitó rápidamente. Para las madrugada del sábado se degradó a tormenta tropical con vientos de 40 mph. Sin embargo, los meteorólogos advirtieron del peligro de las marejadas ciclónicas e inundaciones repentinas en buena parte del suroeste de Luisiana y partes de Texas.

Te podría interesar:

Huracán Delta se debilita a tormenta de categoría 1

Huracán Delta se debilita a tormenta de categoría 1

Mientras se mueve tierra adentro en Luisiana

Delta tocó tierra el viernes por la noche cerca del poblado costero de Creole, a sólo unos 15 millas de donde Laura llegó a Luisiana en agosto, dejando 27 muertos a su paso. Laura causó daños en prácticamente todos las construcciones de Lake Charles, Luisiana. Colchones empapados, árboles caídos y escombros aún se encuentran arrumbados a un costado de los caminos de la localidad.

El alcalde Nic Hunter dijo que en toda la ciudad había lonas que el huracán arrancaba de las casas.

“En estos momentos estoy en un edificio que tiene una lona encima y sólo el sonido de la lona que se azota contra el edificio suena como si alguien estuviera golpeando con un mazo sobre el edificio”, dijo Hunter mientras pasaba la tormenta en el centro de la ciudad. ”Es bastante intenso”.

En Lake Charles, a unos 30 millas tierra adentro de donde Delta tocó tierra, el agua se filtraba por el techo de la recámara de Ernest Jack mientras intentaba dormir el viernes por la noche. Jack dijo que la lona que cubre su tejado desde que Laura dañó su vivienda no se la había llevado el viento. Sus ventanas estaban cubiertas con madera para protegerlas de los escombros.

“Está lloviendo realmente fuerte; está inundándose; el viento es fuerte”, dijo Jack. “Estoy bien. No estoy preocupado por nada, sólo orando que todo salga bien”.

En la localidad de Lake Arthur, los vientos de Delta arrancaron las tejas del techo del hotel L'Banca Albergo, un hotel boutique de ocho habitaciones en lo que solía ser un banco.

“Probablemente no quede una sola teja en este hotel”, dijo la propietaria Roberta Palermo mientras el viento soplaba con fuerza en el exterior.

Palermo dijo que se quedó sin luz y podía ver pedazos de metal saliendo del techo de un edificio de 100 años de antiguedad del otro lado de la calle. Los cestos de basura volaban por las calles.

“Hay muchos cables de luz caídos por todo el lugar. Hay inundaciones muy profundas en algunos puntos”, dijo el huésped Johnny Weaver.

El alcance de Delta se extendió al oeste hasta Galveston, Texas, a unos 100 millas de donde la tormenta tocó tierra. Dos casas en construcción fueron derribadas por los vientos, al igual que algunos árboles y señalizaciones en la zona. Las dunas de playa que fueron aplanadas por las tormentas previas permitieron que la marejada ciclónica ingresara debajo de algunas residencias de playa.

Los apagones en Luisiana y Texas afectaron a unas 650,000 viviendas y negocios la mañana del sábado, según el sitio web de monitoreo PowerOutage.us. En Mississippi se reportaron alrededor de 45,000 afectaciones al servicio eléctrico.

Loading...
Revisa el siguiente artículo