Jo Ann Santiago: “Hay que tener coraje y hay que tener una actitud poderosa”

La doctora y sobreviviente destacó que el cáncer de mama le toca a cualquiera y que cualquiera debe tener la oportunidad de tratamiento

Por Lyanne Meléndez García

Pese a que sabía que se enfrentaba a una travesía difícil cuando fue diagnosticada con cáncer de mama, la médico internista, Jo Ann Santiago jamás sintió miedo, por el contrario, dice que fue un proceso en el que la actitud fue clave para librar la batalla contra este padecimiento.

“La gente le tiene pánico a la palabra cáncer y cuando yo fui diagnosticada, honestamente jamás pensé que iba a ser el final de algo, por el contrario, para mí fue el comienzo de una nueva etapa en mi vida que cambió absolutamente todo en el aspecto personal y profesional”, comentó la profesional de la salud.

Está convencida que ante cualquier situación amenazante hay que “tener una actitud valiente, poderosa, de empoderamiento, y eso se logra educándonos, hablando y compartiendo con alguien que haya pasado la experiencia”.

El cáncer fue detectado durante su mamografía anual, que en 2018 resultó sospechosa para malignidad, por lo que procedieron a hacerle una biopsia y días más tarde se confirmó el resultado.

Jo Ann Santiago Dra. Jo Ann Santiago

“Estaba en mi casa acompañada de una gran amiga, que es mi secretaria, mano derecha, y yo escucho a la doctora y lo que digo es ‘está positiva’ y Enid, que es mi amiga, empezó a llorar. Ella se desmoronó y yo le dije, esta no es la manera en cómo vamos a enfrentar este reto”, recordó sobre aquel 28 de diciembre de 2018.

Sostuvo que nunca pensó en la muerte, sin embargo, su única tristeza fue tener que darle la noticia a sus padres, pues sabía que les iba a tomar por sorpresa.

Su práctica médica fue atendia por colegas, mientras la internista atravesaba por ese proceso. Durante ese tiempo, Santiago se mantuvo haciendo trabajos administrativos. “Uno se da cuenta de cuánto la gente te aprecia, de cuánto la gente te quiere y por eso dentro de lo que es el reto de vivir un ciclo de quimioterapia y complicaciones que se dan, pasan muchas cosas buenas en el camino que cuando uno las pone en una balanza realmente resultan en una bendición”, expuso Santiago, quien tuvo la oportunidad de ser voluntaria de Susan G. Komen y actualmente es miembro de su Junta. Aseguró que “esto acercó mi vida mucho más a Dios, fortaleció esa relación espiritual que estaba presente, pero ahora con más fuerza”. Invitó a las mujeres a evitar encerrarse en sí mismas, buscar informacióny mantenerse al día con el tratamiento.

Una vez supo que tenía cáncer de mama se preparó, leyó y estudió del tema, y puso en práctica muchos remedios para dolores y sanación, como las terapias de Reiki, meditación, yoga y remedios caseros. Recordó que en su quinta quimioterapia fue cuando sintió que la situación estaba difícil y llegó a sentir que su cuerpo no iba a tolerarlo.

“Uno se da cuenta de cuánto la gente te aprecia, de cuánto la gente te quiere y por eso dentro de lo que es el reto de vivir un ciclo de quimioterapia y complicaciones que se dan, pasan muchas cosas buenas en el camino que cuando uno las pone en una balanza realmente resultan en una bendición”.

Antes de ser diagnosticada era directora médico de un hospital, vivía con estrés y tenía una carga de trabajo pesada, según recordó, y “aunque lo disfrutaba, el diagnostico fue como toparse con una pared y pensar ‘necesitas dedicarte tiempo’”.

“Me empoderé de la situación de principio a fin, me gusta dar mi testimonio porque si lo hice yo, lo pueden hacer todas las que están en este camino”, añadió al establecer que la detección temprana es clave.

Santiago actualmente está libre de cáncer, su patología está negativa, pero le faltan algunos tratamientos quirúrgicos. Una vez termine la circunstancia del COVID-19 desea regalarse un viaje a Paris por haber superado esta prueba.

Loading...
Revisa el siguiente artículo